Menu

Ariesmain

Aries

Melodías en la tostada 

 

Albert Fernández

 

Con la misma sencillez que se prepara el desayuno o saluda a un nuevo día, Isabel Fernández Reviriego hace aflorar una canción. Aries es el proyecto en solitario de quien fuera la voz cantante de Charades y Electrobikinis, y, desde luego, es un mundo aparte. Dos años después de "La magia bruta" (BCore, 12), Aries regresa con un disco que enmarca a la perfección un mundo de ensoñaciones pop, destellos psicodélicos y la estela hipnótica que deja la voz de un corazón ensimismado. "Mermelada dorada" (La Castanya, 14) recoge un cancionero delicioso, que desata un universo melódico de imaginación expansiva.

 

Es extraño que Isa viva a kilómetros de los bares que frecuento, porque cada vez que vuelvo a escuchar una nueva canción de Aries, lo más fácil es que abra la puerta de uno de ellos y la encuentre allí, sentada a un mesa, saludando encantadora, deseosa de contar nuevas gestas con su tono mezcla de punk y candor. Lo mismo que adentrarse en sus melodías y dejarse llevar por su música es natural y sencillo, hablar con Isa es tan fácil, que apenas acierto a pedir algo y ya estamos perdidos en conversaciones sobre el nuevo disco de Aries

 

¿Cual era la principal premisa para las canciones de "Mermelada dorada"? Sigues usando capas de sonido y pasajes lisérgicos, pero desde la primera escucha, uno puede sentir que es un disco muy espontáneo, con un gancho inmediato. 

Para este disco, ante todo quería que fuera súper-redondillo. Hay algunas canciones que sí son más experimentales, pero en general quería hacer estrofa, estribillo y melodías muy poperas. El esqueleto de las canciones es puro pop. Aunque luego en los arreglos sí que he hecho lo que me ha dado la gana en todo momento, probando todo tipo de instrumentos y formas de arreglar, de ahí esa otra aureola. También están mis limitaciones, porque lo he hecho yo todo sola, los ritmos, todo. He explotado esas limitaciones todo lo que he podido, y así es como se ha dado lugar a esa amalgama...

 

Esa amalgama resulta apetecible y resplandece. Es un cuerpo musical fabuloso, donde todos los elementos se juntan con una finura extrema. 

Sí, por eso le he llamado "Mermelada dorada": en el disco hay muchísimas cosas, como texturas; hay muchos arreglos sonando, pero al mismo tiempo, todo queda recogido y aprovechado en una misma sustancia. 

 

 

aries-flores

 

 

A nivel de usos instrumentales, ¿hacia donde te has encaminado esta vez? Recuerdo que con "Magia bruta" (BCore, 12) hablabas de panderos gallegos, txalapartas, ranas con delay, ...

Yo creo que esta vez es un poco más a saco. He hecho todas las bases sampleando elementos de percusión y ruidos. Luego los he ido tuneando, y con eso he hecho los ritmos. He sampleado baterías y bombos, también he usado cajas de ritmo y elementos digitales. Por eso esta vez sueno más contundente, ahora no hay esos elementos folk, más orgánicos, sino que participan partes muy tratadas digitalmente. Luego sí he utilizado otros instrumentos, como las guitarras, los bajos metidos por el sinte, que le dan un cuerpo contundente. Creo que eso hace este disco más eléctrico y potente que el anterior. 

 

¿Y en qué momento encuentra este disco a Isa? Antes del álbum anterior, llevabas algún tiempo sin componer, te habías mudado a Galicia...Esta vez ni siquiera usas las baterías de tu hermana, parece que, salvo por algunas colaboraciones, esta vez has querido llevar el proceso de creación absolutamente por ti misma. ¿Es una cuestión de intuicón musical, o simplemente te ves en esa circunstancia? 

Me pasó que, para "Magia bruta", concebí un disco convencional, con estructura de batería, guitarra y bajo. Pero luego, a la hora de presentarlo en directo, no lo podía plasmar. No quería llevar una banda de directo, porque es una idea que no me seduce nada. Como tenía que presentarlo sola, empecé a samplear, a usar cajas de ritmo, y llegó un punto en que decidí parar de tocar, porque ya sabía a lo que me enfrentaba. El otro disco lo hice muy inconscientemente, ahora ya sé los recursos que tengo, como lo tengo que presentar. Me dediqué a cacharrear día y noche, a hacer una cosa nueva partiendo desde aquí, siendo muy consciente de que estoy sola. No quise que participara mi hermana, ni que me ayudara nadie más. Estaba muy insegura, y pensé que la manera de ganar seguridad sería que lo hiciera yo todo. Estuve muchos meses probando y aprendiendo. 

