Menu

jayhawks-01

The Jayhawks

Mirando hacia atrás sin ira

 

Half Nelson

 

Después del recopilatorio “Music from the North County” (American / Sony, 2009), donde se recogía lo mejor de los estadounidenses The Jayhawks y de las sucesivas reediciones de sus dos primeros discos capitales “Hollywood Town Hall” (Def American, 1991 / 2011) y “Tomorrow the Green Grass” (American, 1995 / 2011) la banda de Minneapolis The Jayhawks reedita sus tres siguientes LPs. Tres discos –“Sound of Lies” (American, 1997), “Smile” (Columbia, 2000) y “Rainy Day Music” (American, 2003) que resumen una época de esplendor y reconocimiento de la música de raíz americana y como esa relativa popularidad se intentó transformar en un gran éxito que, a la vista está, nunca llegó a producirse. Un muy bello fracaso, en cualquier caso. The Jayhawks estarán de gira por la Península el 14 de julio (Apolo, Barcelona), 15 de julio (Loco Club, Valencia) y 17 de julio (Portamérica, Negrín, Pontevendra).

 

La reedición de estos tres discos –el pasado 1 de julio en formato CD con temas extras y nuevos libretos, y el próximo 5 de agosto en doble vinilo– no sólo nos da la oportunidad de charlar por teléfono con Gary Louris (miembro fundador y principal compositor desde 1995) sino que ha propiciado que la banda se ponga de nuevo en marcha con una gira que esta semana pasa por nuestros escenarios. Aquí os dejamos el contenido de nuestra entretenida llamada a casa de los Louris.

 

Hola, llamo de Barcelona para la entrevista, ¿quién eres?

Soy Gary, ¿quién debería ser?

 

Ah, hola Gary, encantado. No estaba seguro si la entrevista sería contigo o con Marc (Perlman, junto a Gary Louris el único miembro estable en los veintinueve años de historia del grupo)…

No, Marc no va a hacer entrevistas porque ya no está en el grupo. (extremadamente seco)

 

Pero sí que iba a estar en la gira, así se ha anunciado…

No, es importante que sepas que Marc ya no está en el grupo…

 

De acuerdo, empecemos la entrevista entonces.

De acuerdo.

 

En primer lugar, ¿porqué se decidió sacar las tres reediciones al mismo tiempo? Estos tres discos se editaron originalmente a lo largo de seis años.

La idea era reeditar todos los discos paulatinamente, pero después de reeditar en 2011 “Hollywood Town Hall” (Def American, 1991) y “Tomorrow the Green Grass” (American, 1995) tuvimos que parar porque el sello se movió de Columbia / Sony a Universal y cambió todo el equipo con estábamos trabajando en las reediciones. Pero en el fondo creo que sacarlos todos juntos nos beneficia, por que si los hubiéramos sacado de uno en uno nadie se hubiera dado cuenta.

 

Entonces ya sólo quedará un disco pendiente de reeditar, “Mockinbird Time” (Rounder, 2011), que entiendo que es demasiado reciente.

Sí, es un disco muy raro y no me importa cuándo se va a reeditar. (risas)

 

Sí, pero…

Disculpa tienes razón, es demasiado reciente para reeditarlo ahora… (rectifica lo que entiendo que es un ataque al sello Rounder con quien no acabaron demasiado bien).

 

Te decía lo de que me sorprendía que se reeditaran juntos porque son tres discos muy diferentes entre si desde el punto de vista del estilo, del enfoque artístico de cada uno de ellos. Un fan nuevo que los escuche todos juntos ahora pensara “caray, estos tíos son capaces de hacer muchas cosas muy diferentes”.

Es cierto, intentaré aclararle las ideas a ese fan (risas). Hay dos tipos de bandas, las que son consistentes en hacer siempre lo mismo y las que experimentan e intentan salir de su nicho. Supongo que eso es algo extraño que puede confundir a la gente, pero lo importante es que todo lo que hicimos nos ayudó a crecer y a desarrollarnos como banda y también como personas. Unas veces tuvimos éxito y otras fracasamos, pero siempre seguimos avanzando y pensando que aunque no probáramos cosas nuevas íbamos a morir igualmente. “Rainy Day Music” (American, 2003) fue volver a una especie de folk y a un enfoque más acústico, que era algo que no habíamos hecho en mucho tiempo, además fue el primer disco que grabamos en directo, cosa que nunca habíamos hecho hasta entonces.

 

jayhawks-02

 

Desde un punto de vista personal, ¿cómo te sientes ahora con esos discos? Sobre todo en relación a cómo te sentías con ellos entonces, cuando fueron publicados. Quizás en “Sound of Lies” estabas enfadado con Mark Olson y, pese a que ya habías escrito canciones para los discos anteriores, quisiste demostrar que podías ser tan buen compositor como él, que acababa de abandonar el grupo.

