Menu

Wind Atlas

Del agua al fuego

 

Aitana Colina

 

Desprovistos de una hoja de ruta y de ideas fijas, los barceloneses Wind Atlas demuestran una vez más que son unos exploradores natos. Su segundo álbum, "Lingua Ignota" (Burka For Everybody, 2015) está forjado a través de la intuición y el interés por lo desconocido, y trae consigo un universo rebosante de simbolismos, dónde es fácil perder la noción espacio-tiempo. En su búsqueda por lo inefable, Wind Atlas han encontrado sonidos arcaicos convertidos en fuego, lenguas desarticuladas que invitan al trance…. En definitiva, se han encontrado con ellos mismos.

 

WInd Atlas actúan en el Primavera Sound 2016 el domingo 5 de junio.

 

 

Empezaremos por una de las cosas que llama más la atención del álbum. Os habéis ido al siglo XII para elegir el nombre de vuestro álbum. "Lingua Ignota" fue una lengua inventada por la abadesa de Rupertsberg, Hildegarda de Bingen. ¿Cómo fuisteis a parar a ella? 

Hildegarda de Bingen es una influencia muy importante para Wind Atlas, en muchos sentidos. Entre otras cosas, es la creadora de la Lingua Ignota, de la que no se sabe demasiado, y que creó para comunicarse de manera íntima con lo indecible o lo que para ella era un ser inefable e incognoscible.

 

Más allá de dedicarle el nombre del disco, ¿qué significado tiene para vosotros la Lingua Ignota de la abadesa? ¿Os ha inspirado para escribir las letras? 

Tiene significados infinitos. Todo en Wind Atlas gira en torno a la potencialidad del lenguaje y los límites de lo decible.

Muchos músicos utilizan una glosolalia cuando cantan. Para mí es algo muy primitivo, en mi caso no es un lenguaje sistematizado, es algo más intuitivo, más fónico, que no sale de mi mano, sino de mi voz. A mí personalmente me ayuda a expresar cosas que siento pero que no quiero que coagulen del todo, me gusta esa potencialidad significativa. De esa potencialidad huidiza hablan todas las canciones de "Lingua Ignota", tanto las cantadas en un código descifrable como las que no.

 

 

Parece un álbum muy meditado. ¿En qué momento y de dónde salieron las ideas?

En realidad es un disco muy intuitivo. Las ideas se van gestando a lo largo del tiempo y se van materializando y tomando forma a medida que se van expresando. No hay un momento concreto.

 

¿Qué historia queréis contar? ¿Qué reivindicáis?

Revindicamos la resistencia íntima, los rituales propios, el conflicto, los trances profanos, la sacralidad de los espacios cotidianos y la heterodoxia.

 

 

¿En qué sonoridad queríais ahondar para este disco?

No buscamos ningún sonido premeditado. Sí sabíamos que queríamos un disco en el que la percusión tuviera mucha importancia, que estuviera más presente. También sabíamos que no queríamos limitarnos, ni pensar en el disco que queríamos hacer, simplemente quisimos explorar un montón de caminos posibles, no ceñirnos a un sonido demasiado homogéneo.

 

Andrea tiene una voz muy versátil, con muchos claros y oscuros. En "Lingua Ignota" habéis utilizado muchos efectos vocales que la potencian. Incluso una de las canciones, "The Joy of Auloniad", se nos presenta a capella. ¿Es la voz vuestra principal seña identificativa?

No sé si eso podemos decirlo nosotros, supongo que una de ellas, sí.

 

"Lingua Ignota" no ha perdido la esencia del anterior álbum ("The Not found") pero tiene un sonido más oscuro. Además, regresáis reconvertidos en cuarteto (Sergi, Andrea, Raúl, Iván). ¿Podéis señalar los cambios dramáticos de Wind Atlas entre uno y otro disco?

Para empezar, somos uno más, sí: ese es el mayor cambio, los teclados. "The Not Found" es un disco más letárgico, con una cadencia más melancólica. "Lingua Ignota" está más emparentado con el fuego, mientras que "The Not Found" lo estaba con el agua.

 

 

 

En biología la muda de piel de algunos animales se llama ecdisis. Le habéis puesto este nombre a uno de vuestros temas. ¿Se puede hacer una doble lectura que hable sobre vosotros? En caso afirmativo, ¿de qué os habéis despojado?

Las interpretaciones no son siempre tan estrictas. Nos hemos despojado de muchas cosas, pero también nos hemos llenado de otras.

 

Lo vimos en el EP con Ophelia, también en el primer disco con Sulamith y en este último con Hildegarda o "Demona… ¿Por qué habéis elegido estas mujeres/personajes? ¿Qué tipo de conexión tenéis con ellas?

Son diferentes encarnaciones de una misma nada. Todas son imprecisas y están muy diluidas, pero para mí son muy poderosas. Inconscientemente me comunico muchas veces a través de estas figuras, a veces inventadas, a veces prestadas, a veces reinterpretadas.

 

¿En la vida real sois tan místicos como vuestra música?

¿Qué es la vida real?

 

Comentarios
Aitana Colina

Fuerte tendencia a serle infiel a la realidad. Hay tres acciones que la acompañan desde siempre; cantar, leer y soñar. Desde que tiene uso de razón alimenta sus oídos con melodías de diferentes partes del mundo, pero entra en trance con cualquier tipo de música que le muerda las entrañas. Entre sus debilidades musicales podemos encontrar a Eva Cassidy, Dobet Gnahoré, John Butler, Regina Spektor o The Wood Brothers. Cuando acabó la carrera de periodismo decidió apostar por la música, y ahora le dedica la mayor parte de su tiempo y energía. 

Artículos relacionados (por etiqueta)

Más en esta categoría: « Lee "Scratch" Perry Invisible Harvey »