Menu

is1

Is Tropical

Episodios rítmicos

 

Albert Fernández

 

¿Alguien escucha discos enteros todavía, más allá de este mundo aparte de melómanos y freaks musicales? Eso mismo pensaron los miembros de Is Tropical después de amasar éxitos con su anterior disco, girar por el mundo e ir alumbrando nuevas canciones en cada estancia a través de los cinco continentes, dándose cuenta de que cada melodía define un mundo, y por lo tanto merece un espacio. De esa inquietud creativa, de avance y mutación, surgió la idea de "Black Anything" (Axis Mundi Records), un tercer disco que no llega de una sola pieza, sino que aparecerá por entregas a lo largo del año: cinco vinilos de 10", de acuerdo a la atmósfera de cada continente, con dos canciones cada uno. De momento, ya tenemos aquí el primer corte, "Black Anything Pt. 1", a la banda inglesa de gira por nuestro país, y a unos de sus miembros, Dominic Apa, deseoso de explicarnos cosas y pitufar sobre música. 

 

 

 

Imagino que ya habéis respondido esto muchas veces, pero es inevitable tocar el tema:  ¿A quién se le ocurre la idea de editar un álbum en 5 entregas, cada 2 canciones, y que representa para una banda hacer un álbum como éste? 

Creo que la idea se fue formando de manera natural, porque cambiamos de sellos. Empezamos en el sello de Graham, de Crystal Fighters, llamado Axis Mundi Records. Fuimos a Brooklyn en verano, para ver el estudio, conocernos y hablamos, a rasgos generales, de sacar música juntos, tan pronto como fuera posible. Teníamos suficientes canciones para sacar un LP, pero decidimos parar y posar una mirada global sobre todo el asunto. Por ejemplo, no tiene sentido que una banda como nosotros manofacture cd's, eso ya no tiene sentido. Tampoco nos hacía ilusión sacar adelante todo un disco, cuidando cada pequeño detalle, para después conseguir que la gente escuchara un par de canciones a lo sumo, y rezar para que se llevaran una impresión general del álbum. Así que creo que la idea surgió de la combinación de que teníamos este nuevo sello, y gente como Graham, que siempre nos ha apoyado y ha sentido el potencial de Is Tropical, más el hecho de querer aproximarnos a esa intención más artística de hacer música. Así que sacar el disco por entregas tiene una carga de intenciones. Estoy seguro de que tendrá sus desventajas también...

 

¿Creéis que este gesto puede hacer variar en algo la manera en que la mayoría consume música hoy en día? Ya no queda mucha gente que escuche discos enteros, así que tal vez vuestra estrategia por entregas sea dar en el clavo. 

Creo que, de hecho, mucha gente escucharía todavía un disco de principio a fin. Tal vez la razón por la que no lo hacen es que les es más familiar una parte, tal vez el problema está en la manera en que estamos haciendo música. Yo crecí en la era de los cd's, en los 90, cuando se nos presentaba eso como el único y verdadero futuro, cuando se ha demostrado que no era así, se trataba más bien de un interés de las discográficos y los distribuidores. Creo que si tienes compromiso con tu proyecto, cualquier banda puede lograr ser escuchada. 

 

is2

 

 

¿Cuando decimos "Black anything", con ése 'black', debemos pensar en vinilo?

El título tiene más que ver con que sentimos las canciones oscuras en algún punto, incluso apocalípticas, y apelamos a esa oscuridad. 

 

Además, las canciones del disco se grabaron en los cinco continentes, redondeando el asunto de las entregas. ¿Estaba planeado desde el principio, o es algo que fue surgiendo?

Es algo que fue sucediendo de manera gradual. La idea es que el disco saldrá en 5 entregas en vinilo, con un artwork muy elaborado, y cuando los juntes, la cosa cobrará otro sentido. El disco llevó mucho viajes para llevarlo a cabo. Las dos primeras sesiones, que tuvieron lugar en Murcia, se dieron porque teníamos tiempo libre, después de un festival, y alquilamos un sitio para compartir ideas después de tantos días tocando juntos. Eso empezó la historia. Estábamos un poco nerviosos por hacer demasiado ruido en aquella casa (risas), pero estábamos excitados con lo que teníamos, no podíamos esperar. A veces tardas meses en llegar al estudio para grabar algo que te inspiró un día, y entonces no puedes recuperar el sentimiento de aquel momento. Pero si haces algo del trabajo estés donde estés, puedes volver a Londres y mezclarlo, arreglarlo como sea. Lo más interesante es que, en vez de tener un bloque de tiempo para grabar todo el disco, estábamos viajando a sitios completamente diferentes, y dejando que esas influencias se filtrasen en las canciones. Así les dimos un tratamiento mucho más individualizado a las canciones, y supimos capturar el sentimiento de cada una. Con el ordenador es muy fácil grabar unas baterías o una guitarra. 

