Menu

01

Mazoni

Sacrificad las guitarras

 

Lidia Noguerol

Fotos Noemí Elias

 

Mazoni (Jaume Pla) canta en su último disco "Sacrifiqueu la princesa" (Bankrobber, 2014), que todos los pasos hacía adelante siempre han sido violentos. Sin embargo, en su nuevo trabajo, donde da un giro hacía la electrónica y apenas rasga la guitarra, lo nuevo, convive con lo viejo. Más que por una ruptura abrupta, parece que Mazoni ha optado por una transición pacífica que tiene buenos momentos y que no sabe donde lo llevará. Hablamos con él en La Bisbal d’Empordà, su pueblo natal.

 

Has pasado del country-folk del EP "Magranes Molt" al pop electrónico de "Sacrifiqueu la princesa". ¿Que te ha hecho cambiar las guitarras por los sintetizadores?

Cuando termine el disco anterior, "Fins que la mort ens separi", me sentía cansado de las rutinas, de hacer siempre lo mismo. Cogía la guitarra y me costaba mucho hacer canciones nuevas. Era como si ya hubiese explorado todos los caminos desde los que emprendía la composición y decidí buscar una manera nueva de trabajar de manera consciente. Necesitaba un cambio y me puse a escuchar grupos como, Sant Vincent, Beach House, Metronomy y Crystal Castles, entre otros.

 

¿Qué cambios ha introducido en tu manera de trabajar, el uso de la electrónica?

Pues ha introducido bastantes. Por ejemplo, utilizar una batería electrónica, me ha permitido hacer muchos más cambios. Ahora hago esta toma y pongo el bombo aquí, que no me gusta, lo vuelvo a cambiar. Trabajar con MIDI me ha permitido mover con más facilidad los elementos de la canción. Con el audio puedes hacer cosas, pero estas mucho más limitado. Pero sobretodo la electrónica me ha permitido sacarme de encima mi guitarra rítmica de toda la vida, con la que he compuesto casi todos mis temas y rellenar el vacío que ha dejado con otras cosas.

 

Explicas el título del disco, Sacrifiqueu la princesa, que se inspira en la  leyenda de Sant Jordi y remarca las mentiras sobre las que se basa el poder,  en la contraportada del CD. En otros trabajos tuyos, como "Eufòria, 5 – Esperança, 0" o "Fins que la mort ens separi", el título hacía referencia a la temática del disco y las canciones seguían, unas más que otras,  el hilo conductor anunciado. No parece ser así ahora. No hay ninguna alusión directa al título en ninguna canción.

Sí, es verdad. Ya tenía casi todo el disco hecho y buscaba un título, dudé mucho. Incluso cuando ya tenía el que finalmente he escogido, busqué otros. Pero al final me quedé con él, porqué me sugería muchas cosas y la reflexión que incluyó en la contraportada es como un plus.

 

02

 

Hay canciones que hablan del cambio, tanto personal ("Bosc cremat") como social ("El crit"). El otro eje temático del disco, y que sale en todos tus trabajos anteriores, es el amor, mirado desde diferentes perpespectivas y puntos de vista ("Membre fantasma", "Biología", A.I.L.O.D.I.U", "23 de Abril", Día de los enamorados en Cataluña) o "Teranyina".

Sí, en el disco hay diferentes puntos de vista sobre el amor, que van desde el enamoramiento, la relación amor-odio, la confusión, el análisis frío o el escepticismo. A nivel de letras seguramente se podrían ordenar y contarían las diferentes etapas por las que pasa una relación. Creo que fue Nando Cruz quién me dijo en una entrevista que parecía que yo no entendía el amor y que por eso escribía sobre las relaciones,  para comprenderlas. Y como no lo consigo, continuo escribiendo sobre el tema.

 

También hablas de arriesgar y de la auténtica amistad en la emotiva y emocionante La promesa, el single del álbum, que cuenta con dos remezclas a cargo de The Suicide of Western Culture y Latzaro. ¿CÓmo se te ocurrió la idea de las remezclas y como escogiste a sus autores?

