Menu

mundial2a

Mundial: Día 2

EL CAMPEÓN BESA LA LONA

 

Textos de Santiago García Tirado, Toni Castarnado y Milo J. Krmpotic'

Fotos Fifa.com

 

Hay que remontarse a 1962 para encontrar a una selección, la canarinha, capaz de encadenar dos títulos consecutivos. Frente al hambre y la velocidad de Robben y los suyos, a quienes cierto es que les salió todo durante una segunda parte de ensueño, España ofreció síntomas evidentes de decadencia (nada raro, en realidad, si atendemos a los vapuleos que ha venido sufriendo La Roja en amistosos y la final de la Copa Confederaciones, “accidentes” de los que muchos no quisieron tomar nota). Mientras tanto, Chile y México presentaron sus credenciales para el segundo puesto de sus respectivos grupos y los árbitros siguieron haciendo de las suyas, no vaya a parecer que sólo ayudan al equipo de casa.

 

mundial2b

 

México 1 – Camerún 0

(Peralta 61’)

Tarde de numerosos ensayos clínicos para que al final sólo un gol pudiera materializarse en el marcador del Estadio das Dunas, en Natal. Muy ordenado en el 5-3-2 diseñado por Miguel Herrera, México empezó pegando de todas las formas posibles. Enfrente, los leones volvieron a evidenciar sus debilidades tácticas, en las que ni siquiera el germano Volker Finke ha logrado imponer disciplina.

Rondaba el minuto 10 cuando el jugador del Villarreal Gio Dos Santos colocaba entre los palos el primer balón tras un pase de Héctor Herrera, un gol que finalmente fue anulado. Camerún se mostraba incapaz de poner coto a los ataques de “la tri” cuando, en una internada de Assou-Ekotto, el balón llegaba a la bota de Eto’o que con un tiro al poste devolvió el miedo al campo azteca. Sin embargo, no supo mantener una continuidad en el acoso y, en el min. 29, Gio volvió a marcar tras un saque de esquina. El árbitro anuló el tanto a instancias de su linier, y otra vez volvió a equivocarse. En la recta final de este primer tiempo Camerún fue un coladero que aprovechó el combinado azteca para nuevos ensayos, aunque no hubo goles. Llovía a mares, lágrimas incluidas.

Un tiro a bocajarro de Oribe Peralta anunció que México volvía del descanso con la inspiración intacta. Detuvo con solvencia Itandje. Hubo que esperar hasta el min. 60 para que por fin se moviera el marcador, y fue a costa precisamente del portero camerunés que, aunque pudo detener la bola lanzada por Giovanni, no pudo hacer nada cuando Oribe Peralta remató a las mallas. Tarde y mal, Camerún recompuso sus filas e intentó remontar hasta el último minuto, sin resultado. La mejor intervención de Ochoa fue en el 90, un cabezazo de Moukandjo.

Todo parece confirmar los apriorismos sobre este grupo A: Brasil lo va a tener todo de cara (todo); Camerún llegó in extremis al Mundial y no va a tardar en marcharse, pero Croacia y México mantendrán un duelo interesante,  aunque me atrevo a apostar por la primera para acompañar a Brasil a octavos. Ha demostrado en su primer encuentro que tiene los mejores mimbres. Santiago García Tirado

 

mundial2c

 

España 1 – Holanda 5

(Xabi Alonso pen. 27’, Van Persie 44’ y 72’, Robben 53’ y 80’, De Vrij 65’)

