Menu
Esperit! Negro Heráclito  

Esperit! / Negro

Heráclito

La Castanya

8

Folk psicodélico

Lidia Noguerol

 

“Todo pasa, la realidad es como un río, que nunca permite sumergirse dos veces en la misma agua” es la sentencia más conocida del filósofo griego Heráclito que defendió con gran energía la importancia del “devenir”. Mau Boada (Esperit!) y Fernando Junquera (Negro) han bautizado su primer disco compartido –una cara para cada uno- con el nombre de este filósofo, apodado El Oscuro. Y seguramente les van a preguntar más por él que a Betunizer por Shellac y se les va a arrugar la piel de las veces que van a leer sobre ese río que nunca es el mismo.

 

Pero Esperit! y Negro más que bañarse en aguas heraclianas se reflejan en ellas. Es fácil imaginarse a cada uno de ellos en la orilla opuesta del ya citado río, pero al mirarse en sus aguas no verían su propio reflejo sino el reflejo del otro. Negro ya colaboró en “La Lluminosa” el anterior disco de Esperit! y después de compartir escenario y muchas horas de furgoneta Mau y Fernando son las dos caras de un mismo split, que muestra, como decía Heráclito, que los contrarios no constituyen dos principios encerrados cada uno en uno en sí mismo y por lo tanto inconciliables el uno con el otro: están en cambio, inescindiblemente unidos en su contraste (todas las referencias filosóficas las he fusilado de Geymonat).

 

A los dos les gusta impregnar su folk instrumental de la lisergia más mesmerizante, pero Mau es más luminoso y Fernando no es que sea más oscuro, sino más oriental. Esperit! añade murmullos electrónicos a su folk, lleno de los colores de la naturaleza y también del mejor groove negro: dub humeante y digital, jazz bailongo y samba. “Hola, Nit” es la canción más junqueriana de Esperit! y “Freak Blues” es la más espiritosa de Negro que prefiere la cháchara de fondo como acompañante de su guitarra, que también gana protagonismo en la cara de Mau.

 

En una canción Junquera hace referencia (supongo) a Isasa de A Room with a View y a su impresionante fingerpicking –lo vi en la Casa Irla de Sant Feliu de Guíxols y lo hacía todo con los dedos, sin pedal de loop­ y en dos hace referencia a la religión: “Si me quiere Dios lo entenderá” y la ruidosa “Mahoma”. En su anterior álbum, “Formación del espíritu nacional” ya había una canción con lo que parecía ser la llamada a la oración del muecín. Y es que si las canciones d’Esperit! remiten al mundo de la naturaleza, las de Negro apelan al espíritu. Y los dos juntos, Mau y Fernando nos recuerdan que Heráclito fue el primero en establecer una relación entre el mundo de la naturaleza y el del espíritu. La filosofía con música entra y el “Heráclito” de Esperit! y Negro nos ayuda a conseguir lo que el Heráclito de Éfeso consideraba indispensable: superar los sentidos para alcanzar la razón. Sólo ella esta en condiciones de hacernos captar la unidad en la multiplicidad, la armonía en sus contradicciones.

 

Lidia Noguerol

Lídia Noguerol comparte profesión con Barbara Gordon (Batgirl). Cuando no le toca lidiar con adolescentes descarriados, borrachos y indigentes, se dedica a seleccionar música, cine, libros y cómics. Por la noche, cuando no va al cine o se queda en casa leyendo, transita autopistas y carreteras secundarias y recorre los ejes de comunicación del país, en busca de conciertos de los que hablar por la mañana siguiente en prensa local, portales culturales, blogs y prensa especializada como la extinta Go Mag. Buscando un mundo mejor, ha ido a parar a Blisstopic, un lugar tan excitante como Gotham.