Menu

The Unfinished Symphathy

Buscando el equilibrio

 

Texto Lidia Noguerol  

 

Se les echaba de menos y además tenían público nuevo. The Unfinished Sympathy se dieron cuenta de eso en los diferentes conciertos de reunión que dieron y delante de tal respuesta se decidieron a volver con disco nuevo. “It’s a crush” (BCore, 2017) presenta novedades y a la vez conserva la identidad del grupo. Hablamos con Eric Fuentes sobre la vuelta de la banda y su nuevo disco.

 

Os volvisteis a reunir en 2016 para tocar en el Actitud Fest (Vidreres). Fue este concierto el que os hizo pensar en reactivar el grupo otra vez. ¿En Vidreres ya tocasteis con la formación actual?

Ya venía de antes, concretamente del concierto de 25 aniversario de BCore en junio de 2015 y los siguientes conciertos que dimos entre 2015 y 2016 por todo el estado, como en el Dcode, el Jazzpana, SantFeliuFest etc. El de Vidreres fue un concierto memorable en que nos vimos cara a cara con nuestros seguidores de todo Catalunya, sobretodo gente joven, y en ese sentido sí que nos ayudó a tomar la decisión al ver que teníamos un público interesado en nosotros por los discos que han escuchado en internet durante estos años de inactividad del grupo.

 

Habéis fichado a un valor seguro como Víctor García a la batería. Aparte de ser la mitad de los estudios Ultramarinos –donde habéis grabado el disco– ha tocado con muchos grupos relacionados con BCore o sea que se debe haber integrado rápidamente al grupo. ¿Qué aporta Víctor a Unfinished?

Víctor ya estuvo en el tramo final del grupo en 2009-2010, y con él giramos por Europa y Estados Unidos, así que en realidad siempre estuvo ahí. Tiene un enorme carácter como batería, y una combinación de salvajismo y delicadeza, entre fuerza y groove, que nos enamora a todos.

 

 

Lo primero que me sorprendió del disco fue tu voz. ¿Tu proyecto en solitario ha cambiado tu manera de cantar? Y también llama la atención lo nítidas que suenan las guitarras y unas líneas de bajo funkies y bailongas en algunas ocasiones. También mola mucho el diálogo entre bajo y guitarras.

Puede ser que el cambio lo notes porque hemos rebajado medio tono la afinación de guitarras y bajos. Siempre estuvimos afinados en Re sostenido y ahora simplemente en Re, lo que hace que los agudos de mi voz queden algo más contenidos y las frecuencias más medio-graves salgan un poco más a relucir. En cuanto a las guitarras, nos gusta un sonido cálido a la vez que agresivo, y que abarque un amplio espectro de frecuencias. El bajo de Joan Colomo añade un factor que nunca habíamos tenido en el grupo: la delicadeza y cierta “feminidad”, teniendo en cuenta que los bajos de Unfinished eran tradicionalmente más duros, más testosterónicos. Joan es más sutil y extremadamente imaginativo a la hora de componer.

 

Y lo segundo fue la frescura y la fuerza del disco. Lo de abrir a modo de saludo parece una declaración de intenciones. “Goodbye/Hello” es una canción perfecta para un reencuentro. ¿Cómo surgió esta canción? ¿Buscabais una canción así para abrir el disco o surgió de modo espontáneo?

Fue la primera que compuse para el disco; por sus propias cualidades es cierto que realimentó las ganas de hacer temas nuevos con Unfinished que estaban ahí, latentes. Está llena de energía gracias al aire que le dimos con toda la banda y nos pareció una buena carta de invitación a escuchar el resto del disco.

 

Aunque abrís con un reencuentro y habláis del paso de los años, en vuestras canciones aun hay desfases nocturnos (“Narcotic”). Y la verdad es que muchos de los que rondamos los cuarenta nos podemos sentir identificados con lo que contáis. Tenemos veinte años más pero seguimos como si tuviéramos veinte menos. ¿Creéis que es un signo generacional de la gente que nació a finales de los setenta y a principios de los ochenta?

