Menu
 

BJ Barham

Rockingham

Autoeditado

7,3

Americana

Milo J. Krmpotic'

 

Nada más (emotivamente) lógico, tras un acto terrorista, que el deseo de encerrarse en casa y no volver a pisar la calle en un tiempo (a ser posible, pasando lista de seres queridos cada amanecer, a la hora del té y antes de irse a la cama). A BJ Barham, los atentados parisinos de noviembre de 2015 lo pillaron en Bélgica, en plena gira de presentación europea del “Wolves” de American Aquarium; esto es, demasiado cerca del desastre, demasiado lejos del lugar que mejor conoce y que más seguridad espiritual podría prestarle. El fruto artístico de esa ansiedad elevada al cuadrado geográfico, este debut en solitario que nos ocupa, se presenta consecuentemente dedicado a la localidad de Rockingham, Carolina del Norte, donde el vocalista y guitarrista vino al mundo.

 

 

Y es que, antes que engorilarse con un “The Rising”, Barham opta más bien por regurgitar su “Nebraska” particular: una breve (son apenas ocho piezas) e intimista galería de retratos cuyos protagonistas bien podrían ser sus vecinos, o su familia directa misma (incluida una hija por nacer), o quizá una extrapolación, o una sublimación, o una mezcla de todos ellos. La tendencia, en cualquier caso, es a hablar de sueños americanos que llevan a trabajar hasta que te sangran los dedos, a esgrimir el orgullo sureño frente a los snobs de turno, a lamentar con boca pequeña pero sentimiento grande el cierre de la fábrica, la crisis de la granja, el adiós al amor de toda la vida. Y, en franca adecuación a su (inevitable) referente springsteeniano, es en la desnuda “Unfortunate Kind” donde la obra alcanza sus más bellas profundidades. Aun así, aunque un par de giros apunten a un country demasiado pop (y, por tanto, mainstream), el resto de composiciones apenas le van a la zaga: “O’ Lover” remite puntualmente al corpus de American Aquarium y, pese a su aparente sencillez, “Madeline”, “Road to Nowhere” y “Water in the Well” no dejan de crecer y resonar. Todo ello tan lejos, a la vez que extrañamente cerca, de la sala Bataclan.

 

Milo J. Krmpotic’

Milo J. Krmpotic’ debe su apellido a una herencia croata, lo más parecido en términos eslavos a una tortura china. Nacido en Barcelona en 1974, ha publicado contra todo pronóstico las novelas “Sorbed mi sexo” (Caballo de Troya, 2005), “Las tres balas de Boris Bardin” (Caballo de Troya, 2010), “Historia de una gárgola” (Seix Barral, 2012) y "El murmullo" (Pez de Plata, 2014), y es autor de otras tres obras juveniles. Fue redactor jefe de la revista Qué Leer entre 2008 y 2015, y ejerce ahora como subdirector del portal Librújula. Su firma ha aparecido también en medios como Diari Avui, Fotogramas, Go Mag, EnBarcelona, las secciones literarias del Anuari de Enciclopèdia Catalana

 

milo@blisstopic.com