Menu
Kendrick  

Kendrick Lamar

To Pimp a Butterfly

Universal

9,1

Hip hop / Soul / Funk

Half Nelson

  

Si hay una palabra que intente, cuando menos, definir el nuevo trabajo del rapper de Compton Kendrick Lamar esa palabra es “inabarcable”. “To Pimp a Butterfly” es un verdadero aluvión de palabras, sonidos, ideas, conceptos, imágenes, asociaciones… Si en el anterior “good kid, m.A.A.d city” (Interscope, 2012) Lamar se ponía como ejemplo de joven triunfador capaz de escalar desde el fango de Compton hasta las colinas de Beverly Hills, ahora en “To Pimp…” adopta un tono más social, más colectivo para denunciar la opresión y persecución de la raza negra en la sociedad estadounidense. Desde el primer tema “Wesley’s Theory”, dedicado a los tres años de prisión del actor Wesley Snipes por evasión de impuestos hasta el segundo single “The Blacker the Berry” pasando por la funky “King Kunta” –puro Prince época “Sign Of The Times” (Warner, 1987)– todo el disco es una pura denuncia de la situación de injusticia institucional en que se encuentra la raza negra en Estados Unidos. Atención a la portada, con toda una caterva de negros descamisados mostrando billetes sobre el cadáver de un juez a la puerta de la mismísima Casa Blanca.

 

 

El gran acierto de Lamar en este LP es canalizar toda esa rabia acumulada de una forma serena, elegante, llena de estilo y coolness sin dejar de ser compleja y, de cierta manera, amenazadora: en resumen, sólo el jazz puede proporcionarle una plataforma al mismo tiempo atractiva y provocadora. Ese aplomo (que sólo parece perder momentáneamente en los agresivos versos de Assassin en “The Blacker the Berry”) convierte “To Pimp…” en un arma sofisticada y poderosa. Así, a través de Flying Lotus¸ Thundercat, Terrace Martin y Robert Glasper, Kendrick Lamar canaliza su ira y, al mismo tiempo, homenajea uno de los mayores monumentos artísticos creado por la raza negra. Como Billie Holiday en “Strange Fruit”, Lamar pretende seducir y denunciar al mismo tiempo, sin renunciar ni a la crudeza ni a la belleza. También hay mucho de Miles Davis (y también de Radiohead) en la sombría base de “How Much a Dollar Cost” y también pequeñas explosiones free en la suite formada por “These Walls”, “u” y “Alright” donde Lamar luce sus skills como rapero.

 

Acompañado de artistas de diversas generaciones (George Clinton, Dr. Dre, Snoop, Bilal, James Fauntleroy, Ronald Isley, Rapsody, Pharrell…) y con samples de lo más granado de la música negra (Boris Gardiner, Michael Jackson, James Brown, The Isley Brothers, Fela Kuti, Smokey Robinson…y hasta un speech robado a James Brown el día que asesinaron a Martin Luther King y una entrevista con el fantasma de 2Pac) Lamar no sólo da una lección como productor ejecutivo y diseñador de sonido (todas las piezas encajan a la perfección, las colaboraciones sirven al conjunto y no simplemente al lucimiento personal…), sino también como “guionista” y letrista. El “guión” de “To Pimp…” se articula alrededor de un leit motiv recurrente: la frase “I remember you was conflicted” que se va repitiendo a lo largo del LP hasta que en la fantástica “Hood Politics” descubrimos el completo significado. “I remember you was conflicted / Misusing your influence / Sometimes I did the same / Abusing my power full of resentment / Resentment that turned into a deep depression / Found myself screaming in a hotel room”.

 

Esa frustración es la que ha conducido a Lamar hasta esta obra, como decía, inabarcable en la que ha superado todos sus registros como compositor, intérprete y, sobre todo, como letrista. No en vano compañeros de profesión (blancos) como Paterson Hood de Drive By Truckers o el escritor, ganador de un Pulitzer, Michael Chabon han escrito elogiosos comentarios acerca de la técnica de Lamar. En concreto, Chabon destacaba en la web colaborativa Genius el “devastador” giro que suponía desvelar en el tercer verso de “The Blacker the Berry” la hipocresía de los que se escandalizan cuando un policía blanco mata a un negro indefenso, pero no dicen nada cuando un negro muere a manos de una pandilla rival.

 

En fin, si sólo vas a comprarte un libro este año, que sea este.

 

Half Nelson

Crítico musical que ha visto multitud de modas y estilos nacer, crecer, multiplicarse y morir desde que empezara a colaborar en Ràdio Ciutat de Badalona en 1993. Fan del jazz y del pop británico, aunque todavía impactado por el drum’n’bass, su firma se ha visto prácticamente en todas las cabeceras de prensa independiente (Mondo Sonoro, Go Mag, Rockdelux, Suite, Trax/Beat…) y radio online (ScannerFM) y por su grabadora han pasado muchos de los grandes (Costello, Lowe, Hitchcock, Mills, Craig, May, Saunderson, Gelb, Calexico, Goldie, Size, Flaming Lips, Bon Iver…). También ha contribuido con varios capítulos a “Loops” (Mondadori, 2002) y a “Teen Spirit. de viaje por el pop independiente” (Mondadori, 2004).

 

half@blisstopic.com