Menu
Cass McCombs A Folk Set  

Cass McCombs

A Folk Set

Domino

7

Rock / Lo Fi

Lidia Noguerol

 

Este recopilatorio de caras b, rarezas y cinco canciones no publicadas antes, viene a confirmar lo que ya sabíamos por los anteriores trabajos del cantautor californiano: que bebe de muchos estilos sin casarse con ninguno y que acostumbra a hacer lo que le parece sin miedo a no gustar. “A Folk set” contiene canciones del período que va de 2003 a 2014, de su debut A a los aires country de “Big Wild and Others”.

 

Aunque “A Folk Set Apart” es más recomendable para completistas y conocedores del cantautor, también puede ser para los neófitos una buena manera de entrar –eso sí por la puerta más rara- en el universo de desclasados y gente corriente aficionada a empinar el codo que pueblan el imaginario de McCombs, que tiene la habilidad de cantar a la soledad sin perder el sentido del humor.

 

 

En “Folk Set Apart” hay lugar para el garaje-punk de sus inicios(“A.Y.D”), la destartalada rock opera lo-fi de “Texas”, en colaboración con Mike Gordon de Phish, baladones con gorgoritos en vez de falsete (“Twins”), el pop pegadizo con fuzz de “Poe’ts day” con Chris Cohen de Deerhof o el blues instrumental de “Cow cow McCombs”. Lo que no hay es folk, por mucho que la palabra este incluída en el título del disco. Bueno sí, la canción “Three Men Sittin’ on a hollow log”.

 

Puede parecer que la escucha de tal cajón de sastre, donde se puede escuchar –o no depende de los oídos de cada cuál- la cara más sucia y menos cuidada de McCombs así como su faceta más melosa –ahí estan la poppy “Evangeline” o la lisergia trotona de “Empty promises”- sea díficil por la disparidad de estilos, pero no es así porqué el desastrado encanto de McCombs ejerce de hilo conductor.

 

Comentarios
Lidia Noguerol

Lídia Noguerol comparte profesión con Barbara Gordon (Batgirl). Cuando no le toca lidiar con adolescentes descarriados, borrachos y indigentes, se dedica a seleccionar música, cine, libros y cómics. Por la noche, cuando no va al cine o se queda en casa leyendo, transita autopistas y carreteras secundarias y recorre los ejes de comunicación del país, en busca de conciertos de los que hablar por la mañana siguiente en prensa local, portales culturales, blogs y prensa especializada como la extinta Go Mag. Buscando un mundo mejor, ha ido a parar a Blisstopic, un lugar tan excitante como Gotham.