Menu
Bullit  

Bullitt

Sparks

Bcore

8

Rock

Lidia Noguerol

 

¿Es así, borrosa y de colores desenfocados la portada de “Sparks” o es que se nubla la vista al verla y pensar que hace poco falleció el bajista de la banda Ferran Bonet? Golpes como este dejan sin habla y cuando faltan las palabras y se siente el vacío, podemos buscar consuelo en la música. Y al escuchar el cuarto disco de Bullitt, también podemos reencontrarnos con Ferran y su bajo palpitante, lo que es una alegría. La primera de las muchas que provoca “Sparks”.

 

Es encender el reproductor y darse cuenta de que la primera chispa que salta, es la misma que salía de la bujía del Ford Mustang GT que conducía Steve Mc Queen en la película que da nombre al grupo. Desde el primer minuto los ganxons pisan el gas a fondo y su sonido nos lleva de Washington DC a la soleada California en treinta y nueve enérgicos minutos y doce vigorizantes canciones, que pueden recordar a Redd Kross o Get Up Kids (a quienes Bullitt telonearon). Pero después de una década juntos, los de Sant Feliu de Guíxols, igual que el legendario Mustang de Mc Queen, suenan a ellos mismos.

 

Rock, punk y pop se entrelazan para levantar una muralla sónica a guitarrazos, como los exhibidos en la adictiva “Standing in a circle”, una canción que se escucha en modo “repeat” por culpa de unas dinámicas que te atrapan y que no son las únicas del disco. Ahí están las de “Game Over” y las de “Sparks” haciéndoles la competencia. Además de las dinámicas de las guitarras, en “Sparks” también brillan las melodías bonitas y pegadizas y la contundencia de la sección rítmica. Ahí va el hardcore melódico de “Sister” como muestra. En sus momentos más pausados como  “On the edge” o la balada que cierra el disco, “Slow fall”, “Sparks” se tiñe de cierta melancolía, presente también en las letras, menos optimistas y más reflexivas, que no tristes. Y es que un disco de los amigos de Bullitt (no nos olvidemos de “Friendship never ends”)  siempre te alegra el día, aunque ellos estén pasando por momentos difíciles. Son así de macus.

 

Lidia Noguerol

Lídia Noguerol comparte profesión con Barbara Gordon (Batgirl). Cuando no le toca lidiar con adolescentes descarriados, borrachos y indigentes, se dedica a seleccionar música, cine, libros y cómics. Por la noche, cuando no va al cine o se queda en casa leyendo, transita autopistas y carreteras secundarias y recorre los ejes de comunicación del país, en busca de conciertos de los que hablar por la mañana siguiente en prensa local, portales culturales, blogs y prensa especializada como la extinta Go Mag. Buscando un mundo mejor, ha ido a parar a Blisstopic, un lugar tan excitante como Gotham.