Menu
Nonkeen The gamble  

Nonkeen

The gamble

R&S Records

8

Ambient Jazz

Vidal Romero

 

La historia de Nonkeen se remonta más de veinte años en el tiempo, hasta la época en la que un imberbe Nils Frahm iba al colegio en un suburbio de Hamburgo, y quedaba después de las clases con su amigo Frederic Gmeiner para grabar programas de radio caseros y experimentos en los que mezclaban cosas disparatadas con ayuda de máquinas de cinta y de multipistas rudimentarios. Una sociedad (en la que, por cierto, ya se adivinaba el gusto por las labores de producción que desarrollaría el pequeño Frahm) a la que se añadía en los veranos un tercer miembro, Sepp Singwald, lo que les permitía jugar a tener un grupo de música.

 

Lejos de quedarse en un capricho de la infancia, los tres amigos siguieron viéndose a lo largo de los años siguientes, primero en su ciudad natal y más tarde ya en Berlín (donde residen actualmente los tres), quedando para largas sesiones de grabación en las que gobernaban la improvisación y el experimento. Lo más interesante, sin embargo, es que siempre comenzaban escuchando el material que habían grabado en las sesiones anteriores. Un material del que eliminaban los fragmentos que no les interesaban, que remezclaban y procesaban para cambiar alegremente el tono o la dirección de las piezas, en un proceso de destilación y crecimiento continuo que fue desarrollándose a lo largo de más de una década. Concretamente hasta el año pasado, cuando decidieron que disponían de nueve cortes a los que ya no les sobraba ni les faltaba nada; los nueve cortes que contiene “The gamble”.

 

 

Teniendo en cuenta la manera en la que se ha grabado, no es raro que este disco despiste a los seguidores habituales del pianista alemán. Sólo el primer corte, “The invention mother”, tiene esa cualidad etérea, ese aspecto arremolinado, que Frahm ya había cultivado en algunos de sus trabajos en solitario –estoy pensando, por ejemplo, en los dos bonitos cortes que contenía “Juno” (11)-. El resto de las canciones, en cambio, se mueven por una interesante encrucijada en la que se dan cita drones, texturas ambientales, efectos especiales y recursos propios del free jazz; una mixtura que puede sonar extraña sobre el papel, pero que en la oreja funciona muy bien. “Ceramic people”, por ejemplo, recuerda a aquellas bandas que mezclaban post rock y drum’n’bass a finales de los noventa (piensen, por ejemplo, en Boymerang o Spring Heel Jack), algo a lo que posiblemente ayuda la presencia del gran Andrea Belfi, que también aporta su batería a la cinemática “Chasing God through Palmyra”, posiblemente la mejor pieza del lote. Ese tono de jazz noir está presente también en pistas como “Animal farm” o “The beautiful mess”, que funcionan como precisas máquinas de relojería en la que cada instrumento ocupa un lugar concreto en el espacio, mientras que otros momentos el tempo se desploma hasta casi rozar el aislacionismo (“Capsan”, “Pink flirt”). Cambios de intensidad que se engarzan de manera suave y precisa en el desarrollo de un disco que habita un universo propio, al que cuesta encontrar compañeros dentro de universo electrónico (apenas las cosas que hacen Rocketnumbernine, Floating Points o Four Tet cuando se pone tierno), y que funciona a la perfección en el entorno doméstico, con un buen vaso de whisky (solo) aparcado en la mesa.

 

Comentarios
Vidal Romero

Como todos los antiguos, Vidal Romero empezó en esto haciendo fanzines (de papel) a mediados de los noventa. Desde entonces, su firma se ha podido ver en infinidad de revistas (Go Mag, Rockdelux, Ruta 66, Playground, aB, Era y Clone entre muchas otras) y algún que otro periódico (Diario de Sevilla, Diario de Cádiz). Es también uno de los autores del libro “Más allá del rock” (INAEM, 08) y ha trabajado como programador y productor para ciclos de conciertos y festivales como Arsónica, Territorios o Electrochock (US). Incluso le ha quedado tiempo para ayudar a levantar España ladrillo a ladrillo con lo que es su auténtica profesión: la arquitectura. Es uno de los mejores analistas de música electrónica de este país.

 

vidal@blisstopic.com