Menu
fisica-familiar  

Física familiar

Jon Bilbao

Salto de Página

8,9

176 págs.

14,90 €.

David Aliaga

 

Ignoro si ha obrado alguna clase de influjo místico o si, a fuerza de narrar extrañezas verosímiles, ha conseguido subvertir las leyes de la física, pero este verano Jon Bilbao ha regresado dos veces de un solo movimiento. Con la publicación de “Física familiar”, el autor de Ribadesella retoma el género breve al tiempo que los motivos que lo han convertido en un nombre plenamente reconocible: la rareza en la cotidianidad, los recovecos del dormitorio y la cocina, la evocación científica, la presencia de animales... Además, exhibiendo de nuevo una de las prosas más naturales y solventes de la narrativa hispánica actual. El  volumen de relatos, editado con el lomo púrpura de Salto de página que distingue las obras más logradas de Bilbao, recoge las tres piezas que integraban la ópera prima del autor, un cuarteto de cuentos ya publicados en antologías como “Rusia imaginada” y una tríada de relatos inéditos.

 

Pese a haber sido escritos entre 2006 y 2014, además del foco de interés, los diez textos comparten una espléndida capacidad para inquietar que se erige en el principal mérito de la obra. El marido que se esfuerza en ser bienintencionado de “Física familiar”, el chiquillo huérfano que juega con construcciones en “El becerro de Lego”, su conducta como la del hombre celoso sañudamente atacado por un dóberman en  “Preludio y consecuencias de un encuentro nocturno”… contornean espacios pretendidamente ignorados por el discurso explícito, la conciencia de los personajes y, usted dirá, la del lector. Los huecos en las entrañas que ilumina la lectura de estos cuentos no responden a grandes crímenes, ni monstruosidades antológicas, sino que aluden a pequeñas vilezas que son arrastradas con discreción por los personajes azuzando con su actitud el deseo de mirar y descubrir lo que se oculta en el bolsillo interior de la chaqueta.

 

Los relatos de “Física familiar” podrían situarse cerca de lo que ha venido a llamarse “literatura extraña”, pero sin el bombo, la purpurina y el exceso de vísceras como reclamo que enarbolan gran cantidad de las obras que se aferran a la denominación. Los estómagos al borde del abismo que evoca Jon Bilbao no tienen nada que ver con la perpetración de textos que se amorran cochinamente a los recursos propios del pulp o el terror de serie B (de los cuales también puede beberse sin dejarse la camisa hecha un cuadro). En contraposición, la línea que sitúa el precipicio bajo los pies del lector se traza con un lápiz de maestría formal y aseveraciones silenciadas. La rareza, lo improbable, encaja sin estridencias en los escenarios de cotidianidad que habitan los protagonistas y activa los resortes del significado con un ligero clic que anuncia el derrumbe de la existencia confortable.

 

A pesar de que la capacidad para incomodar y la excelencia estilística constituyen un eje homogeneizador para el volumen, huelga destacar la variedad de planteamientos y escenarios narrativos que ofrece “Física familiar”. Si en el relato homónimo nos encontramos con un texto ubicado en un presente deslocalizado escrito con claroscuros y salpicado de una violencia pasiva, en “Preludio y consecuencias de un encuentro nocturno” el mismo escenario se ve invadido por una agresividad salvaje, que tampoco es la misma que la que aparece en “El eremita”, cuento de corte histórico que está ubicado en la guerra entre Ciro el Joven y Artajerjes II y que viene precedido del epistolar y confesional “El becerro de Lego”, antes del cual Bilbao nos ha llevado a una Rusia desgarrada en “Terror a bordo del Boris Butoma”. De Múrmansk a Persia y Grecia pasando por un presente deslocalizado, cuentos capitulados o que suceden de un trago… La heterogeneidad de las narraciones que componen este libro se convierte en una entretenida diversidad que lleva de un lado a otro la desazón que no cesa.

 

Después de “Shakespeare y la ballena blanca”, novela en la que exhibió oficio y bagaje literario descuidando su capacidad para invocar el vértigo, Jon Bilbao ha vuelto. Lo encontramos de nuevo en la senda del autor que es capaz de hacer que el lector sea incómodo para sí mismo, que quiera dejar de mirar y no pueda, que quiera dejar de ser el hombre que es sin ser capaz de dar el primer paso. “Física familiar” es un notabilísimo libro de relatos que resume la trayectoria de un escritor excepcional y la expone en una urna de cristal que nos amenaza con un sonido de resquebrajamiento que quizá proceda del vidrio o tal vez sólo exista en nuestros oídos.

 

fisica-familiar-2

 

 

David Aliaga

David Aliaga es escritor y periodista especializado en literatura contemporánea. Ha publicado la novela breve Hielo (Paralelo Sur, 2014) y el libro de relatos "Inercia gris" (Base, 2013), algunos de cuyos cuentos han sido incluidos en las antologías "Cuentos engranados" (TransBooks, 2013) y "Madrid, Nebraska" (Bartleby, 2014). En su faceta académica destaca el ensayo "Los fantasmas de Dickens" (Base, 2012), un estudio sobre lo sobrenatural en la obra del inglés. Ha traducido al catalán a Dickens y Wilde. Es colaborador habitual de Quimera, Qué leer y Blisstopic.

Más en esta categoría: « El cielo de Lima Fundido en negro »