Menu
scuba  

Scuba

Claustrophobia

Hotflush

9

Techno

Manu González

  

Parece mentira que Paul Rose, el hombre que firma los cheques en Hotflush Records y firma como Scuba, pudiera superar su "Personality, trabajo de 2012. Si en aquel disco rescató de su fondo de armario sus recuerdos más raves y big beats del techno británico (temas tan ibicencos y veraniegos como "July" o "NE1BUTU" compartían espacio con verdaderas joyas del chill out como "Tulips" o "Underbelly"), ahora Scuba ha preferido centrarse en el techno contundente, en el 4X4 melódico británico. Escuchar "Claustrophobia" es una experiencia muy noventera, cuando los LPs eran hermosos y estaban repletos de hits, como el "Brown album" de Orbital, el "Archive One" de Dave Clarke o el "Communications" de Surgeon, discos que nos sabíamos (sabemos) de principio a fin y que engrandecieron la historia del techno británico. A esos LPs podemos sumarles ya el "Drone logic" de Daniel Avery, el próximo "Insides" de Fort Romeau y este "Claustrophobia" de Scuba.

 

 

Y eso que "Claustrophobia" comienza con un tema más o menos dronero, "Levitation", más cinemático y bladerunnerniano pero que da muchas pistas sobre lo que vamos a escuchar a partir de ahora. Se acabó el sol y el happy house de "Personality", "Claustrophobia" es otra cosa y aquí se viene a bailar en antros oscuros sin ventanas y a sudar, sudar mucho. Y los golpes iniciales de "Why you feel so low" y ese 4X4 que entra a piñón son la prueba más evidente. Siguen los efectos cinéticos, los ambientes melódicos pero "Claustrophobia" es un disco para la pista. Scuba nos narra una historia, y lo hace bajo el aire marcial del mejor techno británico. Sin apenas darnos un respiro, "Television" rebaja los BMPs pero no las ganas de bailar (y de fondo continúan esos sonidos tan costumbristas, el teclado de un ordenador, el grifo de un cuarto de baño o unas llaves cerrando una puerta). "Television" es uno de aquellos temas que sonaron tan y tan gordos en lugares como el Sónar un sábado noche (aunque todavía no esté confirmado, esperemos que lo programen de noche ¡Por Dios!), un crescendo imparable de esos para levantar manos (crescendo sin drop, que esto no es la puta mierda del EDM) y repartir sonrisas con los amigos. "Drift" baja la intensidad y coquetea con sonidos más cinemáticos en un tema que respira tanto hollín callejero como los temas cyberdélicos de The Sabres of Paradise. Pero la calma dura poco, porque aquí está la base destrozapipernas de "PCP", uno de los capítulos más noventeros de este "Claustrophobia" (y uno de sus mejores temas). Uno de esos temas de techno que van añadiendo capas y más capas de ritmo hasta convertirse en una puñetera cebolla imparable rellena de éxtasis líquido. Un tema nacido para vivir en cualquier sótano donde se pinche techno hasta altas horas de la madrugada (o la mañana siguiente). El Scuba más reconocible, con voces y todo, se cuela en "All I think about is death", dos temas en uno, tras dos minutos aparece un ritmo kosmische que a un servidor le encanta. "Needle Phobia" tampoco es para la pista, pero es el tema más extraño de Scuba, muy cercano a la IDM. "Claustrophobia" no se acerca a la excelencia por culpa de "Family entertainment", un extraño capítulo de 2 minutos y medio que recoge el ruido ambiente de una especie de guardería con niños llorando y que llega a ser bastante irritable. Paul, en serio, no hacía falta. Gracias a Dios que después llega el mejor tema de "Claustrophobia", "Black on black", un título que lo dice todo: un temarral techno de nueve minutos con más valor que todas las joyas de la corona británica, una imparable oda a los 120 BMPs y el 4X4 más bailable y oscuro y un cierto regusto ácido que recuerda al mejor Plastikman. ¡Amén! Tras el acelerón de "Black on black nada mejor que el ambient futurista de "Transience", el tema que nos lleva al final de esa historia que Scuba nos ha narrado en una hora de baile desenfrenado.

 

Ayer fue la crítica de Kendrick Lamar, hoy la de Scuba. En apenas dos días, Blisstopic ya hemos decidido dos de los mejores diez discos del año. Estas son las metas a superar. ¡Adelante!

 

Manu González

Hizo su primer trabajo periodístico entrevistando a Derrick May por fax en 1995 para la desaparecida revista aB. Desde entonces, este natural de Hospitalet de Llobregat (1974) ha colaborado en publicaciones como Qué Leer (donde se encarga de la sección de cómic), Guía del Ocio BCN, Playground Mag, Revista Trama, EnBarcelona Magazine, Terra Gum, Hoy Empieza Todo (RNE 3), Agenda San Miguel o los catálogos del Festival Sónar 1997 y el Festival Doctor Music 1998. Experto en cómic y literatura fantástica, ha colaborado con editoriales como RBA, Random House Mondadori y Círculo de Lectores. Pero sobre todo es conocido por haber sido el Jefe de redacción de la revista Go Mag desde mayo de 2001 hasta su último número en junio de 2013.

manu@blisstopic.com