 

En ese proceso, ¿has sufrido o has disfrutado? ¿Tenías ya las melodías en mente, y el debate venía a partir del momento práctico de llevarlas a cabo, o fue justo lo contrario? 

En realidad, las canciones en sí, las melodías, las compuse en dos meses al final de todo. Estuve cacharreando todo el rato, porque cuando empiezas a usar el ordenador y todo ese tipo de recursos, se abre ante ti un mundo gigante. Hay bibliotecas de todo tipo de sonidos e instrumentos, y te empiezas a perder en todo eso. Llegó un momento que dije '¿Donde estoy yo?'. Es como que te desborda, y al final me vi diluida en toda esa mierda, así que cuando supe lo quería hacer, me dediqué a hacer las canciones. En todo caso, ha sido un proceso de súper-diversión, no ha sido para nada sufrido. Me cansé de estar insegura, me apetecía muchísimo pasármelo bien, y lo he pasado en grande grabando este disco. 

 

Me sorprende un poco lo de la inseguridad, porque los que te escuchamos hace tiempo que percibimos una receta en lo que haces, y un carisma enorme...

Gracias. La verdad es que estoy en un punto en que me da igual si es una mierda o está súper-bien, solo estoy tan contenta de haberlo hecho... Me siento muy satisfecha, me esforcé un montonazo. Estoy muy contenta. 

 

ariespricut

 

Esta vez, tus juegos de voces llegan a niveles maestros, con espejos de armonías deliciosos, tonos y variaciones simultáneos y sublimes. 

Sí, es que eso es lo que más me divierte, hacer armonías. Al trabajar con un ordenador, he aprendido mucho más. Ir grabando capas y capas no es igual que ensayar en un local con tu grupo, que nunca te oyes una mierda, es diferente. Al poder estar yo sola, con el ordenador, usando capas y capas de voz, la cosa gana mucho. Luego también me ha ido muy bien hacer coros con Delorean, porque he ganado confianza. Siempre he pensado que tenía una voz de pajarilla, muy floja. Que me llamaran me hizo pensar que tal vez no lo hiciera tan mal (risas).

 

Lo de tu colaboración en la gira de Delorean me hace pensar en las colaboraciones de "Mermelada dorada": tienes a Joan Colomo y a Alba Blasi, de Extraperlo... Como te he visto tan extrema cuidando tu intimidad musical, tú y tus cacharros, no sé como llevaste esos atisbos de trato humano...

Sí, sí (risas). Bueno, esto fue porque Colomo y Inés Martínez, de La Célula Durmiente, aparecieron en la grabación, me vinieron a dar una sorpresa, súper-majos. Les dije: 'tenéis que cantar', y así fue. Y Alba es la leche, solo puedo decir cosas buenas de ella. Desde que saqué el otro disco, me estuvo animando muchísimo. Casi no nos conocíamos, era más una cosa de ser fans la una de la otra. Nos hablábamos por internet, y al final se vino a la grabación, metió unos arreglos de teclado guapísimos. Luego también toca la guitarra Andrés Magán, que es de un grupo gallego que se llama Fantasmage, que tienes que escuchar, ¡es increíble!

 

aries2

 

 

La nota de prensa, y lo que se ha ido escribiendo del disco, habla de un pop muy soleado, referencias sesenteras luminosas. Pero yo escucho el disco y noto cierta carga de melancolía lírica, no siento una euforia o una paz tan evidente...

Qué guay que te hayas dado cuenta, siempre estamos con lo del pop soleado, y no sé. Para mí hay letras que son muy tristes, hablo de apearme del mundo...

 

Además, usas constantemente la segunda persona en las letras. 

Cuando hablo de ese 'tú', no es necesariamente otra persona. Puedes ser tú mismo o yo misma. Sobretodo hablo de eso, de bajarme del mundo, por mucho que luego me vuelva a subir. 

 

Cuando se suelen referir a tu música con referentes sixties consagrados, como The Zombies o Jefferson Airplane, me pregunto si siguen siendo tus pilares, o si tienes la antena más puesta en lo de ahora.

