Menu
14  

14

Jean Echenoz

Anagrama

6,5

104 págs.

12,90 €.

Milo J Krmpotic’

 

En sus anteriores tres novelas, el Goncourt Jean Echenoz contó, con algún que otro guiño a la ficción, las vidas de Maurice Ravel (“Ravel”), Emile Zatopek (“Correr”) y Nikola Tesla (“Relámpagos”) desde una economía narrativa (128, 144 y 160 páginas en sus respectivas ediciones de Anagrama) en absoluto reñida con su literaria capacidad para hacernos sentir partícipes de las sinuosas melodías del primer personaje, las heroicas agujetas del segundo y los sensacionales experimentos del tercero. “Es la magia de la literatura”, me dirá algún romántico, señalando cómo el sabor de una sola magdalena, a la vez, puede traducirse en una heptalogía de cerca de 4.000 páginas.

 

Sucede, no obstante, que a una biografía, por más novelada que esté, o precisamente por hallarse novelada, le sienta bien el carácter cerrado de la existencia humana (tres palabras bastan, al fin y al cabo, para resumir la trayectoria de cualquier hijo de vecino por este extraño mundo -“nació, vivió, murió”-, y a partir de ahí uno rellena a su antojo y según sus capacidades). Pero cabe dudar de la aplicación de este sintético principio a situaciones que involucran a tantas personas, que constan de tantos episodios, que generan tantas réplicas históricas como, para el caso, la primera guerra mundial.

 

Ya que de números hablamos, Jean Echenoz ha repasado aquí, en 98 páginas mal contadas, el conflicto que representó a efectos prácticos la barrera entre los siglos XIX y XX, una conflagración que involucró a veintitrés países a lo largo de cinco años y que se tradujo en cerca de dieciséis millones de muertos y otros veinte millones de heridos. Y lo ha hecho a través de la peripecia de cinco vecinos de un pueblo de la Vendée que son llamados a filas y de la novia de uno de ellos, interés romántico también de otro, que permanece embarazada en la retaguardia. Durísima empresa, pues, que esa pequeña suma de particularidades alcance a describir la mayúscula y brutal generalidad de la no en vano llamada Gran Guerra. Pero, por momentos, cabe reconocerlo, Echenoz flirtea con el éxito.

 

Podemos preguntarnos, desde luego, si existe en la obra ese ánimo totalizador. Entendemos que sí desde su título mismo, una alusión al año de comienzo del desastre, lo mismo que en su gesto diacrónico, que acaba abarcando casi al completo aquel luctuoso lustro. De hecho, más allá de su habilidad reductora, diríase que el autor venía de leer algunos volúmenes históricos sobre el asunto, que decidió pasar de puntillas por los aspectos mejor conocidos del mismo (“Es sabido lo que vino después”, reza la primera línea del capítulo quince) y que se dedicó, en cambio, a hacerse eco de los detalles que ignoraba o que más le volvieron a impresionar: la falta de patriotismo de esos pueblerinos que inflaban precios para hacer su agosto al paso de las tropas convocadas al frente, el primer enfrentamiento aéreo de la historia, el fusilamiento de todo aquel que pudiera parecer un desertor…

 

Son pinceladas que prenden, que nos permiten cerrar esta lectura con la sensación de habernos adentrado en el espíritu de aquella carnicería y en sus efectos sobre el ciudadano de a pie. Pero, pese a todo, la duda persiste. Si prácticamente sólo un experto en Ravel, Zatopek y Tesla podría haber afeado tal o cual carencia en los textos que Echenoz les dedicó, este “14”, rematado además con una escena sexual cuya concisión roza la grosería, deja un vacío, un silencio incómodo, una ausencia que no es precisamente la de los cuerpos yaciendo como juguetes rotos entre las alambradas de la tierra de nadie.

Comentarios
Milo J. Krmpotic’

Milo J. Krmpotic’ debe su apellido a una herencia croata, lo más parecido en términos eslavos a una tortura china. Nacido en Barcelona en 1974, ha publicado contra todo pronóstico las novelas “Sorbed mi sexo” (Caballo de Troya, 2005), “Las tres balas de Boris Bardin” (Caballo de Troya, 2010), “Historia de una gárgola” (Seix Barral, 2012) y "El murmullo" (Pez de Plata, 2014), y es autor de otras tres obras juveniles. Fue redactor jefe de la revista Qué Leer entre 2008 y 2015, y ejerce ahora como subdirector del portal Librújula. Su firma ha aparecido también en medios como Diari Avui, Fotogramas, Go Mag, EnBarcelona, las secciones literarias del Anuari de Enciclopèdia Catalana

 

milo@blisstopic.com

Artículos relacionados (por etiqueta)