Menu
 

Tortoise

The Catastrophist

Thrill Jockey

6,1

Jazz Rock

Half Nelson

 

Después de casi siete años de silencio discográfico desde “Beacons of the Ancestorship” (Thrill Jockey, 2009) Tortoise vuelven casi sin que nadie se lo haya pedido. Los de Chicago incorporaron a lo largo de los noventa el influjo del jazz y una contención y un buen gusto (a veces demasiado cerebral) en el paisajismo sonoro del post-rock americano que sirvieron de reverso intelectualoide a las mesiánicas cabalgadas de Godspeed You Black Emperor! y a la épica truculenta de Explosions in the Sky. Ese recurso al sonido cálido (teclados, vibráfonos…) del jazz y un sentido más aséptico, casi científico, de la experimentación sonora, alejado del ruidismo y de la agresividad del rock, pero no exento de sentido del humor, les convirtió en una de las grandes bandas de los noventa.

 

 

Sin embargo, en este “The Catastrophist” (Thrill Jockey, 2016) todas esas virtudes y características parecen volverse en su contra. Pese al aire artificioso de sintonía de telediario con que se inicia “The Catastrophist” (el álbum y el tema) lo peor que se puede decir de este disco es que no molesta: las canciones se suceden, especialmente en el tramo final (con “Tesseract”, que funcionaría mucho mejor al inicio del disco con el oyente menos saturado, y “At Odds With Logic”), sin que ni siquiera nos apetezca arquear la ceja. Es sintomático que la extensa (más de siete minutos) “Gesceap” (primer single) sea una suite circular conducida por teclados en la que apenas hay cambios o progresiones. Se echa de menos la riqueza conceptual que les permitía incorporar sutilmente influencias del krautrock, la electrónica, el dub o el prog rock. En resumen, los temas adolecen de una excesiva linealidad pese a aciertos como la gamelánica “Shake Hands With Danger” y una “The Clearing Fills” traicionada por un ritmo machacón a la batería (instrumento demasiado en primer plano en gran parte del disco) que se cierra con una pequeña e inofensiva turbulencia ruidista.

 

Mención aparte merecen los dos primeros temas vocales de la carrera de los de Chicago. Quizás para aportar algo más de variedad y, sobre todo, unas estructuras menos lineales se incorporan dos temas cantados: una versión post-irónica del “Rock On” de David Essex con la voz de Todd Rittman de U.S. Maple y la original “Yonder Blue” con Georgia Hubley de Yo La Tengo. Mientras que la versión de David Essex, todo un hit en 1973, aporta un punto de retorcida ironía sobre todo por la letra llena de tontorrones clichés rockeros y adolescentes; el tema junto a Georgia es una balada sensiblera más cercana a la emotividad de Yo La Tengo que a la cordura de Tortoise: si no diera la sensación de que ha sido (pésimamente) grabada bajo el agua, sería una bonita canción, con un regusto bastante Brian Eno.

 

Half Nelson

Crítico musical que ha visto multitud de modas y estilos nacer, crecer, multiplicarse y morir desde que empezara a colaborar en Ràdio Ciutat de Badalona en 1993. Fan del jazz y del pop británico, aunque todavía impactado por el drum’n’bass, su firma se ha visto prácticamente en todas las cabeceras de prensa independiente (Mondo Sonoro, Go Mag, Rockdelux, Suite, Trax/Beat…) y radio online (ScannerFM) y por su grabadora han pasado muchos de los grandes (Costello, Lowe, Hitchcock, Mills, Craig, May, Saunderson, Gelb, Calexico, Goldie, Size, Flaming Lips, Bon Iver…). También ha contribuido con varios capítulos a “Loops” (Mondadori, 2002) y a “Teen Spirit. de viaje por el pop independiente” (Mondadori, 2004).

 

half@blisstopic.com