Lo de las dos remezclas fue una idea del sello, Bankrobber. A mi me pareció bien. Me pasaron una lista de grupos que las podrían hacer. Me gustaron mucho The Suicide of Western Culture, los encontré muy diferentes del resto. No sabía si aceptarían hacer la remezcla, dudaba si les encajaría una canción tan popera. Pero dijeron que sí y me hizo mucha ilusión. Con Latzaro la colaboración surgió de manera bastante casual. Justo cuando se celebraba el festival de música electrónica PULSE en La Bisbal, yo me encontraba encallado con "La promesa". Él pinchaba y me gustó lo que ponía. Charlamos un rato y de ahí surgió la colaboración que hay en el disco. Después, pensando en quién podía hacer la remezcla fue fácil que una la hiciera él, dada su vinculación con la canción.

 

Las cuerdas que se escuchan en La promesa, también son una novedad. ¿Por qué decidiste incluirlas y como fue colaborar con el Quartet Brossa?

Pensé que las cuerdas estarían bien para contrarrestar la frialdad de las máquinas. También hay cuerdas en "Som la carretera", pero son mas imperceptibles. Además de las cuerdas en esta canción, que cierra el disco, también he incluido coros, aunque no sea frecuente encontrar coros a tres voces en canciones electrónicas y las he puesto como contraste. Trabajar con el Quartet Brossa fue muy fácil porqué tienen una mentalidad muy abierta. Como ellos mismos dicen, pueden tocar desde clásica hasta punk.

 

03

 

En una de tus canciones cantas que “El present flueix contaminat per la brossa del nostre passat” ("El presente fluye contaminado por la basura de nuestro pasado"). Aunque te hayas decantado por la electrónica y hayas escuchado a grupos nuevos, se nota tu bagaje musical anterior, porqué también hay rock en tu nuevo trabajo ("Biología"). Parece que vas y vienes entre el synth-pop y el rock electrónico. Además repites estructuras, melodías y temáticas que ya habías utilizado en otros discos. "Sacrifiqueu la princesa", es como otros trabajos tuyos entre caótico y ecléctico, aunque esta vez parece que has conseguido hacer una primera parte más unitaria,  mientras que en la segunda hay algunas canciones más de relleno, como "A.I.L.O.D.I.U" o "23 de Abril", pero que también llevan tu marca personal.

Mmmm... Por gusto hubiera preferido hacer un disco más unitario, pero me cuesta mucho. Ya me costaba en los otros discos. Tenía canciones más parecidas entre sí, pero no me parecían tan buenas como otras que eran diferentes y me gustaban más. Y o sacrificaba la unidad o sacrificaba la calidad. Aunque haya canciones que encajen más con el estilo, si no las considero suficientemente buenas no las voy a poner. Quizá sí que sea como tú dices, que "23 d’Abril" o "A.I.L.O.D.I.U" sean más irregulares. Lo que sí que veo es que en mis discos me muevo entre el estribillo comercial, con melodías más evidentes, la canción rara y los puntazos tipo "Ull de vellut/Llàmpec" o "Mala llet". Como ya he dicho, sí que me gustaría tener discos más unitarios, pero estos puntazos y estas melodías más evidentes, también forman parte de mi y en algún momento las tengo que sacar. Y además creo que también puede gustar. Es igual que mi sentido del humor. Quizá si que hay bromas y juegos de palabras, que me las tendría que guardar, pero bueno, también me parecen divertidas y es muy difícil que todas estas cosas no acaben aflorando. Y mira que me he puesto restricciones. Pensaba que al no tocar la guitarra rítmica, me saldrían canciones diferentes por cojones, pero continúan teniendo un punto rock. Quizá sí, que estoy a medio camino del synth-pop y el rock electrónico, pero tampoco lo he hecho de manera premeditada. Algunos me han dicho que este será un disco de transición, pero no sé. Igual en el próximo vuelvo a coger la guitarra. Ya se verá.

 

El gospel también tiene una presencia importante en "Sacrifiqueu la princesa". Está en “Elvis (últim día)”, “El Crit II” o “Som la carretera”. Ya había una canción con coros gospel (“Això nostre s’ha acabat”) en "Fins que la mort ens separi". ¿Los has vuelto a utilizar por qué te gustó el resultado en el álbum anterior?

