Menu
The Suicide Of Western Culture Long live death! Down with intelligence!  

The Suicide Of Western Culture

Long live death!

Down with intelligence!

El Segell del Primavera

7,5

Electrónica

Vidal Romero

 

Quizás cansados de las eternas comparaciones con Fuck Buttons (y con razón: a veces parece que en este país nadie ha escuchado a Spacemen 3 o a Wolf Eyes), The Suicide Of Western Culture han decidido enfocar su tercer disco desde una perspectiva, digamos, más amigable. Esto quiere decir que han sacrificado parte de su mala leche, que han puesto en cuarentena sus muchos pedales de distorsión, y que eso les ha llevado a producir un sonido que sigue primando la épica y la pirotecnia (la cabra siempre tira al monte, es ley de vida), pero que ahora también se regodea en el detalle, deja más a la vista esa manera que tienen producir los temas, a modo de milhojas en las que se acumulan ritmos, texturas y líneas melódicas.

 

 

Es esa mayor limpieza, supongo, la que también les ha ayudado a recorrer un abanico de registros más amplio: ahí están, por ejemplo, las gaseosas texturas que envuelven “Amor de madre”, y que explican a las claras por qué escogieron a The Field para que les remezclara en el maxi de adelanto; ahí están ”Dysplasia” y “Return to my parents’ hometown in Andalucia”, que demuestran que se tienen bien aprendida la lección de la cyberdelia; ahí están esa explosión de sonidos shoegaze que es “Headless saints” o los ritmos motóricos que empujan la estupenda “Drugs bring me closer to you”. Una disparidad de visiones que se encajan de manera coherente en el conjunto y que evidencian que, pese a lo que el título parece afirmar, The Suicide Of Western Culture han planeado su tercer asalto con bastante inteligencia.

 

Vidal Romero

Como todos los antiguos, Vidal Romero empezó en esto haciendo fanzines (de papel) a mediados de los noventa. Desde entonces, su firma se ha podido ver en infinidad de revistas (Go Mag, Rockdelux, Ruta 66, Playground, aB, Era y Clone entre muchas otras) y algún que otro periódico (Diario de Sevilla, Diario de Cádiz). Es también uno de los autores del libro “Más allá del rock” (INAEM, 08) y ha trabajado como programador y productor para ciclos de conciertos y festivales como Arsónica, Territorios o Electrochock (US). Incluso le ha quedado tiempo para ayudar a levantar España ladrillo a ladrillo con lo que es su auténtica profesión: la arquitectura. Es uno de los mejores analistas de música electrónica de este país.

 

vidal@blisstopic.com