 

 

 

 

En esta primera entrega del disco intuimos que habéis dado un paso adelante en el terreno electrónico. "Crawl" y "On my way" son un poco menos pop, y algo más electrónicas. 

Sí, estoy de acuerdo. Con el segundo disco, tuvimos la sensación de 'vale, ya somos una banda', así que empezamos a tomarnos la composición más seriamente, poníamos atención en las armonías vocales, ese tipo de cosas. En todo caso, se trataba de algo más clásico y pop. Como has dicho, teníamos esa inercia electrónica, siempre hemos tenido ganas de usar más sintetizadores, efectos con pedal. Una vez nos dimos cuenta de que ya éramos músicos, pensamos que ya podíamos meternos en todo eso (risas).  

 

Lo cierto es que cuando la temporada pasada escuchábamos "I'm Leaving" (Kitsuné, 13), nos encontrábamos con una buena mezcla de canciones pop, algo de garaje, sonidos rudos, y algún detalle electrónico. Una buena batidora, pero nada que ver con lo que encontramos en la primera entrega de "Black anything". Aquí está todo limpio, la sensación es de agua cayendo, otra cosa.  

Sí, nuestro anterior disco para nosotros funcionaba como una gran colección de ideas. Fue interesante hacerlo, porque hace dos año no teníamos ni idea de a qué queríamos sonar. Con "Black anything" hemos llegado a otro estado de crecimiento. Por ejemplo, repetir una base hipnótica, o una línea de bajo, y poder escucharlo durante horas... Esa parcela de experimentación siempre ha sido muy inspiradora para nosotros. Siento que en nuestra generación los pioneros de la electrónica son los que están llevando la música hacia adelante. Nos encanta las guitarras, pero nos imaginábamos creando un gran ritmo que la gente pudiera escuchar una y otra vez. Queríamos retarnos, probar cosas. Si alguien nos dice 'me encanta como hacéis esto', entonces la próxima vez intentaremos hacer tan bien como podamos lo opuesto. 

  

Y creo que el giro os ha salido bastante bien. Escuchas una canción como "Crawl", y no necesitas ponértela varias veces más para que se te quede en la cabeza. La voz de Kirstie y el loop rítmico es contagioso a más no poder. 

Gracias, tío. Ese cambio era algo que necesitábamos. Poder extender un ritmo, estirarlo para crear esa órbita lineal que se repite y se apodera de ti. 

 

¿Cuándo decidisteis que Kirstie Fleck, cuya voz conocemos todos de aquel hitazo vuestor, "Dancing anymore", se uniría de manera estable a la banda? 

Muchas de las composiciones se hicieron durante las sesiones en el local de ensayo. Escribir canciones para el otro es algo que nos gusta hacer, y después de la gira, con Kirstie en los conciertos, sentimos que tenerla era una gran oportunidad, y no podíamos dejarla pasar. 

 

La segunda canción de esta primera entrega, "On my way", no tiene la animación de "Crawl", pero es otro diamante: una balada disco y épica, con una aire a lo James Blake. Me llevó a pensar en algo que, de otra manera, también había sentido con vuestro anterior disco, en canciones como "Leave the party": siempre se da una alternancia entre euforia y tristeza en los cancioneros de Is Tropical. 

Sí, desde luego. Cantar una canción sobre morir, y tener a la gente bailando, tiene su aquel. Es algo importante de la música pop, algo que me inspira: ese contraste, las muchas maneras en que puedes decir una cosas. Este disco tiene mucho de oscuro, pero no tiene sentido hacer canciones lastimeras que hagan llorar a la gente. La música es una de las cosas que te hacen pensar en las cosas importantes que te suceden, así que es fácil escribir sobre ello. En general, no soy muy fan de las canciones que te cuentan cosas estilo 'fui a esta tienda, mi vida es maravillosa, blah blah'... Creo que la música te da la oportunidad de entrar en contacto con contextos más serios, y aún así pasarlo bien. 

 

 

is5

 

 

Vuestros grandes hits son canciones muy animadas, como "Lover's cave" o "Dancing anymore", pero nunca renunciáis a las piezas más blandas, como "On my way". Lo mejor de todo esto, es que me da la impresión de que es algo que no forzáis, que emerge de manera natural.

