Menu
 

Anohni

Hopelessness

Secretly Canadian

7

Pop electrónico

Daniel Gómez

 

 

“Hopelessness” es el primer disco de la nueva vida de Antony Hegarty, quien, artísticamente, ya no firmará más discos como Antony And The Johnsons, y que, personalmente, ha decidido ser una mujer bajo la nueva identidad de Anohni, nombre que sus amigos utilizaban desde hacía tiempo. Anohni es el proyecto de Hegarty. Esto es importante dejarlo claro porque su unión con Hudson Mohawke y Oneothrix Point Never no es una asociación, sino un proyecto como los que Björk mantiene con sus productores, por poner un ejemplo cercano de renovación pop electrónica. Seguro que El Artista Anteriormente Conocido Como Antony ha escuchando las voces de Ross Birchard y Daniel Lopatin, pero en el fondo quien manda es el propio Antony, cosa que provoca que este disco, estilísticamente, no esté muy alejado de sus trabajos como Antony And The Johnsons. El cantante no varia ni un ápice su cabaretera forma de cantar, para hacerles un resumen. Así que los fans de toda la vida que no se preocupen demasiado, porque en “Hopelessness” tienen un trabajo de electrónica, pero en el interior se van a encontrar al Antony de toda la vida, con una colección de canciones que aunque se alejan de la pista más house de su éxito “Blind” junto a Hercules and Love Affair, tampoco es tan experimental como hubiera podido ser, teniendo en cuenta con quién trabaja.

 

 

Dicho esto, “Hopelessness” es un disco notable de pop electrónico, pero bastante alejado de las excelencias que otros críticos están apuntando. Experimentalmente, siempre se queda a un pasito de una verdadera revolución (en temas como “Watch Me” o “I Don’t Love You Anymore”, por ejemplo), y sus temas más pop son entretenidos (“Execution”, “4 Degrees” o “Why Did You Separate Me From The Earth”) no se alejan demasiado de la indietrónica que gente como Dntel, múm o Postal Service hacían bastante bien en el 2001 (claro que la impresionante voz de Antony es un plus muy gordo, todo sea dicho). En el fondo, lo mejor de este “Hopelessness” es su vertiente más reivindicativa: con sus letras pacifistas, políticas o ecológicas y, sobre todo, al ser un gran faro iluminado para la normalización real de las personas transgénero.

 

Comentarios
Daniel Gómez

Daniel Gómez (Barcelona, 1978) nunca ha querido escribir de música, pero las circunstancias (y las malas compañías) provocaron que comenzará en el Ab a finales de los noventa y, luego, continuara colaborando con la revista Go Mag. De trato arisco y gran amante del sello Vertigo de DC Comics, Daniel prefiere dedicar su tiempo a ver series después de una larga jornada de trabajo como jefe de contabilidad de una gran empresa.