Menu
El-libro-de-los-pequenos-milagros  

El libro de los pequeños milagros

Juan Jacinto Muñoz Rengel

Páginas de Espuma

6,4

136 págs.

14 €.

Milo J Krmpotic’

 

El tamaño no importa… siempre y cuando sepas qué hacer con él. En términos literarios, claro, la extensión se debe antes a la elección del autor que al designio de la madre naturaleza, pero el tópico inicial sigue revelándose de plena validez. Y lo destaco porque el nuestro es un país de superdotados, parece, donde durante años se menospreció el cuento frente a la novela y, ahora, se trata con cierta rechifla un género, el del microrrelato, que como todos tendrá sus altibajos, pero que además suele presentarse a la pelea con una mano atada tras la espalda: cuanto más larga la distancia, más disimulados se ven los puntuales baches del camino; en cambio, un trayecto de cinco pasos contados quedará inevitablemente ligado a cualquier imperfección que en él encontremos.

 

Sirva este prólogo, en todo caso, para justificar la siguiente afirmación: escribir un libro entero de microrrelatos se me antoja una machada y pretender que la mayoría de ellos lleguen al mejor de los puertos, una utopía al alcance de muy pocas plumas. ¿Implica tal apriorismo que debemos bajar el listón y mostrarnos condescendientes ante una obra como la que aquí nos ocupa? Por la memoria del dinosaurio monterrosino que no, pero considero justa y necesaria la conciencia de que las piezas fallidas que vayan amontonándose en el debe dispondrán de un peso molecular menor del habitual.

 

“El libro de los pequeños milagros” (mantendremos el título en su versión reducida) es una obra en consecuencia irregular; que, para más inri, en aras de alcanzar una extensión razonable, no tiene problemas en retomar de forma recurrente ciertas fórmulas (la narración cronológicamente inversa de una circunstancia socialmente establecida, por ejemplo), así que a algunas ocurrencias no especialmente conseguidas hay que sumar el peaje del chiste repetido. Pero, tras tanto mostrarnos a la defensiva, tras comenzar destacando sus (inevitables, insisto) cojeras, hay que reconocerle una inventiva, una variedad, un desparpajo y un sentido literario que vendrían a justificar plenamente su lectura de cabo a rabo.

 

El malagueño J.J. Muñoz Rengel nos conduce por escenarios galácticos y terráqueos, bíblicos y mitológicos (si no se trata de lo mismo), históricos y fabulados, con piezas protagonizadas por animales humanizados y humanos animalizados y alguna que otra civilización extraterrestre. Y en todas ellas luce el ingenio, en bastantes brota la sugerencia y la paradoja y el humor absurdo; en algunas, y no es botín escaso, podemos hablar de narraciones redondas, de esas que perfectamente merecerían integrar una antología del género. La acumulación, cierto es, acaba por homogeneizar tales resultados en un todo con el bien por bandera, pero ese no deja de ser otro gaje de un oficio tan arduo como dolorosamente incomprendido.

 

Comentarios
Milo J. Krmpotic’

Milo J. Krmpotic’ debe su apellido a una herencia croata, lo más parecido en términos eslavos a una tortura china. Nacido en Barcelona en 1974, ha publicado contra todo pronóstico las novelas “Sorbed mi sexo” (Caballo de Troya, 2005), “Las tres balas de Boris Bardin” (Caballo de Troya, 2010), “Historia de una gárgola” (Seix Barral, 2012) y "El murmullo" (Pez de Plata, 2014), y es autor de otras tres obras juveniles. Fue redactor jefe de la revista Qué Leer entre 2008 y 2015, y ejerce ahora como subdirector del portal Librújula. Su firma ha aparecido también en medios como Diari Avui, Fotogramas, Go Mag, EnBarcelona, las secciones literarias del Anuari de Enciclopèdia Catalana

 

milo@blisstopic.com

Artículos relacionados (por etiqueta)

Más en esta categoría: « Solo Butcher's Crossing »