¿Van a salir con cinco atrás? ¿Van a abusar otra vez del juego violento? ¿Su defensa, con mayoría de jugadores del Feyenoord, es demasiado joven e inexperta para afrontar un choque de esta enjundia? ¿Es peor este equipo que el que perdió la final en Sudáfrica hace cuatro años ante el mismo rival de su debut? Estas han sido muchas de las preguntas, algunas sin respuesta inmediata pero la mayoría en tono afirmativo, que se formularon y escucharon en las horas previas al debut de La Roja contra Holanda. No sin dudas y algunas reservas, en parte por la lista conservadora de Del Bosque, respetando las jerarquías y preservando lo que durante tres grandes torneos le había funcionado: para él el bloque era inamovible. Del mismo modo que Francia patinó a las primeras de cambio después del Mundial ganado en casa yendo con la misma colonia de jugadores a Japón, ahora le ha tocado a este equipo resquebrajarse en similares circunstancias. Y lo curioso (y al mismo tiempo contradictorio) es que, con un esqueleto parecido al de siempre, han traicionado su propio estilo. Pues Diego Costa, a pesar de que por sus características contrarresta y rompe la linealidad del juego español (inconcebible que el salamantino haya caído en la misma trampa que Simeone, alineándolo renqueante, y que pecara de ser en exceso valiente en los cambios),  provoca que, sin darte cuenta, traiciones tu propio estilo, sacrificando a ese falso 9 que ha dado tantas alegrías, ya sea con Cesc, incluso con Silva o con Villa escorados a un lado, sorprendiendo con sus diagonales. Justamente lo que sí hizo la Naranja Mecánica, más cerca que nunca de la de Kubrick, descarnada y salvaje. La libreta de Van Gaal, que tantos chistes genera, ha fulminado de un brochazo la pizarra de Del Bosque. Y ha sido precisamente con una estrategia basada en coger la espalda de la defensa, consiguiendo que haya mucha distancia entre líneas, un agujero enorme entre los cuatro de atrás y el medio campo. Con pases en diagonal, con pasillos enormes y unos huecos que unos jugadores con tanta velocidad y tan dinámicos no van a desperdiciar. Con soltura, desparpajo, desinhibidos, con sed de venganza. Quizás esos dos días libres que los holandeses han aprovechado para revolcarse por la arena de la playa, o en el caso de otros, viviendo a tope la noche brasileña, llegando un grupo de ellos al hotel a las 11 de la mañana, les ha servido como válvula de escape. Mira por dónde, esto recuerda a lo que hizo aquella Bulgaria del Mundial de Estados Unidos 1994, bebían y fumaban en la piscina y, sin embargo, les daba igual, a ellos y al entorno: llegaron hasta semifinales. El signo de Robben a la cámara tras su último gol lo decía todo, había borrado el fantasma de Casillas que amenazó con aparecer en el primer mano a mano. También se desquitó Van Persie, desde el banquillo se debía frotar las manos un eufórico Van Gaal, que le dirigirá en Manchester dentro de pocos meses. Eso sí, Silva tuvo una ocasión de oro, caso de entrar igual el resultado hubiese el mismo pero al contrario. Como decía Boskov, “fútbol es fútbol”. La imagen al final era la de Platini riéndose por dentro y la de Villar preguntándose cómo ese deporte, del que no sabe pronunciar bien ni su nombre, un día te encumbra y al siguiente te mata. Toni Castarnado

 

mundial2d

 

Chile 3 – Australia 1

(Alexis 12’, Valdivia 14’, Cahill 35’, Beausejour 91’)

Mientras en España Pedro era uno de los sacrificados para dar entrada a un renqueante Diego Costa (¿se le prometió, acaso, la titularidad mundialista para que se decantara por La Roja frente a su Brasil natal?), Sampaoli no tuvo la menor duda a la hora de alinear a Alexis, otro que se ha pasado el año viendo cómo los nombres pesaban más que los desempeños a la hora de saltar al césped en el once inicial. Tiene menos dónde elegir, desde luego, este Chile que la actual campeona (o que el club de la Ciudad Condal): el eje Vidal-Valdivia-Alexis se antoja irrenunciable. Pero el seleccionador no estuvo para inventos y, mientras el primer nombre del trío de tenores andinos regresó mirando aún de reojo hacia su rodilla derecha, mientras el segundo contribuyó con un bonito tanto, fue el “Niño maravilla” quien, con su movilidad constante y definición puntual, más hizo por llevarse la piel del canguro. Los oceánicos, cierto es, supieron recomponerse tras encajar dos goles en un par de minutos (¿o fueron sus rivales quienes comenzaron a pensar en España?), y a punto estuvieron de empatar gracias a la veterana cabeza de Cahill, aunque su segundo testarazo a las redes se vio bien anulado por fuera de juego. Así las cosas, hubo que esperar al descuento para que Beausejour se convirtiera en el primer chileno capaz de marcar en dos Mundiales. Pinta que se cumplirán los pronósticos respecto a la Cenicienta de este grupo B pero, a poco que Vidal recupere un poco de intensidad, con Alexis siendo Alexis y Medel desquicie a Costa, ojo no tengamos aquí al verdugo definitivo de la campeona. Milo J. Krmpotic’

 

 

Redacción

El equipo de redacción de Blisstopic. Somos gente mala y peligrosa, pero queremos un mundo mejor, una blisstopía.

 

blisstopic@blisstopic.com

 

Más en esta categoría: « Mundial: Día 1 Mundial: Día 3 »