Menu
Objekt  

Objekt

Flatland

Pan

8,6

Technobass

Manu González

 

En una posible mutación genética de experimentación a la Oveja Dolly en la que se decidiera clonar a un individuo con los genes de Mike Banks y todo el ADN de los artistas de dubstep tendríamos a alguien muy parecido a TJ Hertz, un joven productor británico con residencia en Berlín que nos sorprendió a todos con aquellos dos maravillosos EPs de tirada limitada (“Objekt #1” y “Objekt #2”) que aparecieron en 2011. Objekt combina las aristas del techno más callejero, los bajos más bailables y el ambient más oscuro y aislacionista. Por fin tenemos sus primer disco completo y es uno de los trabajos más refrescantes de este 2014, un LP libre, sin ataduras a ningún estilo repleto de momentos completamente impresionantes. No es post-dubstep ni tampoco comulga (en sonido, sí en espíritu) con el arte de Actress o las huestes de Modern Love (Andy Stott o Demdike Stare). Hertz es tan indefinible como Lee Gamble (compañero de sello que también acaba de publicar disco nuevo), un artista con una visión muy contundente y sin complejos de la música de baile actual.

 

Hertz parece que lleva una dieta de techno, el dubstep más ambiental y una colección de discos darkcore (de Adam F a Doc Scott pasando por D Bridge), aunque en sus primeros trabajos prefería acercarse a la parte más lúdica y festiva. No es que “Flatland” no contenga gemas bailables (que sí), pero al ser un formato más extenso, Objekt se ha permitido el lujo de jugar con pequeñas opus más emocionales y oscuras, alejadas de cualquier cosa llamada club. Lo deja muy claro con esa explosión inicial llamada “Agnes revenge” que indica muchas pistas de a lo que nos enfrentamos (melodías breves que desaparecen, sonidos cinéticos y muchas ecos fantasmales). “One fell swoop” es una gran rave que nunca comienza (es más, se permite parar el desarrollo del tema con una melodía muy espectral), “Ratchet” es EL TEMA del disco, un auténtico rompecuellos de techno repleto de sonidos jungle raveros. La falta de complejos de Hertz la sentimos en “Strays”, con esa base techno-pop y casi EBM. Objekt se permite ponerse ¿étnico? en “Dogma”, una canción repletas de bleeps. “First Witness” es uno de esos cortes que tan bien quedarían en películas animadas de cyberpunk como “Ghost in the Shell”, pura sugestión cinemática de mugre, suciedad, distopia y calles abandonadas. “Second witness” es quizá el tema más británico de “Flatland”, a medio camino entre la IDM de Warp y el dubstep. Pero es el tramo final en el que Objekt se aleja de sus influencias con un canónico “One Stich Follows Another” donde juega con una base 4X4 made in el verdadero underground de Detroit, explosiones metálicas que interrumpen el tema y una línea melódica ambiental que se hace dueña de la canción. Un tema que pinchado junto a otro track de techno hardcore podría estar llamado a destrozar todo aquel club en el que pueda ser pinchado. “Catarachs”, el último track de “Flatland”, carece de base y es el tema más ambient y oscuro de un disco que me ha robado el corazón desde la primera escucha.

 

Manu González

Hizo su primer trabajo periodístico entrevistando a Derrick May por fax en 1995 para la desaparecida revista aB. Desde entonces, este natural de Hospitalet de Llobregat (1974) ha colaborado en publicaciones como Qué Leer (donde se encarga de la sección de cómic), Guía del Ocio BCN, Playground Mag, Revista Trama, EnBarcelona Magazine, Terra Gum, Hoy Empieza Todo (RNE 3), Agenda San Miguel o los catálogos del Festival Sónar 1997 y el Festival Doctor Music 1998. Experto en cómic y literatura fantástica, ha colaborado con editoriales como RBA, Random House Mondadori y Círculo de Lectores. Pero sobre todo es conocido por haber sido el Jefe de redacción de la revista Go Mag desde mayo de 2001 hasta su último número en junio de 2013.

manu@blisstopic.com