Menu

videojuegos-bastien-vives01

5 videojuegos para gente que no juega a videojuegos

El entretenimiento como una forma de arte

 

Bernat Sánchez

 

Imaginemos una conversación entre amigos, a principios de Julio de 2014.

 

- Neymar, Neymar, Neymar, mineirazo

- Mineirazo? Neymar!

- Sabella, Klose?

- Nooooo! Neymar, Neymar!

- Mineirazo, maracanazo, mineirazo

- Eeeeeh!!! Neymar!! Neymaaaaar!!!

 

- Chicos, lleváis así una hora. No entiendo ni una palabra de lo que decís.

 

- ¿Cómo que no? Neymar!

- Neymar, tío! Neymar!

 

- ¿No podemos hablar de otra cosa? Mirad, vamos a hacer un experimento. Vamos a hablar de videojuegos.

 

- ¡Oh! Si!! El Fifa. Sale Neymar.

- No tíos, el Pro. También sale Neymar.

- Síííííí, el Prooooo

 

- Esos son a los videojuegos lo que Roncero es al periodismo.

 

- ¡Jajaja! Fútbol.

 

- Centrarse, hostias. Os voy a llevar a una nueva dimensión. Y me da igual que no os interese. Llevo toda la puta vida tragándome vuestra información soporífera sobre mierdas que me resbalan. Yo, como mínimo, voy a  ofreceros una puerta de entrada atractiva y suave. Voy a daros una ruta para descubrir algo distinto, sin asumir que os gusta lo que a mí.

 

Porque creo en los videojuegos como forma de arte. Creo que son productos disfrutables para la mayoría de adultos. Están forjando un nuevo lenguaje, un lenguaje propio. Todavía van en pañales, aunque ya han volado muy alto. Y no van a parar de crecer. Llegará un día en que serán el mayor pilar del entretenimiento, y vosotros no os habréis enterado de nada. Así que, como mínimo, os voy a dar una capsulita para que probéis. A lo mejor incluso os gusta.

 

¡Vamos, pues!



neymar

 

 

5 VIDEOJUEGOS PARA GENTE QUE NO JUEGA A VIDEOJUEGOS

 


1. The Stanley Parable (PC)

 

 

stanleyparable

 

 

Te gustará si te gustan: “Olvídate de mí”, “2001: odisea en el espacio”, Monty Python y derivados, “El show de Truman”.

Tiempo de juego: Entre cinco minutos y una hora.

 

Imagina un día normal en la oficina. Apartas la vista del ordenador y descubres que no hay nadie más. Edifício vacío.

¿Qué harías?

Aquí se juega de la forma más intuitiva posible. Solo tienes que moverte y decidir. No hay fracaso, nunca te sentirás frustrado. Lo que harás es sorprenderte, flipar en colores, reír o cogerte un cabreo. Depende de por donde vaya tu historia. Podría ser cualquier cosa. Y todo está narrado de forma orgánica, sin tochos de texto, sin animaciones, sin un solo corte. Un ejemplo excelente del lenguaje narrativo que están desarrollando los videojuegos. Un código propio, distinto al del cine, el cómic o la literatura. La principal diferencia: no se basa en mirar, leer o escuchar. Haces cosas. Eliges.

 

 

2. Scribblenauts Unlimited (PC, 3DS, WiiU)

 

scribblenauts-fondo-4

 

 

Te gustará si te gusta: Escribir. Tenerlo todo a tu alcance. Provocar un combate entre Dios y Superman, darle a Dios una metralleta y ponerle a Superman un sombrero mejicano.

Tiempo de juego: Entre media hora y toda la vida.

 

Hace tiempo, un tal Jeremiah Slaczka pensó: “¿por qué no puedo tener un lanzagranadas en Super Mario Bros? ¿Y si pudiera, además, llamar a Einstein para que me acompañe a comer setas? Ahora que lo pienso, Mario es un rancio. ¿Porqué me da tan pocas opciones? Estoy limitado a coger setas, monedas o flores. ¿Que pasa con los miniprimers, los oboes, los unicornios, los taxidermistas? ¿Se podría hacer? ¿Podría hacer un juego donde el jugador tenga acceso a cualquier cosa que se le ocurra?”.

 

Vaya si pudo. En Scribblenauts, tú escribes algo. El nombre de un objeto, una persona, un concepto, lo que quieras. Y aparece. De verdad. Sea lo que sea. Y puedes cogerlo, usarlo, juntarlo con otra cosa, dárselo a quien quieras.

 

Todo lo demás en este juego es anecdótico. Da igual lo que te pongan por delante: Julio César montado en un velociraptor nunca falla.

 

 

3. Botanicula (PC, OSX, Linux)

 

botanicula

 

 

Te gustará si te gustan: Sigúr Ros (los discos buenos), pelis de animación rollo Pixar (menos Cars), Hayao Miyazaki (menos la última), la lógica, la deducción.

