Menu
 

Cheetah Brava

Taká

Mango Split Music

7,5

Pop electrónico

 

Lidia Noguerol

 

No hay ninguna duda de que cualquiera de los miembros del cuarteto mixto y trash Cheetah Brava podría lucir unas pieles kitsch de leopardo…de un bazar chino, por supuesto. Y aunque ellos sabrían cómo vestirse con esta codiciada pieza de ropa como lo hacen las señoras que roban bebidas de alta graduación en el supermercado y las esconden entre las veloces manchas de felino, para los Cheetah este atuendo es demasiado discreto, porqué ellos son luz, color, fiesta y resaca.

 

 

Se los ha comparado con Las Bistecs, Objetivo Birmania y Papaya, pero a mi me parecen, por las ganas de fiesta unos B-52’s hispánicos y almodovarianos, que le cantan a la frivolidad, al desamor y al desenfreno. El cuarteto de Barcelona visten su synth-pop con ritmos bailongos y sonidos tropicales que bien los podrían acercar a Vampire Weekend y Animal Collective, pero prefieren apostar por su propio sonido y se decantan por una producción ochentera y cuidada que les distingue de otras propuestas similares.

 

Canciones como “Coral” (quiero una más una más una, hey ho, se engancha más que la laca para el cardado), “Mi Vecina” ( la cochina envidia hecha canción), la nocturnidad aterciopelada y seductora de “Mi Fiesta”  y la mejor del lote, “Negrito”, una historia de desamor y celos que tiene de todo: riff de guitarra intrigantes, sintes brillantes, falsetes bizarros y voces del más allá, demuestran que Jo Miramontes y Carla Blanc (voces, sintes y percusiones), Julián Figueres (guitarras y samples) y Óscar Durán (batería), tienen mucho swing y cuerda para rato.

Lidia Noguerol

Lídia Noguerol comparte profesión con Barbara Gordon (Batgirl). Cuando no le toca lidiar con adolescentes descarriados, borrachos y indigentes, se dedica a seleccionar música, cine, libros y cómics. Por la noche, cuando no va al cine o se queda en casa leyendo, transita autopistas y carreteras secundarias y recorre los ejes de comunicación del país, en busca de conciertos de los que hablar por la mañana siguiente en prensa local, portales culturales, blogs y prensa especializada como la extinta Go Mag. Buscando un mundo mejor, ha ido a parar a Blisstopic, un lugar tan excitante como Gotham.