Menu
 

Bat For Lashes

The Bride

Parlaphone

7,3

Dream Pop

Lidia Noguerol

 

Después de “Haunted Man”, de cazar al hombre, Natasha Khan se casa. Bueno, lo intenta en “The Bride” su nuevo disco y su nuevo alter ego, pero no lo consigue. No porqué el novio la plante en el altar, sino porqué el pobre no llega a pisarlo ya que de camino a la iglesia el hombre muere en un accidente de coche. Ante tal desgracia la novia decide convertir el viaje de luna de miel en una road movie, en un viaje a través del amor, la perdida, la pena y la celebración, necesario para superar el trauma y renacer.

 

 

La historia de la novia va incluida en el disco y está inspirada en el corto “I do” que también es el título de la canción que abre este álbum conceptual, el primero de la autora que trata por completo un solo tema. Por cierto Bat for Lashes dará los conciertos de la gira del disco en iglesias y nos invita a asistir vestidos para la ocasión, o sea como si fuéramos a una boda.

 

 

Aunque Natasha Khan no consiga casarse, lo que sí que logra es profundizar en el tema del amor y la perdida desde diferentes perspectivas y con gran detalle sin perder la teatralidad que la caracteriza. Las canciones, que huyen del pop de estribillos , consiguen sumergirte en los diferentes estados de ánimo de la novia: desde los nervios previos del casamiento, a la desesperación y la tristeza. A la voz vaporosa y frágil de Khan, se le van sumando instrumentos, a veces desafinados, como una cándida arpa, coros angelicales, guitarras que abrazan diversos géneros, una percusión trotona, violines dramáticos y unos teclados de humor cambiante como el de la viuda misma.

 

 

La melodía es la gran protagonista de “The Bride”, un disco intenso y dramático, que a veces cae en alguna estridencia que no llega a superar el vestido kitsch y el maquillaje chillón que luce Bat for Lashes en la portada del su cuarto trabajo. 

 

 

Comentarios
Lidia Noguerol

Lídia Noguerol comparte profesión con Barbara Gordon (Batgirl). Cuando no le toca lidiar con adolescentes descarriados, borrachos y indigentes, se dedica a seleccionar música, cine, libros y cómics. Por la noche, cuando no va al cine o se queda en casa leyendo, transita autopistas y carreteras secundarias y recorre los ejes de comunicación del país, en busca de conciertos de los que hablar por la mañana siguiente en prensa local, portales culturales, blogs y prensa especializada como la extinta Go Mag. Buscando un mundo mejor, ha ido a parar a Blisstopic, un lugar tan excitante como Gotham.