Menu

Paul-01

St. Paul And The Broken Bones

Mucho soul… Y mucho tempo

 

Luis Meyer

 

Hubo un tiempo, hace unas cuantas décadas, en que decir ‘soul’ tenía mucho que ver con lo que hoy denominamos pop: un estilo capaz de englobar muchos otros; en aquel caso funk, blues y hasta rock and roll, pero con una pátina especial de sentimiento, intensidad y sensualidad que le hacía digno de ese nombre (en español, alma). La banda americana St. Paul and The Broken Bones resucitan ahora el soul en su vertiente más urgente y rabiosa, y demuestran que la música negra, ni tiene fecha de caducidad ni necesariamente tiene que estar interpretada por músicos negros. Entrevistamos al guitarrista Browan Lollar y los veremos en nuestro país los próximos 15 (Bikini, Barcelona) y 16 de marzo (Teatro Barceló, Madrid). Una experiencia intensa.

 

Son una banda relativamente joven, pero su música tiene referencias con más de cuatro décadas. ¿Fueron los chicos raros entre sus compañeros de clase por escuchar soul y blues en lugar de pop o hip hop?

La verdad es que somos un grupos muy abierto de mente, y eso incluye nuestras influencias. Y la banda abarca un abanico muy amplio de edades, hay gente joven, pero también más madura: de 23 a 45 años. Así que tenemos influencias que vienen de todas las direcciones. Cuando yo era más joven, reconozco que era un poco bicho raro entre mis compañeros de instituto, musicalmente hablando, claro. Pero también me gustaban algunos temas ‘mainstream’ que escucho en la radio comercial, algo que me sigue sucediendo hoy en día.

 

Paul-02

 

Ustedes han dicho que su principal fuente de inspiración es Otis Redding…

Desde luego, para nosotros es un maestro de lo más inspirador. Pero no es nuestra única influencia. Cuando hablamos de soul, nuestro referentes son muchísimos. Ahí van algunos: Willson Pickett, O.V. Wright, Sam Cooke, Staple Singers, Donny Hathaway, Clarence Carter, Booker T. and the MGs, William Bell, Aretha Franklin, Arthur Alexander, Etta James, Jimmy Hughes, Jackie Wilson, Al Green, Marvin Gaye, Howard Tate… La lista es interminable.

 

Su banda es realmente numerosa. ¿Cómo se ponen de acuerdo a la hora de componer?

Casi todas las canciones las escribimos todos juntos, metidos en una habitación. Suele aparecer uno de nosotros con una idea de ‘casi’ canción, y el resto la completamos a base de tocar nuestros instrumentos, hasta que el tema funciona… O no.

 

 

Hace unos años, el folk vivió una auténtica resurrección y puesta al día con bandas de nuevo cuño, que pegaron con fuerza en audiencias habituadas al pop. ¿Creen que un conjunto como el suyo puede, igualmente, despertar ahora el interés por el soul en un público joven?

Yo creo que la gente siempre conecta con la música cuando es real y auténtica, eso es algo que nunca va a cambiar. Estoy convencido de que mientras sigamos escribiendo con el corazón, siempre tendremos enfrente a gente dispuesta a escucharnos.

 

¿Queda aún algo por inventar en la música soul?

El soul siempre ha estado ahí, nunca se ha ido. Es una manera de envolverte durante un rato en sonidos cargados de sentimientos. No se trata de inventar o no, sino que de la música soul nunca desaparecerá porque es algo muy honesto.

 

Paul-03

 

Van a venir a tocar a España… ¿Qué podemos esperar de su directo?

Nuestros conciertos son muy energéticos e impredecibles. Tratamos de conectar con el público todo lo posible. Paul ya es conocido por mutar de pronto en improvisado monologuista, o por recorrerse la estancia de una punta a otra. Nunca sabes muy bien con qué va a salir… Pero en cualquier caso, siempre es divertido.

 

El nombre ‘Broken Bones’ (huesos rotos) tiene toda la pinta de esconder un buena anécdota detrás…

Realmente, "The Broken Bones” fue el nombre de la primera canción que compusieron Paul y Jesse (bajista). Además, Jesse solía llamar a su colega "St. Paul", en tono de broma, porque no fuma ni bebe. Ese es el origen real del nombre. Pero es curioso que en nuestro primer concierto como banda, el trompetista se rompió un pie. Tal ves el nombre tuvo algo que ver con esto, como una maldición.

 

Paul-04

 

¿Cómo ha sido la grabación del disco? Habéis buscado un sonido menos producido para lograr ese efecto ‘vintage’?

Nuestro productor Ben Tanner (Alabama Shakes, The Bear, The Pollies) produjo el disco en The Nutthouse en Sheffield Alabama, y lo mezcló en cinta en FAME Studios. Nosotros habíamos decidido precisamente grabarlo en cinta analógica, y no por pistas, sino tocando todos a la vez en una habitación. Paul cantaba en una cabina de voz aislada, pero al mismo tiempo y sin efectos. No creo que estuviéramos buscando específicamente un sonido antiguo, sino que estábamos más interesados en capturare el espíritu auténtico de la banda. Irónicamente, creo que esto es lo que hacían también los músicos de los 50 y los 60.

 

Luis Meyer

Ha publicado en El País, Público y muchas revistas de esas que se imprimían en papel sobre temas que van del narcotráfico colombiano a los vestidos de novia de Rosa Clará, ha entrevistado a ministros, deportistas, teólogos, economistas, premios Nobel, artistas, a políticos fascistas, comunistas y socialistas… Y a Rosa Clará, por supuesto. Sólo ha mantenido una constante en su esquizofrénica carrera: la música. Go Mag acogió su dudosa prosa hace una década y eso le ha permitido acercarse a sus ídolos sin parecer el ‘groupie’ enfermizo que en realidad es: Yo La tengo, The Breeders, Stereolab, Interpol… Ha entrado en Blisstopic solo porque intuía que le íbamos a dar la entrevista a Mogwai

Más en esta categoría: « Of Montreal The Sunshine Underground »