Menu
Archy Marshall A new place 2 drown  

Archy Marshall

A new place 2 drown

XL / True Panther Sounds

9

Electrónica

 

Brais Suárez

 

Que King Krule pase de la Game Boy, recupere su nombre de humano real y deje de lado la guitarra después de "6 Feet Beneath the Moon" puede parecer una tragedia, pero no lo es si el resultado de este proceso de madurez es de la talla de "A New Place 2 Drown".

 

Después de aquel alunizaje en el mundo de la música, con el que fue promesa y maestro a un tiempo, Archy Marshall se embarca con su hermano Jack en un proyecto que se precipita desde la luna hasta las profundidades. Conserva el sonido esponjoso de las bases, conserva la misma voz abisal, conserva los ritmos trip hop de entonces… pero ahora, todavía lejos del oxígeno, los Marshall diseñan otro tipo de oscuridad, igual de sugerente, pero una oscuridad profunda y líquida. Es un espacio de doce pistas llenas de paisajes desconocidos, estilos entrelazados y sonidos indescifrables, mucho más cercanos a temas como "Ceiling" o "Neptune Estate" que a otros como "Easy Easy".

 

 

Apuesta por lo menos llamativo de su anterior disco y en este nuevo álbum, de hecho, el eclecticismo no se encuentra en una lista que oscila entre distintos estilos, sino en la riquísima trama que configura cada tema. Lo más exacto sería una combinación de IDM y trip-hop que deriva en unos ambientes tan atractivos como atrayentes. Es un disco que diviniza la monotonía, que enlaza cada canción con la anterior con la sutileza de corrientes que se acarician entre sí. Como olas, como el bamboleo de un barco, todo dirige hacia un único momento culminante que resalta sobre el resto: Thames Water, una maravilla que, como el propio río que le da nombre, parece viajar desde altos páramos verdes hasta los clubs más agitados de Londres, para arrasarlos y llegar al Atlántico con más fuerza todavía.

 

La angustia que pueda general la oscuridad del disco no se debe a la amenaza de que esta profundidad líquida nos ahogue, sino a la incertidumbre de cuál será el próximo achaque de Marshall, al anhelo furibundo de que su siguiente despegue vuelva a ser tan turbador y sorprendente como este.

 

Brais Suárez

Brais Suárez (Vigo, 1991) acaba de estrellarse con su idea de vivir escribiendo aun sin ser escritor. Dos periódicos gallegos se encargaron de dejarle claro que mejor le iría si recordara mineralizarse y supervitaminarse, lo que intenta gracias a colaboraciones esporádicas con algunas revistas y otros trabajos más mundanos que le permiten pagarse su abono anual del Celta y un libro a la semana. Por lo demás, viajar, Gatsby y estroboscopia lo sacan de vez en cuando de su hibernación.