Menu
La-ciudad-invencible-1  

La ciudad invencible

Fernanda Trías

Demipage

6,8

136 págs.

16 €.

Milo J. Krmpotic’

 

Como sucede habitualmente con los topónimos, el significante “Buenos Aires” puede alumbrar una miríada de sentidos y asociaciones, casi tantos como hablantes hayan tenido una experiencia particular del mismo. Existen apriorismos intelectuales, claro, basados en definiciones más o menos objetivas: “capital de Argentina”, “urbe sudamericana de cerca de tres millones de habitantes”... Pero nótese cómo el añadido de un mero posesivo, “mi Buenos Aires”, siembra ya el interrogante, reclama una limitación geográfica y cronológica a la par que trasciende la necesidad contextual del deíctico con sus connotaciones –por ejemplo– emotivas. La extensión metonímica, ese tomar un grupo de calles o un par de barrios o un puñado de personas por el todo, aboca antes a un estallido de posibilidades que a cualquier atisbo de concreción semántica.

 

La protagonista de esta suerte de novela (lo es antes en la acumulación de estampas y unidad de escenario/personaje que por su forma), sin ir más lejos, concibe Buenos Aires como “invencible” porque llega a ella ya ligeramente torcida y lo que allí encuentra no deja de conspirar contra su salud física y mental: una relación sentimental marcada por el abuso y otra por el exceso, la ausencia de comodidades y la precariedad económica propias de la inmigración, la noticia de la muerte del padre al otro lado del río, en su Uruguay natal… Y a todo ello reacciona enrocándose, viviendo la ciudad de puertas hacia dentro, convirtiendo un par de domicilios en islas consecutivas de las que solo alguna fiesta y una excursión al Tigre logran arrancarla; refugios en los que se recluye junto a otra náufraga, una vecina dueña también de diversas heridas, pues a su condición de exiliada portorriqueña añade una pierna ortopédica.

 

Inevitablemente intimista, voluntariamente fragmentaria, retrato de una psique golpeada por los elementos antes que de su entorno, por más que la percepción de este juegue un papel determinante, “La ciudad invencible” transmite con no escasa solidez sus atmósferas minimalistas, pero corre el peligro, a todas luces paradójico, de que la ausencia de una mayor anécdota haga de ella una lectura anecdótica. Su brevedad, que el lenguaje apueste por lo conceptual en detrimento de lo lírico, y la constancia de que algún otro miembro de la generación de Fernanda Trías (Montevideo, 1976) ha transitado caminos similares, representan aspectos que atentan contra la proyección de una obra ciertamente estimable. Un ladrillo más (aunque peculiar, diríamos que colocado y visto desde el interior) en la (re)construcción literaria de Buenos Aires.

 

La-ciudad-invencible-2

Comentarios
Milo J. Krmpotic’

Milo J. Krmpotic’ debe su apellido a una herencia croata, lo más parecido en términos eslavos a una tortura china. Nacido en Barcelona en 1974, ha publicado contra todo pronóstico las novelas “Sorbed mi sexo” (Caballo de Troya, 2005), “Las tres balas de Boris Bardin” (Caballo de Troya, 2010), “Historia de una gárgola” (Seix Barral, 2012) y "El murmullo" (Pez de Plata, 2014), y es autor de otras tres obras juveniles. Fue redactor jefe de la revista Qué Leer entre 2008 y 2015, y ejerce ahora como subdirector del portal Librújula. Su firma ha aparecido también en medios como Diari Avui, Fotogramas, Go Mag, EnBarcelona, las secciones literarias del Anuari de Enciclopèdia Catalana

 

milo@blisstopic.com