Menu
 

Death in Vegas

Transmission

Drone

7,1

Trance Industrial

Beto Vidal 

 

 

El bueno de Richard Fearless reactiva la maquinaria de su querido proyecto Death in Vegas, que sigue huérfano de otros miembros (sin noticias de Tim Holmes) y llevaba cinco años inactivo desde el irregular “Trans Love Energies”(Portobello, 11), que aunque tenía un hit que valía un álbum, “Your loft my acid”, el resto carecía del acierto de sus años gloriosos de finales de la década de los 90.

 

Quien haya seguido la pista de Richard en los últimos dos años no se sorprenderá del viraje a la electrónica más metálica, deshumanizada y minimalista que ha tomado “Transmission”. El inglés ha publicado tres notables maxis (“Gamma ray” y Higher electronic states” en 2014, “Overview Effect” en 2015) en los que ha dado un paso adelante en la producción, con temas de digestión pesada que basculan entre el techno industrial aderezado con toques de psicodelia y kosmische marca de la casa. Una señal que nos adelantaba que por fin parecíamos tener de nuevo al Richard Fearless en forma que veníamos reclamando desde “Satan’s Circus” (2004).

 

 

Unos maxis en solitario, decíamos, que han teñido al completo el sexto álbum de estudio de Death in Vegas. Una obra que parece hecha por un conjunto de robots, en una deshumanización que evoca los mejores paisajes urbanos e industriales que pintaron las bandas new wave pioneras de los 70s y 80s (sin ir más lejos, al parecer existen samples a lo largo del disco de tráfico aéreo y de una fábrica que se encuentra justo delante del estudio de Fearless). Temas como el dub metálico a lo Weatherall de “Arise”, los borbotones ácidos y esquizoides que dan nombre al disco o los paisajes áridos industriales de “Flak”: todos suman para levitarnos a un estado de trance inducido, o bien para motivarnos a montar un guateque al lado de cualquier fábrica de las afueras de la ciudad.

 

Incluso la voz con efectos en varios temas de la ex actriz porno Sasha Grey (como curiosidad, también ex cantante del grupo industrial aTelecine) ayuda a alcanzar ese clímax de trance electrónico tan apetecible. Es ahí donde “Transmission” triunfa y se desmarca de antiguos experimentos fallidos de DiV: en encajar mejor como banda sonora de “Under the skin” que de “Trainspotting”.

 

Un trabajo notable que coloca a Fearless en la posición que merece, la de los productores de electrónica consagrados que se formaron en la década de los 90. Una segunda juventud en la que adaptar el discurso de Throbbing Gristle a la actualidad no le queda grande, y una seria advertencia para todos aquellos que le tacharon de oportunista.

 

Comentarios
Beto Vidal

Desde que tuvo de bien pequeño en sus manos el doble compacto azul de los Beatles (1967-70) hasta que pudo colaborar en la mejor cabecera española de música independiente, Beto Vidal no cesó en su empeño por descubrir, adorar y recomendar música “rara” y “oscura” (palabras textuales de sus progenitores). A partir de esos primeros ramalazos psicodélicos, Beto ha intentado dar forma a una cultura musical que pasa por la electrónica, el rock independiente más atrevido o el pop más cósmico. Go Mag ha sido su casa desde 2009, lugar donde tuvo el eterno placer de entrevistar a Daft Punk, Plastikman, Carl Craig, Apparat, Ellen Allien o Agoria, así como por otros valores del underground español (Wooky, Monki Valley…) e internacional (Rone, Sinkane, Echospace, Peaking Lights, etc.).

 

beto@blisstopic.com