Menu

Ferran Palau

El todo y la nada

 

Texto Lidia Noguerol  

Fotos Martina Matencio 

  

Ferran Palau vuelve en solitario con el ingrávido y etéreo “Blanc” (Halley Records, 2018). Su tercer disco es más luminoso pero continua envuelto en las neblinas del sueño de modo que cuando lo escuchas no sabes si estas despierto o dormido o si lo que te cuenta es real o no. Pero tampoco importa porqué las canciones de “Blanc” son tan abiertas que se asemejan a un lienzo donde se pueden pintar  múltiples interpretaciones. A una página en blanco que se puede llenar del todo o dejarla sin nada. Nos lo explica mejor el mismo Palau en los renglones que siguen. Ferran Palau presentará su nuevo trabajo los próximos 8 de marzo en Café del Teatre (Lleida) y el 22 de marzo en Sala Apolo (Barcelona).

 

¿Cómo combinas tu trabajo compositivo en Anímic con tu proyecto personal? ¿Cuándo compones con el grupo haces un parón en tu trabajo en solitario?

Nunca dejo de componer canciones para mi proyecto en solitario. Es algo que hago un poco cada día o cada semana por lo menos. Con Anímic es distinto, cuando sentimos que nos apetece hacer un disco nos ponemos a trastear y Louise empieza ha escribir letras, lo hace así, de repente lo vomita todo. 

 

Han pasado dos años desde tu último disco. ¿Las canciones de “BLANC” las has compuesto todas en un mismo período de tiempo?

La canción más vieja de “Blanc” es “Novel·la”, que ya intenté grabar en “Santa Ferida” sin éxito. El resto de canciones las he ido escribiendo los últimos dos o tres años. 

 

La portada de “BLANC” es muy diferente de la de “Santa Ferida” y los títulos evocan sensaciones muy distintas. Sin embargo, escuchando la canción “Flor espinada”  y su letra, parece que remite a tu disco anterior “Santa Ferida”. Además en la hoja de promo del disco se dice que “de les ferides surt la llum”. ¿“Blanc” sale de esta herida? ¿Por qué has escogido este color como título?

Es verdad que “Flor Espinada” está como conectada a “Santa Ferida”, sobre todo en “La Daga”. También creo que “Lana” es del rollo de mis primeras canciones.  

Escogí de título "Blanc" porqué para mí representa la inmensidad del infinito al mismo tiempo que la ausencia de materia. El todo y la nada en una sola palabra que además suena preciosa. “Blanc” es una especie de recipiente para llenar de contenido. 

 

 

En tus discos acostumbra a haber una dualidad entre la luz y la oscuridad. En “Blanc” esta dicotomía parece más equilibrada aunque se decanta por tu faceta más luminosa, sobre todo en la música. En las letras continúan habiendo personajes que huelen a naftalina. ¿Tu intención era que “Blanc” sonase más vaporoso y etéreo que tu trabajo anterior?

Cuando empecé a grabar el disco no tenía una idea clara de lo que quería hacer. Pero la sensación de ingravidez y vaporosidad empezó a coger mucha fuerza y entendí que ese era el nuevo camino que debía tomar. Música para evadirse de todo. En mi anterior disco ya había algo de esto así que supongo que ha sido una progresión natural. También estoy escuchando mucho hip hop y eso se ha colado claramente en los ritmos y los fraseos. Durante la grabación estaban dando la nueva temporada de “Twin Peaks” y creo que eso también me influenció fuertemente. Al escuchar la canción de la cabecera  de nuevo sentí la misma sensación que la primera vez que la escuché, una sensación realmente extraña de placer y nostalgia a la vez. Creo que lo más importante en el cine, las series o los cómics es la atmósfera y para mí música aplico esa norma. 

 

Te ha vuelto a acompañar a la guitarra Jordi Matas. ¿Cómo es vuestra manera de trabajar? ¿Además de las guitarras hay otra delicada instrumentación. ¿Cómo la habéis escogido los instrumentos que forman parte de ella? ¿Cuáles son?

Jordi y yo estamos totalmente mimetizados, no nos hace falta hablar demasiado de lo que estamos haciendo para hacerlo. Él sabe lo que busco y yo sé lo que le gusta y lo que no. Nos obsesionan los teclados, las guitarras antiguas, el sonido de la caja de la batería y crear un espacio tridimensional trabajando el estéreo y acercando y alejando elementos con distintas reverberaciones. Los dos estamos de acuerdo en que menos instrumentos significa música más grande. Es una cuestión de espacio. 

