Menu

MujeresOlivier-Donnet

Mujeres

Regreso al pasado

 

Héctor Ortega 

 

Mujeres tienen nuevo material bajo el brazo. “Aquellos ojos” (Canadá, 14) es un EP de cuatro temas cantados en castellano que, sin perder la urgencia y la frescura que siempre ha caracterizado a la banda barcelonesa, desprende un aroma añejo, como de pop español de hace cinco décadas. Hablamos con Pol y Arnau, la nueva incorporación a la batería tras la marcha de Martín del grupo al poco de haber grabado estas canciones que ahora nos ocupan, para que nos cuenten un poco el porqué de este ligero giro de timón estilístico, nos desvelen algunos planes de futuro y hasta nos cuenten alguna batallita del pasado. 

 

Lo primero que llama la atención del nuevo EP es el cambio de idioma de Mujeres, pasando del inglés habitual al castellano. ¿Se trata de algo circunstancial o viene para quedarse?

Pol: Es algo totalmente circunstancial. De hecho tanto en la demo como en el segundo LP hay temas en castellano, de algún modo ha sido una constante. La gente siempre nos ha pedido que nos pasemos al castellano pero es evidente que seguimos nuestro propio criterio. Con Canadá decidimos hacer una edición especial para acompañar el single de “Aquellos Ojos”, que de hecho fue un descarte de Soft Gems” (el disco anterior). No nos gustó cómo había quedado (demasiado limpio, había perdido frescura), y como el tema nos gustaba mucho, decidimos dedicarle un 7” entero. Como la canción estaba cantada en castellano, decidimos acompañar el single con 3 canciones más en castellano. Es una simple cuestión estética, todo el disco suena como añejo, como de los 60. La idea era un poco emular a todas esas bandas de rock'n’roll que cantaban en castellano. Pero lo del castellano solamente es válido para este “proyecto”, no supone un cambio de rumbo, en absoluto. Nunca me he fiado de estos cambios drásticos, a principios del 2000 todos los grupos empezaron a cantar en castellano y lo encontré bastante raro. Eso sí, en nuestros futuros discos seguro que cae algún tema cantado en castellano.

 

"Aquellos ojos" es un hit instantáneo, un clásico como de Fórmula V. Después de sacarla en el local de ensayo, ¿uno sabe que acaba de hacer una canción especial, de haber dado con la tecla adecuada, o se tienen las mismas sensaciones que con cualquier otra canción del repertorio?

P: Tengo dudas de si esa canción salió en el local o en una furgoneta de vuelta de algún concierto. Estábamos dándole vueltas a esas notas y Martí cantó eso de los “ojos turbios”. La frase nos cundió y nos remitía a un tiempo pasado, a una sensación concreta, como algo cañí o jodido, muy español, tierno y peligroso. Los acordes son los de toda la vida, esas notas siempre funcionan y son una auténtica máquina de hits. A nosotros nos encantó, eso sí, éramos conscientes de que era un tema muy sencillo y más bien, como dices, de radio fórmula (si es que te referías a eso con lo de Fórmula V, que no tengo ni puta idea de lo que es), bastante alejado de lo que veníamos haciendo en el local. Empezamos a darnos cuenta de que era un “hit”, por así decirlo, al ver la respuesta de la gente en los directos y a partir de ese vídeo que grabamos en un baño en Valencia. Aparte de los acordes, creo que suma puntos el hecho de que esté cantada en castellano. A la gente le gusta corear esa mierda.

 

 

 

Ya desde el homenaje al Revolver de The Beatles en la portada se intuye un giro hacia el pop de los 60. Aunque eso es algo que siempre ha estado presente en vuestro sonido, parece que habéis abandonado un poco el sonido garaje que os definió un poco en vuestros inicios, ¿no? ¿Qué hay de eso? 

P: Sí, todo el 7” suena mucho más clásico y 60’s. Era un poco la idea. Como he dicho antes, eso es como un proyecto aparte de la evolución del grupo. Los temas son ya un poco viejos y los grabamos hará un año y medio. Los nuevos temas que estamos haciendo no tienen nada que ver con eso, siguen más el camino marcado por “Soft Gems”. Nuestras influencias siempre han venido del sonido garaje 60’s, más que del garaje de los 80’s, y, por supuesto, de la nueva ola actual (bueno, de ya hace unos pocos años) de garaje yanqui. De hecho si coges el “Soft Gems”, allí hay temas que ni son garaje ni nada, que están más cerca del pop que de otra cosa. Pero ya te digo, la estética de este 7” es algo aparte, un islote de melodías en el océano de Mujeres.

 

En esta nueva referencia se nota que la grabación de los temas fue un proceso más casero que el de los discos. Si no me equivoco las canciones se grabaron en el local y las voces en la trastienda de Luchador Records (la tienda de discos regentada por Pol en Barcelona, y tristemente desaparecida). ¿Andabais buscando un sonido más guarro y casero o es que no había pasta para alquilar un estudio? 

P: Canadá nos ofreció grabar en un estudio, pero queríamos acercarnos a un sonido más parecido al de nuestra demo de 2008 (grabada en el local de ensayo). Sobre todo por el tema de emular sonidos más añejos. También fue así porque realmente nos gusta hacer las cosas nosotros mismos, nos sentimos cómodos, grabando, diseñando las portadas y todo eso. Bueno, de hecho nos grabó Eric Arajol, el quinto Mujeres, quien también grabó nuestra demo y supuestamente tocaba el teclado en nuestros primerísimos conciertos.