Por supuesto. Utilizo esos referentes porque para mí la época más brillante del pop fue del 64 al 72, se alcanzó un nivel de melodías impresionante. Pero claro, me interesan mucho las producciones de hoy en día, me interesa la música electrónica, todos los grupos de ahora, y todo lo que hacen los chavales... 

 

¿Qué papel juega Galicia en todo eso? 

Galicia me ha devuelto muchísimo la fe en la música. Yo me marché de Madrid cuando ya ni siquiera iba a conciertos, me daba todo pereza, estaba muy escéptica. En Galicia hay como una inocencia muy grande. No hay esta necesidad del 'tiene que molar' que hay en las grandes ciudades. En Galicia he vuelto a ver grupos de garaje, que es algo que ya no me interesaba nada. Pero estoy feliz de ver esas cosas. Hay mucha iniciativa de auto-gestión, con un gran fundamento. 

 

 

 ariesdisco

 

Y hablando de mudanzas, ¿el paso de BCore a La Castanya?

Me fui de BCore sin tener sello, sin saber donde iría a parar. No por nada, porque les quiero muchísimo, y son de las personas más honestas con las que he trabajado nunca, pero ya eran muchos años con ellos, y necesitaba cambiar, una ilusión nueva. Estuve unos meses sin saber qué haría, tuve un par de propuestas... La Castanya me trasmitieron una ilusión súper-grande. Además, tienen a Negro, que es mi artista nacional favorito. Estoy muy contenta.

 

Entrando en algunas canciones de "Mermelada dorada", así, muy desordanadamente: me tiene tiene muy atrapado el final con "Transmisión". Los sonidos que se oyen, esos animales de los últimos instantes... 

Sí, son mis perros (risas). Habían dado a luz a nueve cachorros al lado del estudio, en casa. Les saqué el micro y los grabé. Luego hay sillas, botellas, el radiador de casa con una baqueta... De hecho, "Transmisión" empieza rascando la pared de piedra de casa con un palito (risas). Es todo así en el disco, una manera de hacer muy lúdica, de incluir los sonidos que me inspiraran a cada momento. 

 

Otra parte que quita el aliento es la cola hipnótica de "Si te desanimé".

¡Es Pink Floyd! (risas) ¡"Live at Pompeii"! Mis amigos me vacilan mazo. 

 

Y la primera canción, "Visiones", es paradigmática como apertura a un disco de pop y matices, un cancionero al que cuesta encontrarle fallos, hecho de canciones tan redondas, imaginativas, satinadas y coreables como ésta. Además, fascina lo que cuentas, todo eso que ves al anochecer, un poco como el desvelo inspirador (o terrorífico) que encontramos en el puente entre la vigilia y el sueño, unido a los anhelos por lo que nos falta.

Me parece guay que lo veas así, es muy bonito. Yo lo imaginaba como eso, el dolor de echar de menos a alguien, y cosas que estallan, que se caen, se rompen a tu alrededor. Y estar  en la cama pensando en todo eso.

 

Gira de Aries:

 

11 abril - Bilbao - La Alhóndiga

12 abril - Barcelona - Heliogàbal (con Lidia Damunt)

24 abril - Madrid - The Space Cadet

25 abril - Oviedo - Supernova

28 mayo - Barcelona - Sala Apolo 

 

Albert Fernández

En el desorden de los años, Albert Fernández ha escrito renglones torcidos en publicaciones como Mondo Sonoro, Guía del Ocio o Go Mag, tiempo en el que ha tenido oportunidad de ir de tapas con Frank Black o escuchar a Patrick Wolf bostezar por teléfono. Además, ha sido jefe de redacción de las secciones culturales de H Magazine, y ha aportado imaginación tras los micrófonos de Onda Cero, Cadena Ser y Scanner FM, donde facturó la sitcom musical de creación propia “2 Rooms”. Aunque sabe que no hay lugar mejor que aquel de donde viene, a Albert no le hubiera importado nacer en Gotham City o en el planeta Dagobah. Con tendencia a la hipérbole y a la imaginación desatada, Albert sigue buscando el acorde que dé la vuelta a sus días.

Lee lo útimo de Albert clicando aquí

albert@blisstopic.com

 

Más en esta categoría: « Skaters Sidonie »