Menu

Miquel Serra

Entre la novedad y la ambigüedad

 

Texto Lidia Noguerol  

 

“L’Octau Clima” (Foehn, 2017) es el cuarto disco del Miquel Serra. En su último trabajo el mallorquín consigue sonar más etéreo que nunca sin renunciar a las texturas brumosas, a través de las cuáles se abren paso melodías de ensueño que cuentan historias aún desconocidas e inaprensibles, incluso para el mismo autor. Hablamos con él sobre la creación y el significado de “L’Octau Clima”, mientras esperamos el disco “menut” que hará doblete –cómo viene siendo habitual en Serra– con el disco grande. El disco “pequeño” está previsto que salga en octubre.

 

En “L’Octau Clima” hay dos partes. La primera va de “Signes de preguntes” a “Els mites que vindran” y la percusión tiene más protagonismo. La otra la forman las canciones restantes, que son más etéreas pero a la vez tienen una textura más brumosa. Vendrían a ser como el día y la noche. En las tres primeras canciones aún recuerdas a Animal Collective, pero en las restantes te adentras en otros sonidos. ¿Tenías pensado que el álbum fuera así o surgió de manera espontánea?

Creo que en realidad todos los discos son más espontáneos de lo que piensa el oyente. En mi caso, ya que hacemos todas las canciones del disco a la vez mientras las grabamos, no soy capaz de decir las diferencias entre unas y otras excepto por la composición en si y las sensaciones que me transmiten, y que por lo tanto intento mantener de cara al oyente externo.

 

Animal Collective son todavía tu referente principal? Qué grupos has estado escuchando y cuáles han influido en “L’Octau Clima”?

Ya no lo sé, lo fueron durante mucho tiempo, pero su último disco fue tan decepcionante para mi... Pero siempre los tengo en mente. También  lo que hace Panda Bear en solitario, aunque ya no es aquella excelencia del “Person Pitch”. Es una pena, fueron un estímulo fundamental y fabuloso, no necesitaba nada más y no tenía ninguna manía en proclamar su singularidad. Ahora mismo me encuentro desubicado, casi no escucho música, no me gusta escucharla por el ordenador pero parece que todo te empuja a que lo hagas así; el resultado es que descubro canciones chulas pero no me llega el cuerpo de la obra de alguien desconocido. No sé, estoy un poco triste en este aspecto, es como si me fijará más en lo que no me gusta de lo que escucho por la radio.

 

Parece que has encontrado el equilibrio entre el formato de canción y las capas de sonido. En “Mesos Verticals”  la voz se oye desde el principio en primer plano. Cómo fue la gestación y grabación del álbum? Has introducido algún cambio en tu manera de trabajar? Vas primero al estudio con una canción desnuda, solo con la guitarra y después la vistes con el resto del grupo y la producción?

Siempre lo hago igual, primero saco la canción en casa y cuando veo que es suficientemente sólida se convierte en candidata  al disco. Después el proceso de grabación es la lucha por mantener  la máxima fidelidad con los sonidos que crees que le van bien pero que no sabes de dónde sacar. La banda es muy efectiva para eso, pero en las canciones donde no intervino fue un ejercicio de prueba-y-error a contrarreloj. En algunas sientes que has acertado y en otras no, lo que la puede expulsar del repertorio. Y eso es una putada porqué lo decides cuando la frustración respecto  aquella canción ha superado un cierto umbral  personal y ya no vale la pena seguir sufriendo. Con “Mesos verticals” estuvo a punto de pasar eso. Pensaba que era una canción difícil de realizar, con mucho texto y una tensión siempre elevada y no sabía como sacarla adelante. Y gracias a Pep Toni la salvamos con el trabajo que hicimos con la parte  de la percusión.

 

 

¿De dónde viene el título del álbum? ¿A qué hace referencia? ¿Surge de tu manera de explicar vivencias internas a través del paisaje y del tiempo meteorológico o no tiene nada que ver? En “Doble silenci” da la sensación que la voz se filtra a través de las brumas sónicas, como los rayos de sol lo hacen en un día nublado.

El título lo pillé de una entrevista a Palazuelo, un pintor de por el norte de la península, creo. El tono era bastante esotérico y el artista nombró el octavo  clima como uno de los estados de conciencia de los árabes o de un pueblo parecido. Me gustó la asociación. Siempre busco esta mezcla de novedad y ambigüedad, textos que incluso para mi están aún por explicarse.

 

Esta vez las letras parecen más oníricas que terrenales. Si que aparecen elementos del paisaje, pero hay preguntas más directas (“¿et canviaries per jo?”, “qui de mi es jo? ), hablas de  laves, palacios y de nombres y linajes. ¿De qué va “L’Octau Clima”?

Qui de mi és jo? no lo digo pero es chulo... Con la letra lo principal que busco es que no perturbe el ambiente de la melodía y la música de la canción, y  tampoco hablar de manera demasiado reconocible. Pienso que las canciones del disco grande no me permiten unos significados domésticos o sencillos como los del disco pequeño. Me da mucho trabajo cohesionar una letra así, que no parezca diletante ni falsamente profunda. A veces quedan como si fuesen escritas según las fórmulas de otra época, con elementos anacrónicos pero a la vez vigentes para mi...  

 

Me consta que ya tienes grabado el disco “menut” que hará tu doblete anual con tu cuarto disco. ¿Compones los dos discos al mismo tiempo? ¿Las canciones que van al disco “menut” son descartes del disco “grande”? ¿De dónde te viene la necesidad de publicar dos discos, la cara y la cruz, en un mismo año?

Sí los hago a la vez, pero más que descartes por la calidad de la canción son descartes por la genética de ésta; suelen ser canciones breves, que no admiten los arreglos de pistas i pistas, en las que la letra puede ser más concreta y familiar, etc. Como la vez anterior, son dos discos que se complementan bien y van dirigidos al mismo público. Pero a la hora de la verdad  el “pequeño” gusta a más gente, o eso es lo que percibo de mi entorno. Me tendría que poner a hacer discos así y dejar  lo demás, son más baratos y efectivos...

 

He leído que no vas a hacer directos de “L’Octau Clima”. ¿Tampoco harás ningún concierto en Mallorca? ¿Cómo ves la salud musical de la isla?

Por ahora no tengo ganas de dar conciertos y hacer viajes aquí y allí. Tampoco  haremos concierto en la isla porqué prepararlos lleva el mismo trabajo y por dos o tres actuaciones no vale la pena. No estoy demasiado  puesto en lo que se cuece en el ambiente musical de la isla.  Creo que Joan Miquel Oliver comanda como siempre y el resto hacemos cosas más para círculos reducidos, así es como lo veo.

 

Aunque no vayas a hacer directos, ¿Con quién te gustaría compartir escenario?

Con Oliver.

 

Lidia Noguerol

Lídia Noguerol comparte profesión con Barbara Gordon (Batgirl). Cuando no le toca lidiar con adolescentes descarriados, borrachos y indigentes, se dedica a seleccionar música, cine, libros y cómics. Por la noche, cuando no va al cine o se queda en casa leyendo, transita autopistas y carreteras secundarias y recorre los ejes de comunicación del país, en busca de conciertos de los que hablar por la mañana siguiente en prensa local, portales culturales, blogs y prensa especializada como la extinta Go Mag. Buscando un mundo mejor, ha ido a parar a Blisstopic, un lugar tan excitante como Gotham.

Más en esta categoría: « Vinicio Capossela Little Cobras »