Menu

Time-01

Hora de Aventuras

Entrevista a Braden Lamb, Ryan North y Shelli Paroline

 

David Aliaga

Fotos Helena Vázquez

 

En la última edición del Saló del Cómic de Barcelona brillaron con luz propia entre todos los invitados de este año los artistas Braden Lamb, Ryan North y Shelli Paroline, encargados de trasladar al noveno arte el fantástico universo de Pendleton Ward para Cartoon Network "Hora de Aventuras", las peripecias de Jake y Finn en la Tierra de Oooo, serie que ya va por su sexta temporada en la pequeña pantalla. Norma Editorial publica la famosa adaptación de un cómic que ha ganado varios premios Eisner y Harvey.

 

El primero en llegar a la sala de prensa del Salón Internacional del Cómic de Barcelona es Braden Lamb. Nos saluda y nos dice que Shelli Paroline y Ryan North llegarán en seguida. Aunque el dibujante forma parte del trío creativo que da forma los cómics de la hiperpopular serie “Hora de Aventuras”, parece algo cohibido, desacostumbrado a la entrevistas. Se sienta, está inquieto, parece buscar sin fortuna algún tema del que hablar, mira a la puerta, busca un bolígrafo en su mochila. Parece que nos hemos juntado un par de tímidos. Entonces llega Shelli, formal, pero simpática, con una forma de estrechar la mano que refleja seguridad en sí misma, y un minuto después, North, un afable y risueño gigante pelirrojo que me agradece que esté allí para charlar con ellos y nos desata la lengua a todos.

 

Time-02

 

“Yo siempre quise tener un amigo robot en la vida real”, confiesa cuando explica que la videoconsola parlante BMO es su personaje preferido de “Hora de aventuras”. La pervivencia de ese deseo infantil o el de haber querido ser un caballero andante, un discípulo de Gandalf o el profesor Dumbledore, un héroe élfico de “Dragones y mazmorras” o el señor de un castillo con paredes hechas de pizza y chucherías parece ser condición sine qua non para escribir con éxito una historia de una de las series más sorprendentes y alocadas de los últimos años. Con su humor entre surrealista y friki, su estética hipercolorista y sus narraciones de aventuras llenas de épica, diversión y fraternalidad, “Hora de aventuras” se ha consolidado como una de las franquicias más seguidas tanto en televisión como en papel, tanto por niños como por adultos, del último lustro y North es uno de sus responsables más directos.

 

“La serie tiene un humor muy universal. Todo el mundo puede encontrar divertidas sus bromas”, explica Paroline a propósito de la gran aceptación de la cabecera. “Puede que cueste entrar en su universo, pero una vez lo haces, es capaz de hacerte reír”, añade. Pero para Lamb el éxito de audiencia no responde únicamente a la vertiente más divertida de la serie. “También hay una gran complejidad emocional bajo toda la locura colorista”.

 

Time-03

 

Los argumentos de los dos dibujantes responden perfectamente a la mezcla que el espectador encuentra en “Hora de aventuras”. Por un lado, la transmisión de un hondo sentimiento de amistad y honor, la sencilla primacía del bien sobre el mal y, por otro, una estética colorista, en la que se mezclan elementos anacrónicos, referencias a cientos de universos fantásticos, chistes malos; hay chucherías y galletas antropomórficas, plátanos que defienden el reino con alabardas, un polvorón detective, una vampira rockera, hechiceros con tupidas barbas de colores, una unicornio con cuerpo de arcoíris que habla coreano y está casada con un perro con la voz grave al que le encanta preparar bocadillos… “La libertad creativa que te permite tanto el universo de la serie como sus editores es una de las mejores cosas de trabajar en este  proyecto. Cuando echábamos a andar pensaba que cuando plantease mis ideas a los productores dirían ‘no puedes hacer esto, y esto otro tampoco’, pero hasta ahora, nos han dado libertad absoluta”, celebra North.

