Menu
Beck  

Beck

Morning Phase

Capitol / Universal

8,1

Pop

Half Nelson

 

Beck, Beck Hansen, el niño prodigio del rock alternativo de los noventa, el que mezclaba rock destartalado con blues y hip hop, el que alternaba discos renovadores con colecciones de folk alucinado, el que decía que la MTV le daba ganas de fumar crack, el colega de Calvin Johnson y de Thurston Moore, tiene ya cuarenta y tres años.

 

Esa cifra por sí sola podría explicar un disco tan remansado como “Morning Phase”, si no fuera porque hace ya más de diez años que el propio Beck editó el excelente “Sea Change” (Geffen, 2002) después de una dolorosa ruptura sentimental. Esa línea (hasta las portadas se parecen) es la que siguen las canciones de “Morning Phase”: contención, introspección, arreglos acústicos y orquestales (cortesía de su propio padre, David Campbell, habitual colaborador en los discos de su hijo). También repiten buena parte de los músicos que grabaron “Sea Change”: Justin Meldal-Johnsen, Joey Waronker, Roger Joseph Manning Jr. y Smokey Hormel; aunque faltan Jon Brion, Jason Falkner y el productor Nigel Godrich.

 

“Morning Phase” es un disco lineal, sin sobresaltos, con una cierta cohesión narrativa, pero con diferentes corrientes en su interior. Tras la obertura instrumental de “Cycle”, que junto al aire neoclásico de “Wave” y “Phase” da un cierto tono solemne a todo el conjunto, el soft-pop de la preciosa “Morning” marca la pauta predominante que se cierra con el mismo tono en la final (quizás demasiado extensa y de épica forzada) “Waking light”. Entre ambas, Beck reivindica un folk preciosista, de alcoba, donde sólo el agreste tono de su voz en “Don’t let it go” o las mandolinas del single “Blue moon” remiten al origen campestre del género. Ese folk urbanizado, levemente psicodélico, puede llegar a recordar a Cass McCombs como en “Blackbird chain” y en su pareja “Turn away” (con unas armonías vocales muy Simon & Garfunkel).

Pero, sin duda, la mejor canción del lote es “Wave”, donde Beck, después de un recitado cercano a un salmo religioso, repite una y otra vez “isolation” sobre un colchón de cuerdas neoclásicas de tono grave (bastante Radiohead, por cierto) que dejan al oyente clavado a la butaca. ¿Será algún día capaz de firmar un álbum completo en esa línea?

 

En fin, “Morning Phase” es como si Beck hubiera encontrado, después de un montón de años, la famosa maleta con las maquetas de, por lo menos, treinta y cinco canciones que perdió en el backstage de uno de sus conciertos de la gira de presentación de “Sea Change” y que, con ello, no sólo haya recuperado las canciones, el trabajo y el tiempo perdido, sino también la paz interior.

 

Half Nelson

Crítico musical que ha visto multitud de modas y estilos nacer, crecer, multiplicarse y morir desde que empezara a colaborar en Ràdio Ciutat de Badalona en 1993. Fan del jazz y del pop británico, aunque todavía impactado por el drum’n’bass, su firma se ha visto prácticamente en todas las cabeceras de prensa independiente (Mondo Sonoro, Go Mag, Rockdelux, Suite, Trax/Beat…) y radio online (ScannerFM) y por su grabadora han pasado muchos de los grandes (Costello, Lowe, Hitchcock, Mills, Craig, May, Saunderson, Gelb, Calexico, Goldie, Size, Flaming Lips, Bon Iver…). También ha contribuido con varios capítulos a “Loops” (Mondadori, 2002) y a “Teen Spirit. de viaje por el pop independiente” (Mondadori, 2004).

 

half@blisstopic.com