Menu

NBA Diciembre 2016

Más reñido que nunca

 

Toni Castarnado

Fotos: NBA

  

Igual que con el fútbol, resulta cansino hablar en el mes de enero acerca de quien va a ganar el Balón de Oro que se entrega en diciembre, en la NBA es distinto por varias razones; esto no es solo cosa de dos y una guerra abierta entre dos clubs, el abanico es más amplio, y precisamente no tiene que ganar el MVP quien se lleva también el anillo.

 

Lógicamente, la premisa es entrar al menos en play-offs, pero si el balance es positivo cualquiera con unos números acreditados se puede llevar el trofeo. Sin duda, este año, y con tan sólo dos meses de competición, hay más opciones de jugadores en esa tesitura que nunca, justo en el año post-Bryant, post-Duncan, post-Garnett. Eso habla muy bien de la buena salud que goza la liga, pues ya no sólo es por esa clase alta que apunta y dispara, de las dos últimas hornadas de rookies (Porzingis, Towns, los de los Sixers y compañía), para un medio plazo hay media docena de jugadores que podrían ser una alternativa, a los que ya de por sí están afianzados. Teniendo en cuenta a las vacas sagradas, Curry, Lebron, Durant, las miradas se centran en dos nombres, Westbrook y Harden, con el permiso de Davis si estuviera mejor rodeado, la dupla de Toronto si fueran más mediáticos, y Leonard si el juego de Spurs no fuera tan coral.

 

 

Lo de Westbrook es una salvajada, día si, día también, estar en promedio de triple doble está únicamente al alcance de unos cuantos elegidos (el único capaz en un futuro de lograr esa gesta será Antetokoumpo), reconociendo que no es santo de mi devoción, demasiado acalorado y precipitado a veces, es obvio que por físico, determinación y ambición, tiene el sello de un gran jugador. Si en la década de los ochenta Magic Johnson ejemplificaba la figura de base moderno de más de dos metros que también reboteaba y dominaba todas las parcelas del juego, el líder de Oklahoma City Thunder es también eso, pero en el siglo XXI. El otro candidato es James Harden, desde su nueva posición como 1 claro, igual que su rival por el cetro, al jugador que el año pasado se le veía más alicaído (y hasta pasota), Mike D´Antoni (llevaba años sin dar con la tecla) le ha reactivado. Sin ir más lejos, le ha reconvertido, consiguiendo el triple-doble más estratosférico de la historia (53 puntos, 17 asistencias, 16 rebotes), generando con sus manos 95 puntos, una verdadera locura. Ambos eran compañeros en OKC, Harden salió con destino a Houston para tener más protagonismo, y no nos engañemos, un mejor rendimiento de su cuenta bancaria. ¿Se imaginan ahora ese equipo con los dos candidatos de los que hablamos y el añadido de Durant? En estos momentos, cada uno hace la guerra por su lado, y todos prometen grandes duelos. Seguro que hemos salido ganando.

 

 

En cuanto a la competición en sí, comandan ambas conferencias los esperados, Warriors y Cavaliers (se batieron en un duelo electrizante el día de Navidad decantando la balanza el silencioso Irving). En el Este hay más nivel que nunca, y las posiciones están claras, en cambio en el Oeste se ha dado la vuelta la tortilla, entrar en las series finales está más barato que nunca, incluso con record negativo. A los Cavs le pisan los talones Toronto Raptros, ejemplo de sobriedad y fiabilidad. Boston Celtics empieza a carburar, les falta todavía un plus por identificar, pero van en buen camino, para este año, pero sobre todo de cara al futuro. Hornets se han deshinchado un poco tras un inicio bárbaro, al revés que los de la capital que van para arriba, o Jason Kidd que tiene argumentos en la ciudad de la cerveza cómo para creer en milagros, con dos jugadores opuestos, el griego que es un jugador de Guerra de las Galaxias, y Jabari Parker que es todo lo contrario, por sus movimientos parece transportado directamente de los ochenta, cuando Trecet narraba “Cerca de las estrellas”. En los Knicks, que sería extraño que no estuvieran en la post-temporada, apostaría por dar más minutos a Jennings que a Rose (una lacra en los finales de partido), mientras luce juego interior de campanillas con el letón Porzingis, Hernángomez (si le dan minutos triunfará) y O´Quinn. Y en Chicago temporada al garete, Rondo ya ha armado el taco. Al otro lado del país, la solvencia de Spurs y más sorpresas en general, por lo negativo que por lo positivo: gran decepción de los Wolves y los Trail Blazers. Punto y aparte para Marc Gasol y sus Grizzlies. Ahora mismo, es el pívot con el que más se disfruta, el más dinámico y versátil, no hay nadie más inteligente que él en cancha. Cuando en verano, Marc haga lo que su hermano con la selección dominando tan bien la situación, entonces le daremos la gran medalla al mérito deportivo. De momento, nos seguimos deleitando con su juego y sus triples (quien se lo iba a decir a él y a nosotros).         

Toni Castarnado

Toni Castarnado es un crítico musical que escribe también de manera puntual sobre cine y, ahora, deporte en Blisstopic. Es autor de los libros “Mujer y música: 144 discos que avalan esta relación” y de su segundo volumen, “Mujeres y música: 144 discos más que avalan esta relación”.Colomense de pro y residente en el Maresme, es colaborador casi desde sus inicios en Mondo Sonoro, y en cabeceras como Ruta 66 o Rock Zone. Escribe artículos para el blog La Ruta Norteamericana de El País, y ha hecho radio en varios medios, dirigiendo el espacio “Canvi de Ritme” en COM Radio, en el cual combinaba música y deporte. Por su grabadora han pasado un gran número de artistas; entre ellos, Arcade Fire, Antony & The Johnsons, Patti Smith, Marianne Faithfull, Mötley Crüe, Rammstein, Muse, The Black Keys, Tori Amos, Frank Black, Kings Of Leon o Mavis Staples.

Más en esta categoría: « NBA Noviembre 2016 NBA Enero 2017 »