Menu
PJ Harvey The Hope Six Demolition Project  

PJ Harvey

The Hope Six Demolition Project

Vagrant-Island

8

Rock

Toni Castarnado

 

 

Con PJ Harvey nos hemos acostumbrado a sus requiebros constantes, con cada nueva entrega, la gran musa del rock de los últimos veinte años ha mostrado siempre una cara distinta con el objeto de no estancarse, con el piano como inusual y controvertido aliado en “White Chalk”, en ocasiones experimentando a su antojo al amparo de sus circunstancias en el irregular “Uh Uh Her” o proponiendo su bis más clásica con el mayúsculo “Stories from the city, stories from the sea”. Con Polly Jean es difícil adivinar por dónde va a ir la aventura cuando entra a un estudio de grabación, es desconcertante e imprevisible. Por primera vez desde que “Dry” y “Rid of me” coincidiesen con un mismo hilo conductor, “The hope six demolition project” es la lógica continuación a “Let England shake”, quizás su álbum más inspirado y rupturista desde “To bring you my love”.

 

 

PJ Harvey sigue explorando desde la trinchera, obsesionada con los conductos de la guerra y el abatir de sus consecuencias, concienciada como nunca, exhibe en su imaginario canciones que no pierden la  oportunidad de explicarnos lo que sucede en lugares que nos pillan lejos y sin margen para maniobrar. Ella aprovechó para viajar a Afganistán, Kosovo y por Estados Unidos junto al fotógrafo Seamos Murphy con el fin de condensarlo todo en el libro de poemas “El hueco de la mano”. Si en un su día no paró hasta conseguir que Shaker Aamer abandonara Guantánamo con una canción en exclusiva con ese propósito, ahora ella planta la tienda de campaña en Washington DC. Con redoble de tambores, la salsa de las palmas, un saxo enfermizo (inquietante y desafiante en “The ministry of social affair”), y como marca en esta etapa, coros que nos invitar a cantar, a protestar.

 

 

“The community of hope” nos pone en antecedentes, dos minutos y medio concisos, abruptos, en “The ministry of defense” tensión controlada que explota en el tramo final con aires de revancha. “River Anacostia” es una sacudida emocional tenebrosa, con apuntes de blues y gospel 2.0 en la era de las redes sociales, mientras que en “Near the memorials to Vietnam and Lincoln”, a pesar de su mensaje contundente el tono es conciliador. En cuanto a “The Wheel”, no hay mucho más que decir: será otro clásico de su repertorio, obviamente ahora y también en un futuro. En definitiva, “The hope six demolition project” no es un disco tan cohesionado y valiente como su exitoso predecesor, pero mantiene las constantes vitales de aquél, seguramente irá a más con el paso del tiempo,  cuando ya no se estime como importante el factor sorpresa, y si no da otro giro estilístico muy brusco más adelante, podremos hablar de una etapa que la definirá más aún como artista, y tal vez como persona. Sigue reinando.  

 

Toni Castarnado

Toni Castarnado es un crítico musical que escribe también de manera puntual sobre cine y, ahora, deporte en Blisstopic. Es autor de los libros “Mujer y música: 144 discos que avalan esta relación” y de su segundo volumen, “Mujeres y música: 144 discos más que avalan esta relación”.Colomense de pro y residente en el Maresme, es colaborador casi desde sus inicios en Mondo Sonoro, y en cabeceras como Ruta 66 o Rock Zone. Escribe artículos para el blog La Ruta Norteamericana de El País, y ha hecho radio en varios medios, dirigiendo el espacio “Canvi de Ritme” en COM Radio, en el cual combinaba música y deporte. Por su grabadora han pasado un gran número de artistas; entre ellos, Arcade Fire, Antony & The Johnsons, Patti Smith, Marianne Faithfull, Mötley Crüe, Rammstein, Muse, The Black Keys, Tori Amos, Frank Black, Kings Of Leon o Mavis Staples.