Menu

Alondra Bentley

Pocas cosas son imposibles

 

Texto Lidia Noguerol 

 

Esto bien lo sabe Alondra Bentley que para su último disco, consiguió trabajar con el productor que deseaba, Matthew E. White. Con “Resolutions”, Alondra da un giro a su música, que se decanta más por el pop que por el folk y nos muestra otras influencias que consigue integrar y personalizar en un disco luminoso y ambicioso, de elegantes arreglos orquestrales y lleno de detalles en los que demorarse. Alondra Bentley estará tocando el miércoles 22 en Nocturama (Sevilla).

 

Tu padre es español y tu madre inglesa. ¿Cómo crees que ha influido este hecho en tu música?

Me ha influido mucho; en la manera de percibir el entorno, en la manera de expresarme y de escribir. Hay un término, “Third Culture Kid”, que se refiere a cómo la mezcla de culturas crea otra nueva distinta, es lo que siente un niño pequeño cuando se da cuenta de que sus raíces son una mezcla. Me gusta esa sensación de no saber a qué o donde perteneces.

 

 

¿Cómo te influyó la escena musical de Múrcia? De Mari Trini, pasando por los mods, Hello Cuca y Lidia Damunt, te quedarías con alguno o te relacionaste con otra gente?

A Mari Trini nunca la conocí personalmente pero Hello Cuca y las canciones de Lidia en solitario me encantan, solía coincidir sobre todo con Mabel (la hermana de Lidia) me revelaba las fotos, iba a menudo a llevarle carretes pero me entraba la timidez y nunca le decía lo mucho que me gustaba su música.

 

En tus inicios participaste en un homenaje a Nick Drake. Es curioso, por qué parece que hayáis recorrido el camino inverso. Drake empezó con unos álbumes orquestados y en su último largo sólo se acompañó de la guitarra. ¿Qué te gusta de él?

Hace una música preciosa. Tiene un fingerpicking limpio y personal; sus melodías son geniales y sus letras son cercanas y atemporales. Además su historia personal hace que su música tenga un halo misterioso; triste pero mágico a la vez; combate esa sensación que se tiene a veces de que ya no vas a dar con algo increíble. La sorpresa es aún mayor cuando das con algo que llevaba mucho tiempo allí pero era casi secreto o conocido por muy pocos; te recuerda que hay “cosas pasando” aunque tú no seas consciente de ello. 

 

Disco a disco has ido evolucionando. En “Resolutions” te decantas más por el pop que por el folk y prefieres los teclados,  sintetizadores y los arreglos de cuerda a la guitarra. ¿Qué te ha hecho dar este giro?

Supongo que me apetecía hacer uso de otras influencias que también tengo a parte del folk.

 

 

Las canciones de “Resolutions” tienen un poso setentero sin resultar retro. Se pueden oír ecos de Burt Bacharah, Karen Carpenter y Kate Bush, pero también de St. Etienne y Stereolab. Al escucharlo me ha venido a la cabeza, Bart Davenport.  Vuestro sonido es distinto, pero partís de un bagaje similar. ¿Crees que con “Resolutions” has conseguido asimilar gran variedad de influencias hasta conseguir dar un giro a tu música?

Ojalá sea como dices. Creo que cuanto más rica es la paleta de influencias más combinaciones puedes sintetizar y más coherente y personal puede llegar a ser ese giro del que hablas.

 

No sé si lo has visto, pero Todd Haynes grabó un biopic de Karen Carpenter  utilizando Barbies y Kents. ¿Crees que la situación de la mujer en la música ha cambiado desde los tiempos de The Carpenters?

Sí. Es genialísimo. A veces pienso que las cosas han cambiado pero no estoy segura de si es una ilusión. Otras veces hasta pienso que en realidad lo que pasa es que han empeorado para todos, en fin. En todo caso, no han cambiado, para nada, lo suficiente. Ser mujer cantante sigue siendo especialmente duro, creo que aún se nos juzga con escepticismo y a parte de esa dificultad extra para conseguir que te tomen en serio estamos sometidas a mucha más presión en cuanto a la imagen; yo hago grandes esfuerzos por identificar por qué o por quién hago las cosas para evitar caer en trampas. 

 

 

Junto a la versatilidad de tu voz, tienes la capacidad de escoger muy bien a tus productores. Después de trabajar con Josh Rouse, en tu cuarto disco has elegido a Matthew E. White. ¿Por qué? ¿Cómo fue trabajar con él? El resultado final ha sido un disco luminoso, que reposa sobre un colchón sonoro repleto de detalles, melodías pop y composiciones elegantes.

Cuando escuché “Big Inner”, intuí la sabiduría de Matthew como productor y la magia del colectivo Spacebomb; en mi cabeza sonaron las palabras de George Best, “There are very few things that are really imposible”, me las repetí a modo de mantra y llevé el plan a término. Trabajando con él sentía que estaba en el sitio correcto, disfruté tanto escuchándoles y viéndoles trabajar que un día en el estudio empecé a llorar de alegría y no podía parar, qué vergüenza pasé. 

 

¿Qué haces primero la música o la letra? En “Resolutions” hablas de recuerdos y sueños.

Lo hago a la vez, la melodía y las palabras se van ayudando mutuamente.

 

En la gira de “Resolutions” ¿te acompañará una  banda o tienes preparados diferentes formatos?

Ya llevamos varios meses de gira, estoy haciendo todos los conciertos con banda, me apetecía darle a las canciones la energía que tienen en el disco. Soy muy feliz tocando con ellos. Somos cinco, Xema Fuertes y Cayo Bellveser que llevan tocando conmigo desde siempre, Pepe Andreu que se unió poco después de publicar mi primer disco y un nuevo miembro batería se ha unido a la familia; Toni Blanes de Arthur Caravan y Llum... como diría él: Todo muy crocanti. 

 

Comentarios
Lidia Noguerol

Lídia Noguerol comparte profesión con Barbara Gordon (Batgirl). Cuando no le toca lidiar con adolescentes descarriados, borrachos y indigentes, se dedica a seleccionar música, cine, libros y cómics. Por la noche, cuando no va al cine o se queda en casa leyendo, transita autopistas y carreteras secundarias y recorre los ejes de comunicación del país, en busca de conciertos de los que hablar por la mañana siguiente en prensa local, portales culturales, blogs y prensa especializada como la extinta Go Mag. Buscando un mundo mejor, ha ido a parar a Blisstopic, un lugar tan excitante como Gotham.

Artículos relacionados (por etiqueta)

Más en esta categoría: « Tony Allen Odio París »