Las voces, efectivamente, se grabaron en la trastienda de Luchador Records, esto no deja de ser un dato entrañable, ya que Luchador ahora está muerto, pero ahí ha quedado su reverberación, para la eternidad de los tiempos.

 

 

mujeres

 

 

¿Cómo está el tema del sello discográfico? ¿Sabéis ya quién va a sacar vuestro tercer disco? ¿Tenéis ya repertorio para un nuevo L.P o todavía habrá que esperar un poco?

P: La colaboración con Canadá de momento es puntual. No tenemos nada claro de futuros sellos. De momento nos estamos autogestionando la banda y la cosa va bastante bien. Es mucho trabajo pero cuando las cosas salen bien te sientes más orgulloso. Pero bueno, si algún sello nos propone alguna colaboración puntual (Sones, Canadá o quien sea) lo tendremos muy en cuenta, como ya hemos hecho con el 7” de “Aquellos Ojos”.

Un sello te saca mucho trabajo y si encuentras uno que funciona en la misma línea que tú y respeta tus necesidades como banda, entonces ya es una maravilla. En un futuro seguro que nos encontraremos liados, en mayor o menor medida, con alguna editorial, eso sí, siempre respetando nuestra libertad de acción.

Acabamos de grabar una demo con temas nuevos, un par de ellos saldrán en un 7” en Australia y lo demás irá para el futuro nuevo disco o lo que surja. La idea es sacar un LP cuanto antes pero aún estamos trabajando con nuevo material. Tocamos mucho y con los curros y la vida en general a veces es difícil encontrar tiempo para ensayar.

 

¿Cómo encaráis el proceso de seleccionar un tema para versionarlo? Recuerdo que en los primeros conciertos tocabais "Vampiresa mujer" de Jonathan Richman y luego cosas como "Demolición" de Los Saicos o "Run Run Run" de The Velvet Underground. ¿Llega uno al local con un tema en la cabeza e intenta convencer a los demás o lo decidís entre todos cuando estáis borrachos?

P: Todos esos temas eran influencias fuertes en ese momento, así que nos sentíamos identificados con ellos. Los decidíamos en el local de ensayo, a veces borrachos y otras veces no. A veces escuchábamos un tema en la furgoneta y decidíamos que se merecía una versión. Quién sabe. Nadie sabe cuándo un tema va a ponerte el cimbrel como un taco de billar.

Ahora estamos trabajando con nuevas versiones para los directos, que las otras las tenemos muy sobadas. Son temas reconocibles y que tengan bien de ritmo y uno pueda volverse un poco loco con ellos.

 

mujeres2

 

Después de que en la década pasada compartierais grupos de screamo como Reaction-Reaction! o Heads and Heads, ¿cómo es eso de volver a tocar juntos? ¿Hay algunas dinámicas parecidas a las de aquellos tiempos o son sensaciones nuevas?

Arnau: Bueno, todo siempre ha sido muy natural, extremadamente natural. Hay mucha confianza, las cosas salen solas, improvisamos juntos y sabemos más o menos cuándo el otro va a hacer X cambio, o por donde va a ir. Es todo muy sencillo, como siempre.

P: Cuando buscábamos batería una de las cosas más importantes era que fuera una persona cercana y bueno, con Arnau somos colegas desde hace mucho tiempo y hemos hecho muchos grupos, sellos y fanzines juntos. Con esas bandas de hardcore que mencionas él cantaba, así que la cosa era distinta. Sí que existe esa confianza y compenetración, pero ya no se trata de decidir entre gritar “¡Arrghhhh!” o “¡Whack-ack-ack!”. Con Golpe Mortal, otro grupo que teníamos, Arnau sí que tocaba la batería y de algún modo la relación se acerca más a aquello. Pero ya te digo, lo mejor es tenerlo dentro de la furgoneta y durmiendo en la cama de al lado, con sus tatuajes y su barba.

 

Por cierto, ¿qué os está pareciendo la cuarta temporada de “Game of Thrones”?

A: Pues bastante bien, la verdad. Entretenida, dinámica, buen conjunto actoral y Tyrion al límite.

P: No he visto nada aún. Sé que el niño ese hijo de puta muere y poco más. Ahora ha empezado la nueva temporada de “Louie”, así que me voy a centrar en eso. En eso y en ahorrar un poco para pasar del atún enlatado al rape de mercado.

 

 

 

 

 

Héctor Ortega

Héctor Ortega (Reus, 1979). De un modo u otro la música siempre ha estado presente en su vida. Quizá el primer recuerdo sea el de Horacio Pinchadiscos y Teresa Rabal sonando en el comedor de su casa. Más tarde ya llegaron los cassettes de Iron Maiden y Megadeth y algo después la primera guitarra clásica con la que simultanear las clases de solfeo con el aporreo torpe de los acordes de Nirvana. Y luego ya los primeros grupos en Reus y el posterior traslado a Barcelona. Una vez allí, a la labor de escuchar y de tocar se sumó la de escribir, ya fuera en el Fanzine Chuck Norris, en Muzikalia o en las páginas de Mondo Sonoro. Y así hasta nuestros días, donde compagina la labor de tocar en bajo en la banda Sons of Woods con la eterna búsqueda de esos discos que le sigan poniendo la piel de gallina. 

Más en esta categoría: « Yann Tiersen Me And The Bees »