Menu
Hookworms  

Hookworms

The Hum

Weird World

8,5

Psicodelia

Vidal Romero

 

No es exagerado decir que “Pearl mystic”, el disco de debut de Hookworms, fue una de las cosas más interesantes que sucedieron el año pasado en la fértil escena psicodélica de Inglaterra. Un disco que no hacía esfuerzos por ocultar sus influencias y citaba sin pudor a viejos maestros como Neu!, Hawkwind, Loop o Spacemen 3; que encapsulaba esas enseñanzas (y algunas más: también había rastros de shoegaze y recursos propios del noise flotando por ahí detrás) en media docena de canciones repletas de cabalgadas cósmicas, tensión climática, guitarrazos pesados y estribillos pegajosos. Un disco lujurioso y obsesivo, que parecía haber surgido de la nada –en realidad, el quinteto de Leeds llevaba tres años pateándose los escenarios del norte de Inglaterra, labrando su reputación a base de cintas de casete, singles y otros artefactos de tirada más que limitada-, y que llegaba dispuesto a comerse el mundo: en esta santa casa, sin ir más lejos, alcanzó el noveno puesto entre los mejores álbumes internacionales de 2013.

 

Publicado un año y medio más tarde, “The Hum”, continúa justo donde se quedó su predecesor. Las canciones repiten esa misma mezcla alquímica entre órganos obsesivos, drones circulares, ritmos, monolíticos y guitarras emponzoñadas; las voces siguen sepultadas bajo capas y más capas de feedback, y hasta existen varios interludios ambientales, que cosen entre sí esas canciones, y que se titulan “iv”, “v” y “vi”, reforzando aún más esa idea de que estamos ante una segunda parte de “Pearl mystic”. Las diferencias, en realidad, residen en la producción, que es mucho más clara y definida, que incluso permite diferenciar los distintos instrumentos dentro de la enorme bola de ruido que todo lo llena (se nota que tienen más medios ahora que están en Weird World, el subsello de Domino dedicado a la psicodelia, el dream pop y la cosa rara), y en un mayor control de las intensidades, algo que se puede ver en pistas tan redondas como “Beginners”, “On leaving” o la ya conocida “Radio Tokyo”, tres singles que golpean en el estómago con furia, pero con guante de seda. Son los mimbres de un disco al que se le puede tachar de continuista y poco original, de acuerdo, pero que tiene la consistencia y la jugosidad de una buena paletilla ibérica. Y ya se sabe que una buena paletilla ibérica nunca se debe despreciar.

 

Vidal Romero

Como todos los antiguos, Vidal Romero empezó en esto haciendo fanzines (de papel) a mediados de los noventa. Desde entonces, su firma se ha podido ver en infinidad de revistas (Go Mag, Rockdelux, Ruta 66, Playground, aB, Era y Clone entre muchas otras) y algún que otro periódico (Diario de Sevilla, Diario de Cádiz). Es también uno de los autores del libro “Más allá del rock” (INAEM, 08) y ha trabajado como programador y productor para ciclos de conciertos y festivales como Arsónica, Territorios o Electrochock (US). Incluso le ha quedado tiempo para ayudar a levantar España ladrillo a ladrillo con lo que es su auténtica profesión: la arquitectura. Es uno de los mejores analistas de música electrónica de este país.

 

vidal@blisstopic.com

Más en esta categoría: « Los Punsetes "LPIV" Arca "Xen" »