Menu
Fractal-copia  

Fractal

Cuántico

Autoeditado

7

Rock

 

Daniel Gómez

 

No hay nada malo en componer canciones de vocación populista. En un país de envidiosos como el que vivimos a muchos les falta tiempo para lanzar bilis contra bandas como Izal, Supersubmarina o Vetusta Morla que, gusten más o menos, llevan tiempo batallando por su cuenta para acrecentar su número de seguidores (los mismos que van a desembolsar la cartera de cara a sus directos, aunque sea un 21% más de la cuenta) y sobrevivir en un negocio que no entiende de estabilidades. Independientemente de cuáles sean sus intenciones, lo cierto es que este tipo de grupos son los que consiguen llenar con mayor antelación las salas en las que tocan y son todo un reclamo para los festivales que no viven de la fauna hipster.

 

Los madrileños Fractal hace apenas unas semanas han debutado con su primer retoño, este "Cuántico" que ahora nos ocupa. Y lo cierto es que aun guardando muchas similitudes con las formaciones anteriormente mencionadas  (a las que se podría sumar, incluso, Bunbury), nadie puede poner en tela de juicio la factura de estos primeros doce temas que han sido notablemente producidos por Pablo Cebrián y masterizados por Felipe Guevara.

 

El quinteto, capitaneado por un Ryk Ramos que demuestra su destreza vocal sobre todo en esa "Mar" que concluye el disco en clave acústica, tiene muy buena mano con las melodías instantáneas (ahí está "Trozos de Papel", ese tema que da título al largo en el que se sumergen en los últimos U2 y hasta incluso en Muse, o la sencillamente bonita "Creo") y va a por todas en su cometido de tender puentes entre el indie rock y lo mainstream.

 

A medida que se suceden las canciones puede que se eche en falta esa bravura que las guitarras de Alfonso Zamora y David Martín destilan en "Revolución" y "Una Vez Más", los números más visceralmente rockeros que aquí nos vamos a encontrar. Pero insistimos: por mucho que sean un producto inofensivo para las masas, tienen muchos factores de su parte para convertirse en poco tiempo en toda una sensación de calidad para el público mayoritario. Y eso, para fortuna de ellos, no se puede decir de muchos otros a estas alturas de la película.

 

Daniel Gómez

Daniel Gómez (Barcelona, 1978) nunca ha querido escribir de música, pero las circunstancias (y las malas compañías) provocaron que comenzará en el Ab a finales de los noventa y, luego, continuara colaborando con la revista Go Mag. De trato arisco y gran amante del sello Vertigo de DC Comics, Daniel prefiere dedicar su tiempo a ver series después de una larga jornada de trabajo como jefe de contabilidad de una gran empresa.