Menu
Cora Novoa Fight, love, faith  

Cora Novoa

Fight, love, faith

Seeking The Velvet

7,5

Techno

Lidia Noguerol

 

Lucha, amor y fe. A juzgar por el título de su nuevo álbum “Fight, Love, Faith”, estos parecen ser los tres motores creativos que han sacado del dique seco a Cora Novoa, que también estrena sello propio, Seeking The Velvet. Y es que han pasado cuatro años desde su trabajo anterior, Secret Garden. Durante todo este tiempo esta gallega afincada en Barcelona ha profundizado en otra de sus pasiones, las ciencias ocultas, y ha trabajado para convertir esta materia en música, como si fuera una alquimista que en vez de buscar la piedra filosofal buscará un nuevo sonido, sobretodo a través de los sintetizadores y las cajas de ritmos.

 

 

En la primera escucha de “Fight, love, faith” ya se nota que más que del esoterismo y el misticismo, Cora Novoa ha tirado de su auténtico oficio: el de dj y productora. Su último trabajo funciona perfectamente como sesión. Ahí esta esa obertura de aires sinfónicos, con esas cuerdas de ensueño y ese halo de gélido misterio, que va ganando calidez conforme el minutaje avanza gracias a la voz, ya sea en calidad de protagonista o haciendo coros, a unos ritmos quebrados y seductores que se van poniendo trotones y que a mitad del disco parece que van se van a acelerar, pero que al final prefieren no desmarcarse de la melodías y no aumentar sus beats por minuto para continuar invitando al cimbreo ligero y sensual.

 

Y es que aunque en “Fight, Love, Faith” Cora Novoa se haya decantado más por la new wave y el synth pop, ha mantenido su gusto por las melodías y el pulso techno, abriendo nuevos caminos para su música sin olvidarse de los que ya lleva recorridos, mostrando a la vez, como hacía el dios Jano –invocado al principio y al final del disco– dos caras: una que mira hacía el pasado y otra hacía el futuro.

 

Lidia Noguerol

Lídia Noguerol comparte profesión con Barbara Gordon (Batgirl). Cuando no le toca lidiar con adolescentes descarriados, borrachos y indigentes, se dedica a seleccionar música, cine, libros y cómics. Por la noche, cuando no va al cine o se queda en casa leyendo, transita autopistas y carreteras secundarias y recorre los ejes de comunicación del país, en busca de conciertos de los que hablar por la mañana siguiente en prensa local, portales culturales, blogs y prensa especializada como la extinta Go Mag. Buscando un mundo mejor, ha ido a parar a Blisstopic, un lugar tan excitante como Gotham.