Menu

bbva30a

 

La Liga - Jornada 30

Segundas partes a veces fueron mejores

 

Texto de Milo J. Krmpotic'

Fotos LFP / Vídeos de Canal +

 

Tanto Barça como Madrid salvaron el expediente durante el segundo tiempo. Sufrieron más los blancos ante el Rayo, y de hecho sus dos goles llegaron en la reanudación. Los barcelonistas, en cambio, vencían ya gracias a una puntual genialidad de Messi, pero su desempeño había sido un monumento a la astenia primaveral.

 

bbva30a

 

La Liga - Jornada 30

Segundas partes a veces fueron mejores

 

Texto de Milo J. Krmpotic'

Fotos LFP / Vídeos de Canal +

 

Tanto Barça como Madrid salvaron el expediente durante el segundo tiempo. Sufrieron más los blancos ante el Rayo, y de hecho sus dos goles llegaron en la reanudación. Los barcelonistas, en cambio, vencían ya gracias a una puntual genialidad de Messi, pero su desempeño había sido un monumento a la astenia primaveral.

 

FC Barcelona-UD Almería

ROSQUILLAS CONTRA EL TEDIO

 

bbva30b

 

FC Barcelona 4 – UD Almería 0

(Messi 33’, Luis Suárez 55’ y 93’, Bartra 75’)

Fue acerca del partido contra el Celta de la pasada jornada que Luis Enrique comentó aquello de que no se puede jugar bien en todas y cada una de las 38 fechas que componen el campeonato, y desde luego no seremos nosotros quienes marquemos tal nivel de exigencia. Sucede, no obstante, que ese tipo de discurso (juraríamos, de paso, que escasamente guardiolista) puede partir de la lógica pero rara vez deja de pisar la línea de la autojustificación. Y es posible que nada tuvieran que ver sus palabras con el bodrio que firmaron sus muchachos durante el primer tiempo ante el Almería, pero lo cierto es que el Barça añadió una muesca bajo el casillero de encuentros mediocres pese a las cuatro estrellitas que la acabaron decorando.

 

En efecto, “el tedio, el tedio…” hubiera clamado un personaje de Joseph Conrad luego de presenciar los 45 minutos iniciales. El pésimo mes y medio que suma Neymar lo condujo justamente al banquillo, pero es sabido que Pedro necesita de tres o cuatro apariciones para dejar de sentirse flor de un día y sacar su lado más primaveral, así que la inspiración azulgrana quedó en pies de un Luis Suárez al que en tardes tan destempladas como esta uno acaba viendo hasta fondón y de un Messi de nuevo empeñado en dosificar esfuerzos, sea por el golpe que supuestamente arrastra, sea por el calendario que se viene. Pese a todo, después de que el empuje de Thievy amenazara con empalar capilarmente el optimismo de los de casa, fue el 10 quien comenzó a encauzar la velada: desde el perfil derecho del área lanzó un amague que su marcador compró encandilado y salió por el lado abierto para colocar una rosca a media altura tan inesperada como perfecta, imposible para los casi dos metros de Julián Cuesta.

 

bbva30c

 

No fue todo lo que sucedió durante el primer tiempo, claro, pero sí lo único que vale la pena reseñar. Especialmente por el efecto que tuvo en el segundo, con un Almería igualmente recio y concentrado, pero también algo más abierto. Xavi comenzó a carburar al nivel de Rakitic (este año, al de Terrassa se le dan especialmente bien las reanudaciones) y, con Sergi Roberto discutiéndole a Mascherano la labor de iniciar la jugada, el Barça escapó por fin al bostezo. Y eso que la segunda diana resultó tan individualista como la anterior, esta vez con Luis Suárez protagonizando el aclarado por la derecha, la apuesta hacia adentro y el disparo inapelable de zurda, aquí destinado a la escuadra larga después de que lo rozara la manopla del cancerbero rival.

 

Por tercera jornada consecutiva, todo sea dicho, la pizarra de Luis Enrique tuvo premio: el 3-0 que Bartra cabeceó a la salida de un saque de esquina (no los iba a meter siempre Mathieu, ¿no?). Y ojo que los tres minutos de descuento ampararon casi tantas emociones como los noventa precedentes. Primero fue un tanto estratosférico de Thomas, un remate a medio camino entre la tijera y la volea, que Hernández Hernández anuló por falta más simultánea que previa, tan tonta como existente, de Soriano sobre Bartra. Y, a continuación, ya sobre la bocina, Pedro se pudo reivindicar al fin con una carrera por la banda izquierda que, al concentrar a portero y defensores sobre su canaria persona, le permitió habilitar a Suárez, quien no tuvo más que empujar a portería vacía. La (esperemos que buena) noticia es que, con Sevilla, PSG y Valencia en la recámara, se acabaron los partidos de supuesto trámite.

 

Lo mejor: Los goles, en términos caseros, y esa fuerza de la naturaleza que es Thievy.

Lo peor: Haberse tragado el sapo en vez de disfrutar de los citados goles en el resumen post-partido de tres minutos apenas.

 

Milo J. Krmpotic’

Milo J. Krmpotic’ debe su apellido a una herencia croata, lo más parecido en términos eslavos a una tortura china. Nacido en Barcelona en 1974, ha publicado contra todo pronóstico las novelas “Sorbed mi sexo” (Caballo de Troya, 2005), “Las tres balas de Boris Bardin” (Caballo de Troya, 2010), “Historia de una gárgola” (Seix Barral, 2012) y "El murmullo" (Pez de Plata, 2014), y es autor de otras tres obras juveniles. Fue redactor jefe de la revista Qué Leer entre 2008 y 2015, y ejerce ahora como subdirector del portal Librújula. Su firma ha aparecido también en medios como Diari Avui, Fotogramas, Go Mag, EnBarcelona, las secciones literarias del Anuari de Enciclopèdia Catalana

 

milo@blisstopic.com

Más en esta categoría: « Liga - Jornada 29 Liga - Jornada 31 »