Menu

NBA diciembre 2017

¿Juegas o no juegas? 

 

Toni Castarnado

 

 

Que juegues o no en la NBA, a veces no depende únicamente de tus números, de tu rendimiento. Hay un millón de factores que influyen. Puedes llegar con la vitola de jugador fiable, haber hecho una campaña anterior notable, destacar por tu clase y tu entrega, pero si el entrenador no te pone en cancha, es que algo hay. Y es verdad que no siempre, quien toma ese tipo de decisiones, actúa con justicia, pero no juegas. Es decir, no se puede calcular con exactitud el valor de esas medidas.

 

De ese modo, y con ese runrún en mi cabeza, cojo un diario deportivo cualquiera a la hora del almuerzo y me quedo con este titular: “Abrines, clave en la victoria de OKC”. Miro la cantidad de minutos, sus estadísticas, los porcentajes, y por mucho que tengan en cuenta los imponderables, no me cuadra que haya tenido tal incidencia como para considerarlo tan clave. El alero mallorquín venía de dos partidos seguidos sin pisar el parquet, y aunque del núcleo de jugadores españoles que están allí, no es el que sale más mal parado, y más teniendo en cuenta, que este año pintaban bastos para él tras la llegada de dos aleros de élite como George y Anthony, no será fácil saber hasta más adelante si su futuro será o no halagüeño, si hará las Américas o más bien facturará maletas en dirección contraria.  

 

 

Por otro lado, el que es un expediente X es Willy Hernángomez. Es domingo noche, juegan los Knicks en casa contra Orlando Magic, con las bajas de Porzingis (ahora sí, jugador franquicia), Hardaway Jr. que podría apuntar a All-Star y Noah que se ha reincorporado, si bien tiene más aura de jubilado que de jugador en activo. De acuerdo que con el fichaje de Enes Kanter (han boicoteado la transmisión de los partidos de New York en Turquía por los conflictos del jugador con el presidente Erdogan), habría más reparto de minutos, pero de ahí a no tocar bola, va un gran paso. En su temporada de rookie, se llegó a rumorear que incluso podría entrar en el quinteto ideal de debutantes, dejó muy buenos números, su actitud era la correcta, tiene una gran planta y mejor imagen, pero no juega. Nada, casi ni los minutos de la basura… ¿Qué sucede entonces con el mayor de los Hernángomez? Su hermano, que ha estado fuera de circulación por una lesión si va entrando poco a poco, confían en él. Hasta que no lo hagan (o sí), pero las perspectivas para Juancho de momento son otras, al menos no ha dejado de sonreír. Sin embargo, esto a veces da un vuelco de la noche a la mañana, te traspasan, llegas a otro destino, y de repente juegas y te sientes importante. Es una auténtica lotería.

 

 

Eso sí, en general, y en comparación, todos están por debajo, menos Pau Gasol que es martillo pilón y sabe cuál es su rol. A Marc lo tenemos cabreado, Ibaka a lo suyo a la espera de que lleguen las fechas donde se juegan las castañas, a Mirotic abandonado a su suerte por la mala cabeza de un compañero o Ricky que todavía no tiene claro si tiene que tirar más o menos a canasta, aunque él si es indiscutible en su puesto. Y quizás, y nadie lo diría, el que está más cómodo es Calderón (mientras Rose decide si se retira), disfrutando de cada segundo en pista junto a un Lebron que va a estas alturas de temporada como una moto. Por eso, es inútil hacer cábalas. Y a todo esto, la selección (¿era la versión B, C o D?) ganando las ventanas FIBA, cuando nadie lo esperaba. Una señal, de que hay vida más allá de la NBA. Que se lo digan sino a Quim Colom, que ha encontrado su propio paraíso en Rusia, concretamente en Kazan. En otro orden de cosas, no hay todavía vencedores ni vencidos, tampoco sorpresas mayúsculas. Boston Celtics superó con creces el trauma de la lesión de Hayward, está claro que Irving necesitaba sentirse como un jefe, y a su lado tiene a una jauría de jóvenes hambrientos que le dan marcha. Y por el Este, todos más o menos en su sitio, lo esperado, a excepción de Detroit Pistons que ni ellos esperaban estar a ese nivel tan alto, incluso Drummond mete tiros libres. Lo que más ilusiona es el proyecto de los Sixers de Filadelfia, con Embiid que es un portento de la naturaleza y la lectura de juego y virtudes de Simmons, tienen mucho recorrido, ha vuelto la esperanza. En la otra conferencia, Houston y Warriors se van a pelear la ventaja de campo a partir de abril, con San Antonio atentos y cogiendo rodaje a la espera, de si algún día llega Leonard. A destacar también, que la pareja interior más temible de la historia, Davis-Cousins, ya tienen a los Pelicans de Nueva Orleans en puesto de play-offs. Suenan tan conjuntados como la Preservation Hall Jazz Band, y eso son palabras mayores.

Toni Castarnado

Toni Castarnado es un crítico musical que escribe también de manera puntual sobre cine y, ahora, deporte en Blisstopic. Es autor de los libros “Mujer y música: 144 discos que avalan esta relación” y de su segundo volumen, “Mujeres y música: 144 discos más que avalan esta relación”.Colomense de pro y residente en el Maresme, es colaborador casi desde sus inicios en Mondo Sonoro, y en cabeceras como Ruta 66 o Rock Zone. Escribe artículos para el blog La Ruta Norteamericana de El País, y ha hecho radio en varios medios, dirigiendo el espacio “Canvi de Ritme” en COM Radio, en el cual combinaba música y deporte. Por su grabadora han pasado un gran número de artistas; entre ellos, Arcade Fire, Antony & The Johnsons, Patti Smith, Marianne Faithfull, Mötley Crüe, Rammstein, Muse, The Black Keys, Tori Amos, Frank Black, Kings Of Leon o Mavis Staples.

Más en esta categoría: « NBA 2017-2018 NBA enero 2018 »