Tiempo de juego: 4-5 horas.

 

A lo mejor te pasa lo que a mi. A lo mejor tienes un niño interior. Uno de esos que ansía meterse en una sala de cine oscura para ponerse a llorar como un bellaco con "Toy Story 3".

 

Ese niño puede llegar a explotar de la ilusión si juegas a Botanicula.

 

Los personajes sin nombre de este juego son vegetales. Vegetales que hablan en un idioma ininteligible, pero monísimo. Esto es una aventura gráfica, “point and click”. Un juego de pensar, pero modernizado al máximo: el ritmo no decae jamás, gracias a una curva de dificultad ajustada al milímetro, una música exquisita (de DVA, grupo indietrónico de la República Checa) y un diseño de niveles genial.

 

Los enigmas te harán cavilar, pero nunca tires la toalla, porque todo está tan bien hecho que las soluciones se te ocurrirán mucho antes de que puedas aburrirte. Engancha tanto por lo visual como por lo ajustado del desafío. Y la historia es bonita de cojones.

 

4. Papers, Please (PC, OSX)

 

papers-please 

 

Te gustará si te gustan: Las distopías de hormigón y alambrada, la sensación de poder, ensalzar/derrocar el comunismo, estampar tampones, hacer el bien, hacer el mal, escurrir el bulto y cobrar a fin de mes.

Tiempo de juego: Entre 5 y 8 horas.

 

El mejor juego de 2013 lo hizo un solo tío (Lucas Pope) en su casa. Es también el juego mas raro al que jamás he jugado. “Raro” en el sentido de “único”. No hay otro juego así.

 

Por un lado es un simulador de trabajo burocrático. Eres un aduanero. En una ficticia y durísima dictadura comunista, tu trabajo consiste en aceptar o denegar la entrada a los inmigrantes. Tienes dos sellos, el rojo y el verde, tú eliges cual pones. La otra faceta del juego, lo gordo, viene cuando te percatas de las consecuencias, del drama que has provocado. Cada persona que se planta en tu garita tiene su historia, sus motivos para querer pasar al otro lado. Y tú decides. Pero con cuidado: tienes una familia que mantener, y al final del día tu eficiencia se traduce en dinero.

 

Las posibilidades se irán amontonando, hay decenas de líneas argumentales, y tú puedes truncarlas todas con el poder divino de tu sello. ¿Serás un perro dócil del régimen? ¿Aceptarás sobornos para poder pagar la calefacción? ¿Te unirás a la resistencia? ¿O te tomarás en serio el papel del funcionario, el joder a los demás porque es tu trabajo?  Pocos juegos me han hecho descubrir tantas cosas sobre mi mismo. Cosas chungas.

 

 

5. Limbo (PC,OSX, Linux, Xbox 360, Playstation 3, Vita)

 

limbo

 

Te gustará si te gusta:el cine noir, el expresionismo alemán, Dante, las sombras chinas, la animación soviética.

Tiempo de juego: 1-4 horas.

 

Sin duda, el juego más famoso de esta lista. Fue un pelotazo en 2010, desarrollado por un pequeño equipo de daneses, ahora multimillonarios. Austero, elegante, misterioso, ha sido uno de los baluartes del videojuego como arte. Una joya, tanto en el apartado visual como en el diseño de puzzles. Si, es otro juego de pensar, pero también de habilidad.

 

Conducido casi como una película muda, una donde no sabemos muy bien donde estamos ni qué significa lo que nos rodea. Aunque con ese nombre y esa pinta todo el mundo supuso una historia sobre niños muertos, en ningún momento se nos aclara mucho de qué va exactamente la movida. Y eso es algo muy bueno, que todo siempre tan masticadito acaba por aburrir.

 

 

Los juegos de esta lista están escogidos según los siguientes criterios:

 

- Deben ser juegos sobre temas maduros e interesantes para el no jugador. Nada de disparos, superhéroes, zombies o fútbol.

- Deben ser jugables al instante por gente no familiarizada con las mecánicas comunes de los videojuegos.

- Deben centrarse en la experiencia de juego y no en la historia. (La historia, si la hubiere, debe contarse a través de mecánicas de juego).

- No pueden ser exclusivos de consola, porque los no jugadores no podrían conseguirlos.

- Deben ser juegos condenadamente buenos y adictivos. 

 

 

Bernat Sánchez

De jovencito estudió composición y arreglos, más algo de cine. Después de pasar años trabajando en televisión y publicidad decidió que le gustaba más hacer música para videojuegos. Toca en varias bandas (mine!, Eric Fuentes, Eh!) y escribe en los ratos libres. El juego que le marcó fue "Earth Worm Jim 2" para Megadrive. El momento cumbre  de su vida llegó al ganar a un compañero de piso al "Street Fighter" después de haber compuesto una versión chillwave de un concierto de Rajmáninov para un desfile de Adolfo Domínguez.