 

Escuchando el disco se me ha ocurrido que igual que hay músicos que componen “murder ballads” tu haces “cançons emmetzinades” porque hablas de ponzoñas. ¿Los tóxicos son para ti remedio y veneno a la vez?

Me encanta esa idea de remedio y veneno a la vez. La vida está llena de eso. Todo se puede ver desde 1000 perspectivas, ¿no? Todas las cosas tienen distintas caras y todas las soluciones tienen un precio. Siempre ha habido eso en mis canciones. 

 

Las flores también crecen en tu imaginario, protagonizan algunas de tus canciones o las nombras. ¿Qué te atrae de ellas? ¿Forman parte de tu vida cotidiana?

Es pura simbología aunque no tiene un único significado. En mi jardín no sobreviven las flores, ni siquiera las plantas. Me encantaría tenerlo lleno de flores pero soy incapaz de cuidarlas. Creo que las flores deberían ser como los pájaros, están allí cada día cantando pero no hay que cuidarlos ni nada. 

Si te fijas en mis letras nunca aparecen ciertas palabras como por ejemplo "teléfono" por decir algo. Hay palabras que suenan demasiado concretas para mí, en cambio hay otras que aparecen continuamente. No significa que me interesen más sino que son como fichas que encajan en mi manera de componer y que tienen su función en cada canción. 

 

 

Aunque dices que haces pop metafísico, en “Blanc” hay canciones como “Tornar a començar” que parten de momentos cotidianos para abordar temas más existenciales. Tus canciones a veces recuerdan a fotos antiguas de color sepia.

¡Respecto al sepia yo no veo eso para nada! (risas). Pero me encanta que tú sí lo veas. En lo que no estoy de acuerdo es en lo cotidiano. Puede parecer una escena cotidiana cuando empiezo a cantar la canción pero luego todo se vuelve extraño, como un sueño. Creo que la lectura de mis canciones en clave costumbrista es un error pero al mismo tiempo me parece perfecto que cada uno haga su propia interpretación. Así que aunque yo no esté de acuerdo, tu lectura es tan válida como la mía. 

 

También es interesante que en uno de los singles de tu tercer disco, “Serà un abisme”, en que cantas “no hi ha fortuna més cruel / ni res tan dolç”. ¿Querías describir el vértigo que da la felicidad?

Yo creo que va más en la dirección de lo que decías antes de el remedio y el veneno.  

 

En “Lana” hay un personaje que “duia l’ánima per fora amb una innocència malatissa”. ¿Podrías explicar a que te refieres exactamente?

Me estás haciendo entrar en explicar mis letras… ¡y es una cosa que odio! (risas). Para mí es muy parecido al spoiler. Puede ser que empequeñezca una canción si te la explican, ¡pero en mi caso tampoco tengo mucho que explicar! Yo por ejemplo no entiendo casi nada de lo que leo o veo en series o películas porque no tengo capacidad de atención y quizás es por eso que mis canciones son tan poco narrativas. 

 

Para presentar el disco vas a hacer dos tipos de formato, uno en solitario y otro con banda. ¿Qué músicos te acompañaran?

En directo me acompaña  la mitad de El Petit De Cal Eril! Joan Pons a la batería y las voces, Jordi Matas a la guitarra y teclados y Dani Comas al bajo. Es una pasada contar con ellos para los conciertos, tienen una manera de tocar totalmente personal cada uno a su manera y marcando mucho estilo. 

También haré conciertos a dos guitarras con Jordi, conciertos a guitarra eléctrica y batería con Joan, trío de bajo, guitarra y batería y por supuesto también haré conciertos yo solo que es una cosa que me encanta y disfruto un montón. 

 

Lidia Noguerol

Lídia Noguerol comparte profesión con Barbara Gordon (Batgirl). Cuando no le toca lidiar con adolescentes descarriados, borrachos y indigentes, se dedica a seleccionar música, cine, libros y cómics. Por la noche, cuando no va al cine o se queda en casa leyendo, transita autopistas y carreteras secundarias y recorre los ejes de comunicación del país, en busca de conciertos de los que hablar por la mañana siguiente en prensa local, portales culturales, blogs y prensa especializada como la extinta Go Mag. Buscando un mundo mejor, ha ido a parar a Blisstopic, un lugar tan excitante como Gotham.

Artículos relacionados (por etiqueta)

Más en esta categoría: « Steven Munar Susanne Sundførd »