No estaba enfadado con Mark. Fue su decisión y tuve que aceptarla. Como banda llevábamos juntos diez años y a nivel personal hacía mucho más que nos conocíamos. No estaba enfadado, estaba asustado y excitado ante la enorme oportunidad que tenía ante mi. La belleza de “Sound of Lies” es que no intenté demostrar nada a nadie a parte de a mi mismo (risas). La actitud de la banda era bastante “qué les jodan” y perdona mi lenguaje: “no gustamos a nadie y nunca gustaremos a nadie, así que podemos hacer lo que nos venga en gana”. Lo único que queríamos era hacer el mejor disco posible sin importarnos nada más. Lo peor que puede hacer un artista es hacer las cosas pensando en que van a gustar a los demás. Aprendí eso hace muchos años y lo sigo aprendiendo cada día.

 

Esa es la actitud detrás de una canción como “Big Star”, donde os reíais de los que querían triunfar a toda costa…

También me reía de mi mismo ahí. Después de una canción como “Blue” (de “Tomorrow”… que se convirtió en un éxito en las radios universitarias y apareció en anuncios y películas) y de tener bastante éxito vi que nunca íbamos a ser realmente grandes. La canción habla de ser una gran estrella, pero no todo el mundo puede ser una gran estrella. Hay mucha gente que queda en esa gran área gris que hay entre la gran estrella y el fracaso absoluto (estoy de acuerdo en que es una gran área, pero no en que sea gris). De todos modos, nunca quisimos ser Lady Gaga o Eminem. Existe ese término medio que no tiene nada que ver con la mediocridad.

 

Hablemos entonces de “Smile” (Columbia, 2000), que es vuestro intento de sonar más grandes, con un gran productor (Bob Ezrin, que había producido a Lou Reed, pero también a Alice Cooper y Pink Floyd) y con muchos sonidos diferentes en el disco.

Me encanta ese disco, pero sí que es cierto que intentamos hacer un gran disco de pop para ver hasta dónde podíamos llegar. Quizás no dejamos llevar por lo que describía en la canción “Big Star”, pero lo cierto es que yo me encontraba en un gran momento entonces: estaba casado y acababa de tener un hijo… todo era terriblemente positivo a mi alrededor (lo dice con una cantinela ensoñadora). Pensábamos que podíamos progresar hacia una audiencia mayor. Que íbamos a perder seguidores, pero que íbamos a ganar muchos más. Queríamos coger a los aficionados a la música de raíz y llevarlos hacia el pop. El disco es a la vez un éxito y un fracaso, está muy descompensado. Probablemente, contiene algunas de nuestras peores canciones, pero también algunas de las mejores. Hay cuatro canciones que no deberían de estar en ese disco, igual que hay tres que no deberían estar en “Rainy Day Music” (American, 2003), ojalá hubiera tenido mejores canciones en esos momentos. Sinceramente, creo que nuestros discos siempre han valido la pena porque en todo momento hemos dado lo mejor de nosotros mismos y siempre hay unas cuantas buenas canciones en cada uno de ellos. Pido perdón por las malas, pero no me arrepiento de haberlas probado, quizás hay alguien por ahí para quien son sus canciones favoritas, quién sabe (risas). Quizás alguien me las pida en algún concierto… Hasta los Beatles tenían “Maxwell’s Silver Hammer”, todo el mundo puede equivocarse (risas).

 

Veo en vuestro setlist de Des Moines (del pasado 20 de junio) que apenas hay cuatro canciones de “Smile” (“I’m Going to Make you Love me”, “A Break in the Clouds”, “Baby, Baby, Baby” y “Somewhere in Ohio”), esas son las buenas que comentabas…

Bueno, el setlist está todavía evolucionando y nos gusta tocar cosas diferentes cada noche. El problema con las canciones de “Smile” es que son muy complicadas, hay programaciones…

 

jayhawks-03

 

Bueno, yo creo que el “problema” en “Smile” son más los arreglos que las canciones en si mismas. ¿Nunca has pensado en rehacerlas? Ya sé que no puedes volver a grabar el disco, pero quizás esta gira sea una buena oportunidad de cambiar los arreglos de esas canciones.

