Menu
Unknown Mortal Orchestra Multi-Love  

Unknown Mortal Orchestra

Multi-Love

Jagjaguwar

8,7

Multi-Pop

Albert Fernández 

 

No tengo ganas de escribir esto. 

No tengo ganas de explicarlo. 

Es tan sencillo, que no debería hacer falta.

 

Si con "II" Unknown Mortal Orchestra lograron mantenernos en un estado de éxtasis translúcido durante meses, a base de nebulosas de pop de baja fidelidad, melodías absolutamente mesmerizantes y sonoridades desenfocadas y etéreas y luminosas, el regreso del combo mitad norteamericano mitad neozelandés supone un paso adelante valiente y desasido, que demuestra que a Ruban Nielson y los suyos no les atemoriza despertar a un nuevo día con el sol más desafiante en la cara. 

 

De las hechizantes marismas de su disco anterior, pobladas de la psicodelia más espectral y seductora, aquí se pasa a navegar un espectacular océano con ecos del soul y el funk más álgido y extrañado, irradiado de destellos multi-sonoros, que lo mismo pueden traer a la memoria en algunos pasajes a Prince que a piezas clásicas del R&B, pese a que la pátina de experiencia alucinógena, las cargas krautrock y el hermanamiento con nuevos héroes como Tame Impala, Connan Mockasin o MGMT siguen presentes en no pocos tramos de esta nueva delicia inmortal.

 

 

En el último Primavera Sound nos hacinamos en las fosas abisales de uno de los escenarios más indeseables del festival, en una hora de grandes agitaciones y desplazamientos hipster-nómadas, con tal de que llegara a nuestros oídos y nuestras cajas torácicas toda la gloria que habita en el segundo disco del cuarteto, más las dos mejores perlas de "Multi-Love": la creciente canción que da título y abre el disco, una cautivadora oda y lamento de Nielson en torno a su infidelidad con una casi-menor de edad, y esa perla classic-funk de título y credo mega-contemporáneo, "Can't keep checking my phone", cuyas vibraciones nos sacuden a base de una voz enlatada y aguda, un bajo enfermizamente dinámico y unas percusiones revoltosas hasta el extremo de fundir suelas. Cómo las bailamos. Cómo las disfrutamos, cual fantasmas heridos, allí, al fondo de la zona abisal.

 

Más allá de esos hitos de discoteca subacuática, las latencias y estadios enrarecidos del segundo tramo del disco pueden causar extrema fiebre, o euforias casuales e invertidas, dando lugar a un descenso a profundidades sin luz, taludes ebrios e indefinidos, que, con todo, conservan todavía grandes atisbos de esa luz cautivadora y fantasmagórica que tan bien maneja la banda del muy peculiar Ruban Nielson. "Multi-Love" no alcanza la maravilla de "II", pero es una gran salpicadura de música contemporánea fabulosa, extraterrestre y adictiva a más no poder. 

 

Y ya está. No quiero enturbiar más algo tan prístino con renglones ridículos que tratan de agarrar cosas así de inasibles. Solo tienes que reaccionar a los primeros acordes, y sabrás. 

 

Unknown Mortal Orchestra persisten en trazar un rastro musical de belleza destensada y furibunda, y atraviesan estadios de tiempo mientras su baja fidelidad produce masas de alta fidelidad. 

 

Albert Fernández

En el desorden de los años, Albert Fernández ha escrito renglones torcidos en publicaciones como Mondo Sonoro, Guía del Ocio o Go Mag, tiempo en el que ha tenido oportunidad de ir de tapas con Frank Black o escuchar a Patrick Wolf bostezar por teléfono. Además, ha sido jefe de redacción de las secciones culturales de H Magazine, y ha aportado imaginación tras los micrófonos de Onda Cero, Cadena Ser y Scanner FM, donde facturó la sitcom musical de creación propia “2 Rooms”. Aunque sabe que no hay lugar mejor que aquel de donde viene, a Albert no le hubiera importado nacer en Gotham City o en el planeta Dagobah. Con tendencia a la hipérbole y a la imaginación desatada, Albert sigue buscando el acorde que dé la vuelta a sus días.

Lee lo útimo de Albert clicando aquí

albert@blisstopic.com