 

Lo del gospel es curioso. Tenía la canción de “Elvis (últim dia)”, para la que me basé en la biografía de Elvis Presley. El libro cuenta que al Rey le gustaba mucho el gospel, lo consideraba su botiquín. La canción es muy oscura la mayor parte del tiempo y usé los coros de gospel para iluminarla. Además aproveche esta canción para arreglar los fallos que vi con el gospel en el otro disco. En “Això nostre s’ha acabat”, trabajé con un coro muy grande y en la canción sonaba muy crecido. Me gusta mucho Neil Young y mientras lo escuchaba me di cuenta de que en “Old man” y “Alabama”, utiliza coros de pocas personas que suenan muy potentes. Y yo he hecho lo mismo. Cantan los coros de" Sacrifiqueu la princesa", José Domingo, Bikimel, Gemma Solés, Miquel Sospedra y Aleix Bou.

 

04

 

Te has producido todos tus discos. No crees que una manera de cambiar, sería dejar en manos de otro la producción?

Sí, a veces pienso que es un fallo, pero me cuesta mucho delegar la producción, que me toquen las canciones. Siempre que empiezo a componer para un disco nuevo, pienso, “Va este lo dejaré produir”, pero cuando ya llegó a la mitad y la cosa empieza a tener forma, pienso, ui, ui, ui, mejor lo dejó para el  próximo. Yo creo que sí, que será el próximo. En este he trabajado mucho como lo hice en el "7 songs for a sleepless night", en el sentido que todo lo he hecho mucho yo y todo muy en casa. Muy pocas horas de estudio, muy poca gente involucrada, excepto en pequeños detalles. A sido trabajar cada día un poco, hoy un tecladito, mañana una batería...Esto no lo había hecho des del "7 songs for a sleepless night". Es por eso que una vez me haya sacado esto de encima, me apetecerá hacer otra cosa, con otra gente. No sé. Es muy extraño porqué a nivel musical si que soy muy abierto. Los músicos hacen lo que quieren, no soy nada de ir con la partitura. Pero el último paso de los volúmenes, esto lo quiero más alto, esto a la izquierda, este sonido lo quiero así, me cuesta mucho delegarlo. Con la producción y los arreglos me veo muy dictador, me lo siento muy mío.

 

El 21 de febrero presentarás "Sacrifiqueu la princesa" en el Palau de la Música (Barcelona). En el directo pueden surgir lecturas diferentes de tus canciones, como pasó cuando hiciste la gira acústica de "13.31". Algunas canciones sobre todo las de "Esgarrapada" y si "Els dits fossin xilòfons", quedaban mejor desnudas.

Sí, es verdad, "Ulls de gat mesquer", sobre todo. Además, el orden de preferencia en el disco, no tiene que ser el mismo que el del directo. Algunas suben y ganan en directo, otras cuesta hacerlas en vivo. A mi al principio, bueno ara ya no, lo que pensaba la gente y como salía en directo, también me afectaba. Recuerdo mucho de "Fins que la mort ens separi", la canción “Ulisses i el full en blanc” me gustaba bastante, pero en directo nunca la supimos hacer. Mi autoestima fue cayendo y ahora es un tema que lo tengo, pero que no sé como afrontar. Que fuera un tema que a la gente no le gustara mucho, te acaba afectando a ti y a la valoración que haces de la canción. Y mira que incluso Ricky Faulkner me llamó para felicitarme y me dijo que era la mejor del disco.

 

¿Cómo tratarás el disco en directo?

Esta vez será un directo bastante diferente. Para empezar antes eramos cinco sobre el escenario y ahora no estaran ni Toni Molina ni Jordi Rudé. En cambio estará Guillermo Martorell (Mr. Hubba). Seremos cuatro. La batería será electrónica. Todos los temas, los nuevos que ya tienen la base electrónica, pero también los viejos, los adaptaremos a este formato. Tocamos muy poco la guitarra. Yo solo llevó una guitarra acústica y teclado y Guillermo llevará una guitarra eléctrica. A ver qué sale.

 

Lidia Noguerol

Lídia Noguerol comparte profesión con Barbara Gordon (Batgirl). Cuando no le toca lidiar con adolescentes descarriados, borrachos y indigentes, se dedica a seleccionar música, cine, libros y cómics. Por la noche, cuando no va al cine o se queda en casa leyendo, transita autopistas y carreteras secundarias y recorre los ejes de comunicación del país, en busca de conciertos de los que hablar por la mañana siguiente en prensa local, portales culturales, blogs y prensa especializada como la extinta Go Mag. Buscando un mundo mejor, ha ido a parar a Blisstopic, un lugar tan excitante como Gotham.

Más en esta categoría: « The Sadies Big Summer »