Menu
cashoutamongthestars  

Johnny Cash

Out among the stars

Columbia

7,1

Country

Milo J. Krmpotic'

 

“En los ‘80, Cash no le importaba a nadie”: lo afirma uno de los popes del periodismo musical norteamericano, Robert Hillburn, firmante de una voluminosa biografía del Hombre de Negro que vio la luz en Estados Unidos a finales del pasado año. Y, si Cash no le importaba a nadie, en consecuencia a nadie pareció importarle que diera carpetazo a este álbum, del que nada se supo durante casi tres décadas, hasta el día en que su hijo, John Carter Cash, dio con él mientras ponía orden en el archivo familiar.

 

Ahora bien, ¿cuáles fueron los motivos de la renuncia? Hay quien apunta al tono en exceso dulzón que le imprimió la producción de Billy Sherrill pero, habida cuenta que esta no se desmarcó en exceso de lo que era norma en el country mainstream de aquella época, quizá la respuesta se encuentre en esa insatisfacción a la que Cash vivió abonado, una posible amplificación artística del sentimiento de culpa que le había generado el desencuentro entre sus adicciones y sus responsabilidades familiares.

 

Sea como fuere, “Out among the stars” contiene temas que son puro Cash (la canción que le presta título, el dúo con June Carter Cash en “Baby ride easy”, “If I told you who it was”…), un par de gozosos guiños al rock’n’roll de toda la vida (“I’m movin’ on”, con Waylon Jennings, y “Rock and roll shoes”), una pieza que parece anticipar su inminente paso por el supergrupo The Highwaymen (“She used to love me a lot”, que se presenta también en una versión remezclada por Elvis Costello) y, cierto es, algún traspié propio de un especial navideño en televisión (“After all”), pero que desde luego no justifica ningún encajonamiento.

 

A la vez, caso de haber aparecido cuando estaba previsto, allá por 1984 (la temporada de “Rhinestone”, no les digo más), el disco hubiera pasado posiblemente tan desapercibido como el precedente “Johnny 99” y el posterior “Rainbow”. No en vano, faltaban aún nueve años para que U2 recuperara a Cash en el “The wanderer” de su “Zooropa”; una década para que Rick Rubin produjera el primero de sus memorables “American Recordings”. Y, una vez sucedido todo ello, cuando llevamos ya once años echándole de menos, estamos por fin en condiciones de rendir los debidos honores a esta inesperada cápsula de tiempo.

 

Milo J. Krmpotic’

Milo J. Krmpotic’ debe su apellido a una herencia croata, lo más parecido en términos eslavos a una tortura china. Nacido en Barcelona en 1974, ha publicado contra todo pronóstico las novelas “Sorbed mi sexo” (Caballo de Troya, 2005), “Las tres balas de Boris Bardin” (Caballo de Troya, 2010), “Historia de una gárgola” (Seix Barral, 2012) y "El murmullo" (Pez de Plata, 2014), y es autor de otras tres obras juveniles. Fue redactor jefe de la revista Qué Leer entre 2008 y 2015, y ejerce ahora como subdirector del portal Librújula. Su firma ha aparecido también en medios como Diari Avui, Fotogramas, Go Mag, EnBarcelona, las secciones literarias del Anuari de Enciclopèdia Catalana

 

milo@blisstopic.com