Menu
Ghost-Culture  

Ghost Culture

Ghost Culture

Phantasy Sound

8

Pop electrónico

Vidal Romero

 

No atraviesa su mejor momento como productor –todavía le debe doler la frialdad con la que fue recibido “Illumination” (13), su primer y único maxi en solitario– pero si algo hay que reconocerle a Erol Alkan es que tiene un estupendo olfato a la hora de fichar talento para su sello, Phantasy Sound. Una casa en la que comparten espacio artistas como Daniel Avery, Connan Mockasin, In Flagranti o Nadia Ksaiba, gente capaz de buscar rendijas entre el pop de raíz indie, la electrónica de baile y la música experimental, y de salir de ahí con grandes canciones; con ese tipo de singles que funcionan igual de bien en casa que en la pista de baile. Un selecto club al que también pertenece el joven productor James Greenwood, descubierto por casualidad a finales de 2013, y mimado desde entonces por el jefe, que colabora (y para bien) en varios de los temas de su disco de debut, el homónimo “Ghost Culture”.

 

Con su mezcla entre pop sintético (piensen, sobre todo, en Depeche Mode) y sus aires a electro clásico; con sus voces tristonas y sus burbujeantes arreglos de sintetizador, “Mouth” sienta las bases de un disco que hace equilibrios entre la esfera íntima (la de la escucha casera y con cascos) y el espacio expansivo del club. Un equilibrio que a veces se produce en el interior mismo de una canción –es el caso de “Arms”, que comienza como una delicada pieza de pop y termina en un remolino cargado de ácido–, pero que en general lleva a separar los temas del disco en dos grandes grupos. Por un lado, los que hacen bandera de la sedosa voz de Greenwood y la arropan con un sonido espacioso y cálido, con un cierto barniz retrofuturista (ahí está el muy adhesivo “Arms” para demostrarlo, ahí están los delicados y tristones “How” y “The fog”). Y por otro lado, los que retuercen el paso del filtro hasta el once, engordan los bajos y juegan con samples vocales: hablamos del ya conocido “Guidecca”, de “Lucky”, o del esplendoroso “Answer”, un tema en el que se nota la mano del jefe Alkan, y que apesta a hit por todas partes. Y aunque sobre el papel semejante mezcla puede parecer un poco esquizofrénica (a ratos crooner y a ratos carne de discoteca), el resultado final es un álbum sólido y coherente, que va ganando con las escuchas y confirma el talento del joven Greenwood. Apunten el nombre, porque van a escuchar hablar de él.

 

Vidal Romero

Como todos los antiguos, Vidal Romero empezó en esto haciendo fanzines (de papel) a mediados de los noventa. Desde entonces, su firma se ha podido ver en infinidad de revistas (Go Mag, Rockdelux, Ruta 66, Playground, aB, Era y Clone entre muchas otras) y algún que otro periódico (Diario de Sevilla, Diario de Cádiz). Es también uno de los autores del libro “Más allá del rock” (INAEM, 08) y ha trabajado como programador y productor para ciclos de conciertos y festivales como Arsónica, Territorios o Electrochock (US). Incluso le ha quedado tiempo para ayudar a levantar España ladrillo a ladrillo con lo que es su auténtica profesión: la arquitectura. Es uno de los mejores analistas de música electrónica de este país.

 

vidal@blisstopic.com