Menu
gaslightanthem-gethurt-packshot  

The Gaslight Anthem

Get hurt

Island

5,1
Rock histriónico

Albert Fernández 

 

A ver, Brian, ven aquí, siéntate. Tómate una. ¿Qué ha pasado? Cuéntame. 
 
Ya, ya sé que te divorciaste el año pasado, pero no puedes hacer bandera de eso tan descaradamente. Venga, bebe. Tranquilo. Bebe, ¿no?
 
Tío, eres Brian Fallon, no puedes andar por ahí contando que ahora lees poesía, que tu música ha cambiado tan radicalmente, y que, bueno, que tu última obra está totalmente imbuida por el drama de tu reciente divorcio, y que has dejado de tomar drogas, toda esa mierda de la catarsis. Y bueno, pasarte de listo y avanzar que la prensa va a odiar tu último disco, me parece grave. ¿En serio, Brian? ¿Todo ese discursito hace falta? ¿Un disco que se titula "Get hurt"? ¿Con un corazón boca abajo en la portada? No sé yo...
 
Bueno, sí, el disco tiene sus puntos. El contraste ese que te marcas entre la parte de rock salvaje y una cara más delicada en "Stay vicious" está bien, aunque no resulte del todo original. En los versos en que lanzas los 'la la la's y te pones a gorgotear versos como si fuera una canción de The National la cosa ha quedado muy fina. En "Underneath the ground" también lo haces, lo clavas, el rollo ese agónico elegante. Pero claro, Matt Berninger es Matt Berninger
 
El problema es que la cosa no se aguanta demasiado en conjunto. "1.000 years" tiene un estribillo súper descarnado y esos cambios con los riffs atómicos marca de la casa, pero hay algo que, chirría, que parece impostado. ¿Estás seguro de que no has..., ya sabes, fingido un poco de más tu afectación por el tema del divorcio? Porque ése podría ser el problema, un exceso de teatralidad. 
 
El corte que da título al disco, con ese rollo de baquetas botando y el aire de crooner loser ingrávido, cantando sus miserias, más el vídeo en el bar de los desamparados y tal, me parece que se pasa un poco de rosca. Alguien podría salir herido de verdad, si todos nos ponemos así. 
 
 
Pues mira, si paras de quejarte y dejas que me explique, te lo diré a las claras: "Get hurt" es una canción insultantemente simplona, dudo que pueda emocionar como seguramente planeaste al escribirla. Y, sinceramente, el salto de ánimo y ritmo del estribillo no está mal, y en el vídeo hace gracia que todos esos personajes rotos se levanten y se pongan a bailar de repente, pero diría que todo eso no compensa el tedio de sus versos y esos coros angelicales tan obvios. 
 
A ver, no te enerves tanto, yo solo quiero que veas las cosas, trato de ayudarte. Seamos sinceros, toda esa primera persona y las aspiraciones a Dios y a tu madre y al destino y yo qué sé en las letras, o por ejemplo el tono ese altísimo y la pose à la The Afghan Whigs de "Stray paper", con esos parones y fraseos alargados no sé si acaban de dar resultado. La piel no se eriza del todo, aunque los nervios... en fin. "Helter skeleton" tiene cierto encanto adolescente pero, por favor, hemos escuchado eso millones de veces. No, tío, que vosotros lo hacéis muy bien, el directo será apoteósico, con temazos así. Pero nuevo, lo que se dice nuevo y revelador, no veo nada por aquí.
 
Reconozco que habrá quien caerá rendido a tus encantos modificados y tu estillo engolado, pero vamos, los que te conocemos de toda la vida, vaya, no podemos evitar verle una parte de postureo, ciertas intenciones de estadio. Luego, bueno, por mucho que tenga una veta algo más metalera, en "Rollin' and tumblin'" seguís pareciendo una banda tributo a Bruce Springsteen, y en "Red violins" también, pero algo más marica, y, ay, un punto Garth Brooks también. ¡Eh, eh, para de darme golpes en el brazo! Menos mal que te sabes reír un poco de ti mismo, porque si no... Además, es verdad que el cuerpo de este cancionero alberga un carisma que es muy propio de The Gaslight Anthem: oficio tenéis, eso está claro. ¿Contento?
 
No pasa nada. Te has puesto un poco más llorón y exagerado de la cuenta, pero aquí todos sabemos que eres un tipo duro. Mira, en este bar la gente no se tira derrotada en la silla y luego se pone a bailar de repente, ni aparecen chicas contoneándose entre plumas y filtros rojos. Eso solo pasa en tu cabeza. Venga, tómate otra. Pago yo. Ya sabes que te digo todo esto porque soy tu amigo. 
 
 

 
 
Albert Fernández

En el desorden de los años, Albert Fernández ha escrito renglones torcidos en publicaciones como Mondo Sonoro, Guía del Ocio o Go Mag, tiempo en el que ha tenido oportunidad de ir de tapas con Frank Black o escuchar a Patrick Wolf bostezar por teléfono. Además, ha sido jefe de redacción de las secciones culturales de H Magazine, y ha aportado imaginación tras los micrófonos de Onda Cero, Cadena Ser y Scanner FM, donde facturó la sitcom musical de creación propia “2 Rooms”. Aunque sabe que no hay lugar mejor que aquel de donde viene, a Albert no le hubiera importado nacer en Gotham City o en el planeta Dagobah. Con tendencia a la hipérbole y a la imaginación desatada, Albert sigue buscando el acorde que dé la vuelta a sus días.

Lee lo útimo de Albert clicando aquí

albert@blisstopic.com

 

Más en esta categoría: « FKA Twigs "LP1" Basement Jaxx "Junto" »