Puede ser, los roles asociados a la edad se han diversificado muchísimo en estos últimos años. En la época de nuestros padres todo pasaba antes (matrimonios, hijos, envejecimiento…) y el incremento en la esperanza de vida hace que cada momento vital vinculado a la edad se dilate. Como se dice, ¡los 40 son los nuevos 20!

 

El disco se titula “It’s a crush” e incluye unas cuantas canciones que hablan de quebraderos sentimentales. ¿Por qué elegisteis este título?

Porque es lo bastante cursi para contrarestar la oscuridad dramática de las canciones. Es la frase que aparece en la App para ligar Happn, parecida a Tinder, cuando dos personas se encuentran, anunciando que aquello “¡Es un flechazo!”.

 

 

¿Qué ha significado para Oriol Casanovas volver a Unfinished? ¿Ha tenido otros proyectos durante estos años? ¿Y para Joan Colomo tocar en el grupo significa otra manera de trabajar más disciplinada y de pensar los directos de otra forma?

Oriol tuvo que dejar de tocar con Unfinished en 2007 porque sus obligaciones familiares le limitaban. Esas limitaciones hoy no están tan presentes en su vida y tiene espacio y energías para el grupo. Joan al contrario, no ha parado de tocar ni un momento desde la disolución de Unfinished en 2010, y para él participar en Unfinished es hacerlo con un rol distinto al que tiene como frontman, le complementa y enriquece.

 

Volviendo al disco, tocáis un montón de estilos y parece que algunos forman parte de vuestra educación musical y por las ganas con las que los tocáis parece que os apetecía mucho recuperarlos: La ramoniana “Welfare State” , la hardcoreta “Christen” el indie de “Sentimental Shock”, los estribillos chicleteros y pop de “Loveshake” y la acústica “Vapor”. ¿Cómo hicisteis las canciones? ¿Cuánto tiempo os llevó hacer el álbum?

Hay un primer proceso de creación de demos del que me ocupé yo durante 2016 y una segunda fase de puesta en común, arreglos y re-construcción que hicimos sobretodo a principios de este año, prácticamente más en el estudio que en el local de ensayo. Nos gusta la variedad de ritmos e intentamos que distintos estilos a los que son predecibles en el indie afloren en nuestra música. En este momento de la banda, nos interesa más que nunca el equilibrio entre lo que se espera de nosotros, nuestro lado clásico, digamos, y nuestro lado innovador. No queremos dejar de tener un pie en cada mundo, siempre ha sido así pero hoy día tiene más sentido que nunca ya que tenemos que respetar la idea de que si somos algo es por nuestro repertorio clásico pero al mismo tiempo, siempre fuimos algo por el hecho de intentar mirar más allá de las barreras predecibles del género.

 

Para acabar os quería preguntar qué canción vuestra o de algún otro grupo podría formar parte de la banda sonora de la situación política que estamos viviendo en Cataluña.

Quizás “The Welfare State”, con algo de sátira política que, sin ser ni mucho menos nuestra seña de identidad, aquí nos hemos permitido hacer de manera breve y desdramatizada.

 

Lidia Noguerol

Lídia Noguerol comparte profesión con Barbara Gordon (Batgirl). Cuando no le toca lidiar con adolescentes descarriados, borrachos y indigentes, se dedica a seleccionar música, cine, libros y cómics. Por la noche, cuando no va al cine o se queda en casa leyendo, transita autopistas y carreteras secundarias y recorre los ejes de comunicación del país, en busca de conciertos de los que hablar por la mañana siguiente en prensa local, portales culturales, blogs y prensa especializada como la extinta Go Mag. Buscando un mundo mejor, ha ido a parar a Blisstopic, un lugar tan excitante como Gotham.

Más en esta categoría: « King Creosote Otherkin »