Menu
 

Moderat

Moderat III

Monkeytown

8,4

Minimal electrónico 

Brais Suárez

 

 

La domesticación de Modeselektor sigue avanzando en paralelo al desmelene de Apparat. El proceso de acoplamiento de ambos especímenes da continuidad a lo mostrado en sus dos apariciones anteriores y se extiende a lo largo de estas doce pistas con un medido equilibrio entre los violentos achaques del primero y la delicadeza rasgada del segundo. Doce pistas coherentes con lo que conocemos de Moderat, pero incoherentes con la innovación que se puede esperar de un proyecto de naturaleza experimental y recreativa; "Moderat III" cumple demasiado bien con las expectativas y, en general, prolonga sus virtudes para caer por primera vez en el vicio del lugar común.

 

“Eating Hooks” es irreprochable como apertura, con ese tono ambient que permite la entrada de la voz y las bases de una manera natural, suave, las mantiene en una tensión espacial y las corta de golpe con el sinte machacante de “Running”, en un estilo mucho más farragoso, casi ruidoso en su espíritu minimal, donde la voz es el único respiro.

 

Se enmiendan sus defectos con “Finder”, un lujo difícil de no disfrutar entre sus contrastes de claro-oscuro-grave-agudo, y con “Ghostmother”, que al final se depura hasta llegar al nivel de “Reminder”, más que merecido single: la base solitaria al principio que sostiene, con ese sonido maderero, crudo, acústico, todo un conglomerado de diversiones electrónicas y permanece en las pausas tan características del dúo alemán. Las fuerzas de voces y sintetizadores se aúnan para un final tan simple como logrado.

 

 

Y esa es la línea que se mantiene durante las cinco canciones que la siguen. El sonido es una delicia. Son canciones que se dejan saborear y tocar. La textura incita a comerse un bafle del tamaño de una puerta y dejar que retumbe en el estómago y acaricie los oídos desde dentro. Son cinco canciones que alternan interludios tan reposados como los de “The Fool” con mezclas más pegadizas y casi dubstep como las del acceso ecléctico de “Intruder”, en el que incluso se intuye una guitarra eléctrica como fondo a los coros tribales. “Animal Trails” es, no obstante, el verdadero ramalazo de vibración oscura, de intrépido avance a lo largo de clubs y discotecas interminables, una canción que tiene el valor de apaciguarse cuando todo apunta a la demencia. Y he ahí la gran virtud de este "Moderat III", que no necesita grandes excesos para hacerse adictivo y siempre es capaz de reivindicar, con la originalidad de su sonido, la personalidad de Moderat.

 

El perfecto ejemplo es “Ethereal”, que cierra el disco y lo deja a merced de la paulkalkbrennizada “Fondle”, una apuesta de sonido más aséptico y alma más minimal. En ese terreno se mueven, de hecho, las bonus tracks, que pervierten “Reminder” hasta la saciedad con auténticos trallazos de sintetizadores omnipotentes, incontenibles, abusivos. Cada remix a su manera, consigue mostrar el aliento transgresor que no desprende el conjunto del disco y también una cara pesada, industrial, rotunda.

 

Comentarios
Brais Suárez

Brais Suárez (Vigo, 1991) acaba de estrellarse con su idea de vivir escribiendo aun sin ser escritor. Dos periódicos gallegos se encargaron de dejarle claro que mejor le iría si recordara mineralizarse y supervitaminarse, lo que intenta gracias a colaboraciones esporádicas con algunas revistas y otros trabajos más mundanos que le permiten pagarse su abono anual del Celta y un libro a la semana. Por lo demás, viajar, Gatsby y estroboscopia lo sacan de vez en cuando de su hibernación.

Más en esta categoría: « Masclans "Forest" Gnod "Mirror" »