Sí, algo a lo que nos animó mucho el productor es que, si las letras nos llevaban en una dirección, no deberíamos escribir una parte de guitarra, o una parte instrumental, que apuntara hacia otra. Las canciones deben crecerse por sí solas, alcanzar la dimensión emocional que les pertenezca. Los sonidos pueden añadir mucha profundidad a ese sentimiento. Quieres llevar a la gente de viaje. La idea es ser sincero y apuntar siempre en una dirección, no esconderse tras trucos musicales. Una canción triste como esa puede surgir en un lugar como México, y para nosotros eso es apasionante: hacer aflorar una canción triste en un lugar donde el ambiente es justo el contrario. 

 

Explícanos cómo ha sido trabajar con Luke Smith, productor de bandas como Depeche Mode y Foals. En el disco hay capturas de sonido ambiente de esos lugares del mundo donde estuvisteis durante la grabación, ¿verdad? 

Sí, hay un montón de sonidos ambiente, es algo que queríamos tener en las canciones. Con Luke fue todo muy cómodo y estimulante, es alguien que sabe como empujarnos. Si quiere enfadarnos, picarnos, sabe como hacerlo, por ejemplo. Además, él entiende lo que pasa en cada canción, y tiene conocimientos técnicos que se nos escapan. Más allá de eso, conecta con nosotros a un nivel mental, y eso es sensacional, porque nos relaja y nos lleva a estar contentos para probar cosas como esos sonidos en Central Park, o los coros en los túneles del metro, ... Luke es un maestro increíble para lanzarte a esos retos. No va a cuestionar tus letras, por ejemplo, pero si te invita a ser un músico y experimentar con los sonidos. 

 

Una pregunta un poco tonta: con el tiempo que pasa entre cada una de las entregas, ¿no se abre un poco una puerta a volver a las canciones, tratar de arreglar algo que no os acabe de convencer? 

Siempre está cambiando, así que, esta vez, en vez de grabar todo y lanzar el disco e irnos de gira, las dinámicas cambian. Sacando el disco gradualmente, cada vez que aparezca una entrega, trabajaremos con ella de una manera diferente: haremos sonar las canciones en la radio, las testaremos tocando en los conciertos y festivales, y todo eso sucederá al tiempo que el disco 'todavía está saliendo'. Durante los próximos doce meses estaremos en una situación interyacente, del todo estimulante. 

 

No puedo despedirme sin hablar de vuestros vídeos. Después de perlas como "Dancing anymore" o "Lover's cave", dirigido por Richard Kern, dos vídeos que causaron gran revuelo por su apuesta estética y su despelote, ¿tenéis pensado volver a lanzar algo así de... excitante? 

Desde luego, los vídeos son una parte importante para entregar nuestro trabajo al público, por ejemplo a nivel de las metáforas que puedes usar en ellos, y nos da la oportunidad de trabajar con gente de mucho talento, incorporar sus visiones e interpretaciones a nuestro mundo. Creo que tenemos mucho en lo que pensar, además de la música, porque es importante que los vídeos se adentren y plasmen aquello que anida en la música, y eso no significa únicamente forzar los límites o impresionar a la gente. 

 

 

 

 

Gira de Is Tropical 2015:

 

29 enero– Barcelona – Sala Bikini

30 enero – Madrid – Teatro Barceló

7 febrero – Zaragoza – Centro Musical y Artístico Las Armas

 

is3

 

 

 

 

Albert Fernández

En el desorden de los años, Albert Fernández ha escrito renglones torcidos en publicaciones como Mondo Sonoro, Guía del Ocio o Go Mag, tiempo en el que ha tenido oportunidad de ir de tapas con Frank Black o escuchar a Patrick Wolf bostezar por teléfono. Además, ha sido jefe de redacción de las secciones culturales de H Magazine, y ha aportado imaginación tras los micrófonos de Onda Cero, Cadena Ser y Scanner FM, donde facturó la sitcom musical de creación propia “2 Rooms”. Aunque sabe que no hay lugar mejor que aquel de donde viene, a Albert no le hubiera importado nacer en Gotham City o en el planeta Dagobah. Con tendencia a la hipérbole y a la imaginación desatada, Albert sigue buscando el acorde que dé la vuelta a sus días.

Lee lo útimo de Albert clicando aquí

albert@blisstopic.com

 

Más en esta categoría: « Montgomery The New Raemon »