 

“Una de las cosas buenas del universo y las dinámicas de “Hora de aventuras” es que, como creador, te permite encajar casi cualquier idea que se te ocurra”, añade Lamb. Así, parece lógico que en este caso, su personaje preferido sea Jake, el perro, que puede dar forma y tamaño a placer a su cuerpo: “También me gusta el Rey Hielo, pero el trabajo y las posibilidades que te ofrece Jake para jugar con el dibujo son fantásticas”.

 

El Rey Hielo es el favorito de Paroline: “Tiene una historia muy potente detrás, una gran tragedia”. Esa historia se narra en uno de los capítulos de la serie de televisión que antecedió al cómic y que estaba llamada a condicionar el trabajo a los lápices de Paroline y Lamb y los guiones de North.

 

Time-04

 

“Yo ya seguía la serie como fan, pero cuando me dieron el trabajo, intenté ver los capítulos tantas veces como pude. Sin embargo, intentamos concederles a los cómics una identidad propia en lugar de concebirlos como un subproducto secundario del programa de televisión”, explica el guionista. “Se trata de explotar los recursos que te ofrece el cómic como medio narrativo y dibujar evitando que los tebeos parezcan un mero script para un capítulo de la tele”, añade Paroline.

 

Esa independencia, las diferencias respecto a la serie de televisión, podían ocasionar el rechazo de los millones de fans que la franquicia tiene en todo el mundo. ¿No os daba miedo? “¡Nosotros no tenemos miedo de nada!”, exclama Shelli Paroline. Aunque el guionista no está tan de acuerdo con eso, bromea. “Estamos muy seguros del trabajo que hacemos y eso se transmite a los lectores. Si tú tienes dudas, si no estás convencido de lo que estás haciendo, eso también lo notarán, pero si te gusta y disfrutas con tu trabajo, el producto destilará confianza”, aclara North. Aunque “cuando me ofrecieron el trabajo sentí una mezcla de alegría y temor”.

 

El éxito de la serie televisiva les supone una carga de responsabilidad mayor, pero también ofrece una gran visibilidad: “Cuando nos llamaron para ofrecernos el trabajo ya me imaginaba las portadas de todos los periódicos: ‘Por fin el cómic de “Hora de aventuras”, con Branden Lamb, Shelli Paroline y Ryan North, bromea Lamb, que ha ido soltándose. Visibilidad, pero también recursos y “la posibilidad de trabajar de forma muy colaborativa. En el equipo de “Hora de aventuras” hay muchas personas con sensibilidades muy variadas que acaban resultando en ideas muy distintas”, valora Paroline.

 

Time-05

 

La capacidad narrativa de los dibujos de Shelli Paroline y Branden Lamb para dar forma a las historias que imagina y escribe Ryan North han resultado, hasta el momento, en cuarenta cómics publicados por KABOOM! Studios y que en España está editando Norma Cómics con una recepción casi tan buena como la de la serie de televisión que emite Boing. En nuestro país, la primera entrega del cómic de Lamb, North y Paroline va por la sexta edición; el segundo número, ha alcanzado ya la cuarta, y se está editando en formato recopilatorio en tapa dura. Quizá no hayan alcanzado las portadas de los periódicos como soñaba Lamb, pero sin duda, su talento y creatividad los ha conducido hasta el éxito más absoluto: arrancar una carcajada, hacer disfrutar como niños, a millones de lectores entre los que me cuento.

 

Y claro, cuando concluyó la entrevista aproveche para tirarle al gigante North de la punta de la camisa y decirle: “Señor North, señor North, ¿me firma los tebeos?”.

 

Time-06

David Aliaga

David Aliaga es escritor y periodista especializado en literatura contemporánea. Ha publicado la novela breve Hielo (Paralelo Sur, 2014) y el libro de relatos "Inercia gris" (Base, 2013), algunos de cuyos cuentos han sido incluidos en las antologías "Cuentos engranados" (TransBooks, 2013) y "Madrid, Nebraska" (Bartleby, 2014). En su faceta académica destaca el ensayo "Los fantasmas de Dickens" (Base, 2012), un estudio sobre lo sobrenatural en la obra del inglés. Ha traducido al catalán a Dickens y Wilde. Es colaborador habitual de Quimera, Qué leer y Blisstopic.

Más en esta categoría: « David Roas Óscar Gual »