Menu
01  

De tal padre, tal hijo

Hirokazu Kore-eda

Japón 2013

8

 

Marta Armengou

 

La familia es un tema universal y, como tal, es una fuente inagotable de inspiración. Hirokazu Kore-eda ya había tratado este tema en varias de sus anteriores películas y, ahora, vuelve a él con “Del tal padre, tal hijo”. Los vínculos, los conflictos, las expectativas y las responsabilidades centran esta historia sobre dos familias que se enteran, seis años después, de que sus hijos han sido intercambiados al nacer.

 

El conflicto principal de "De tal padre, tal hijo" es el de la paternidad cuestionándose si ésta se adquiere por un lazo de sangre o bien por la convivencia. El gran dilema que plantea la película es si uno se quedaría con su hijo natural o con el hijo que ha creído suyo durante los años que ha vivido con él.

 

Partiendo de la idea de que la familia es el núcleo de la sociedad japonesa y, en gran parte, también lo es del cine de Kore-eda, el film adquiere mayor complejidad cuando vemos que las dos familias son diametralmente opuestas. Una, liderada por un padre adinerado, autoritario y obsesionado con el éxito profesional que siempre le pide el máximo a su hijo a quien, por otra parte, tampoco ve demasiado; la otra, humilde y cariñosa, alegre y unida, y entregada en cuerpo y alma al cuidado de sus hijos. El film desafía la creencia japonesa de la consanguinidad como único lazo entre un padre y un hijo y, si esto, está por encima de la educación y del afecto.

 

02

 

El director de obras tan brillantes como "Nadie sabe", "Still walking" y "Kiseki", construye un retrato de la familia absolutamente conmovedor, sensible y contenido. Y lo consigue a través de un delicado y sereno equilibrio entre el humor, la ternura y la emoción. Kore-eda es un digno heredero del maestro Yasujirō Ozu pero, es evidente, que tiene su sello propio. Es característico de su cine el colocar la cámara estratégicamente para proporcionarnos el mejor punto de vista, dejando que el drama fluya  lentamente y convirtiendo a los espectadores en testigos privilegiados de todo lo que va aconteciendo.

 

Dice un proverbio japonés:Procura que tus palabras sean mejor que el silencio"y, esta máxima, se ajusta como anillo al dedo a los dos grandes cineastas nipones, el que ya es un maestro del cine clásico y el que lo será. Kore-eda es un gran observador de la vida. La suya es una mirada lúcida, atenta a los pequeños detalles y que encuentra la emoción en la cotidianidad. Y, para ello, no necesita largas conversaciones, pero si muchos silencios que permiten reflexionar sobre lo que está contando. Además, cuenta con unas actuaciones muy espontáneas, tanto de los pequeños como de los adultos.

 

La película, que ganó el Premio del Jurado en Cannes, plantea tantos interrogantes como diferencias hay en las relaciones entre padres e hijos. Una radiografía rica y profunda sobre la unidad familiar, salpicada de toques de humor y llena de matices, a veces divertida, otras, dolorosa. Una obra humanista y atemporal. No es sólo una lección de cine, es una lección de vida.

 

Marta Armengou

Marta Armengou (Barcelona, 1976). Licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Ramon Llull. Crítica de cine. Llevo 15 años trabajando en el ámbito de la cultura en general y del cine en particular. Actualmente, dirijo el programa cinematográfico "La Cartellera" de BTV. Durante cinco años fui Jefa de Cultura de los Informativos de Localia TV. También he ejercido de redactora en diversas publicaciones y de realizadora y guionista de programas para TVC o La2.