Lo último que quiero hacer es ponerme a regrabar viejo material. No estoy de acuerdo contigo en lo de los arreglos. Es sólo una cuestión de gustos. Yo como compositor sé que se puede disfrazar a un cerdo, pero que nunca dejará de ser un cerdo (risas). No le dé más vueltas, las canciones no son suficientemente buenas y yo soy el culpable, ya está. Nunca culparé a Bob, es un fantástico productor y un buen amigo que hizo su trabajo lo mejor que pudo con el material que le dimos. Usamos programaciones en otras canciones que seguro que te gustan como “Queen of the World” e incluso texturas en alguna de “Hollywood…”, no es ese el problema.

 

Hablemos de “Rainy Day Music” (American, 2003). Para mi es uno de vuestros mejores discos y es realmente emocionante poder volver a escuchar esas canciones en directo. Para mi es mucho más emocional que “Smile”, no sé si esto tiene algún sentido para ti. Volver a escuchar ese disco es como volver a…

…¿encontrar un viejo amigo?

 

Sí, muy posiblemente. En primer lugar, el sonido acústico parece una reacción a “Smile”

Lo es (risas). Queríamos hacer lo de siempre con un enfoque nuevo, así que decidimos que todo fuera más sencillo: grabar en directo en el estudio. “Smile” y “Yankee Foxtrot Hotel” (Nonesuch, 2002) de Wilco era muy complicados, así que parecía revolucionario sacar un disco acústico y así lo hicimos. Es el disco más fácil para tocar de gira en solitario porque es como un disco de un songwriter, así que me es muy familiar, ya que tocado muchas de esas canciones durante muchos años. Es normal que te guste más “Rainy…”, es lo que prefieren la mayoría de los hombres, en cambio a las chicas les gusta más “Smile”.

 

Siempre me han parecido bastante curiosos (y estudiados) los títulos de los discos de The Jayhawks. ¿Podrías explicarnos los orígenes de esos tres títulos? “The Sound of Lies” me parece un título bastante provocador en un negocio donde todo el mundo presume de la sinceridad de sus canciones.

No recuerdo exactamente porqué le pusimos ese título. Efectivamente, en aquella época todavía existía esa vibración de “sinceridad” alrededor de la música independiente, que es lo que se supone que nosotros hacíamos (pese a estar en la poderosísima American Recordings de Rick Rubin), pero en el estudio estábamos muy nerviosos y teníamos en el estómago la misma sensación que cuando estás mintiendo, alguien lo mencionó y acabó en el título. “Smile” viene del disco oculto de los Beach Boys, que en aquel momento aún no se había publicado (el que tenía que ser la continuación de “Pet Sounds”, se grabó entre 1966 y 1967, pero no se publicó, en una versión diferente a la planeada, hasta 2004 como “Brian Wilson presents Smile”). Siempre admiré a The Replacements por tener el valor de titular un disco como The Beatles –“Let it Be” (Twin/Tone, 1984)– y “Smile” es muy homenaje a todos ellos. Además, de algún modo, “Sound…” es un disco deprimente, así que “Smile” tenía que ser más alegre. En cuanto a “Rainy…”, siempre me ha gustado la lluvia y el agua, además siempre me gustó mucho la canción de Bob Dylan “Rainy Day Women…” y lo que sea… (el título entero es “Rainy Day Women #12 & 35”, la primera canción de “Blonde on Blonde”). Si te fijas, en muchas de mis canciones aparece el agua o la lluvia… Soy un tipo acuático (risas).

 

(Risas) Tanto que acabaste dentro de la piscina en el vídeo de “Save it for a rainy day”

Es verdad.

 

Mary-Louis Parker estaba fantástica en ese vídeo, ¿cuál era vuestra relación con ella?

Es una gran fan del grupo. Había venido a varios conciertos y nos hicimos amigos. Ella insistió en salir en un vídeo nuestro y propuso cómo debíamos hacerlo. Fue divertido y ella está muy guapa, pero el vídeo es horroroso…

 

 

 

 

Half Nelson

Crítico musical que ha visto multitud de modas y estilos nacer, crecer, multiplicarse y morir desde que empezara a colaborar en Ràdio Ciutat de Badalona en 1993. Fan del jazz y del pop británico, aunque todavía impactado por el drum’n’bass, su firma se ha visto prácticamente en todas las cabeceras de prensa independiente (Mondo Sonoro, Go Mag, Rockdelux, Suite, Trax/Beat…) y radio online (ScannerFM) y por su grabadora han pasado muchos de los grandes (Costello, Lowe, Hitchcock, Mills, Craig, May, Saunderson, Gelb, Calexico, Goldie, Size, Flaming Lips, Bon Iver…). También ha contribuido con varios capítulos a “Loops” (Mondadori, 2002) y a “Teen Spirit. de viaje por el pop independiente” (Mondadori, 2004).

 

half@blisstopic.com

Más en esta categoría: « Joe Henry El Último Vecino »