Menu

bbva1b

 

La Liga - Jornada 1

Pistoletazo de salida

 

Textos de Redacción

Fotos LFP / Vídeos de Canal +

 

Un gol (erróneamente) anulado a un portero en el primer partido del campeonato, a eso se le llama comenzar con mal silbato y la culpa apunta a Mateu Lahoz, el amigo de Mourinho, quien se atrevió a expulsar a dos locales y luego creyó necesario compensar negando el testarazo de Iraizoz y comiéndose un penal en el tiempo del descuento. Mejores noticias ofreció Messi, firmante de dos tantos en el Camp Nou y verdugo, junto al joven y muy prometedor Munir, de un inofensivo Elche. El Real Madrid, por su parte, comenzó sin grandes aspavientos, certificando su triunfo ante el Córdoba con un golazo del infalible CR7 sobre la bocina, mientras que el Atlético pagó la resaca supercopera con un pobre empate (y gracias) en el campo del Rayo Vallecano.

 

bbva1b

 

La Liga - Jornada 1

Pistoletazo de salida

 

Textos de Redacción

Fotos LFP / Vídeos de Canal +

 

Un gol (erróneamente) anulado a un portero en el primer partido del campeonato, a eso se le llama comenzar con mal silbato y la culpa apunta a Mateu Lahoz, el amigo de Mourinho, quien se atrevió a expulsar a dos locales y luego creyó necesario compensar negando el testarazo de Iraizoz y comiéndose un penal en el tiempo del descuento. Mejores noticias ofreció Messi, firmante de dos tantos en el Camp Nou y verdugo, junto al joven y muy prometedor Munir, de un inofensivo Elche. El Real Madrid, por su parte, comenzó sin grandes aspavientos, certificando su triunfo ante el Córdoba con un golazo del infalible CR7 sobre la bocina, mientras que el Atlético pagó la resaca supercopera con un pobre empate (y gracias) en el campo del Rayo Vallecano.

 

Sábado 23

Una de leones y malacitanos

 

bbva1a

 

Málaga CF 1 – Athletic Club 0

(Luis Alberto 35’)

En "Lucy", la nueva película del animoso Luc Besson, mega-protagonizada por una Scarlett Johansson omnipotente, se nos insiste en aquello de que el hombre usa tan solo el 10% de su capacidad cerebral, para entrar a desatar la leyenda fantástica sobre qué pasaría si una rubia cañón se pone a usar mayores porcentajes mentales. El partido que abrió la Liga 2014-2015 en la Rosaleda demostró algo más fantástico incluso: que hay hombres que son capaces de usar menos del 1 % de su capacidad cerebral. En concreto, los futbolistas.

 

Uno podía intuir que los personajes más frustrados sobre el césped malagueño serían el delantero vasco Aritz Aduriz, después de fallar una ocasión clara servida por Iker Muniain en los primeros compases, protagonizando una coreografía de sombras anuladoras con un revalidado Kameni, o tal vez Gurpegui, que anduvo despistado y cometió un grave error que desembocó en el penalty que acabaría dando un gol al Málaga; o incluso el portero de los Leones, Gorka Iraizoz, que, más allá de cometer el inevitable penalty, llegó a rechazar la pena máxima, pero no pudo impedir que Luis Alberto rebañara el rechace y marcara el único tanto del partido. Pero en esas, mientras la segunda parte circulaba con un Athletic volcado y adelantado, asediando en campo contrario con la sangre fresca y viva de Ibai Gómez relevando al desconectado Beñat, y el equipo de Gracia apareciendo en tres cuartos de campo para cortocircuitar toda fisura en la salida del balón y acongojar con sus contras, en esas apareció el verdadero payaso del partido. El portugués Duda, que hacía poco había entrado al campo como veterano revulsivo, demostró que sus capacidades cerebrales no alcanzan ni cuarto y mitad de la media humana, soltando un balonazo y un empujón de psicótico a Muniain, sin mediar palabra, sin venir a cuento, sin que nadie lo entendiera. Y a un metro del árbitro, para confirmar su sagacidad. Por supuesto, luego levantó las palmas en ese gesto patético de "¿Qué? ¡Si no he hecho nada!", pero lo mismo se fue a la calle.

 

Curiosamente, a los pocos minutos, su compañero Antunes demostró que los desperfectos mentales se contagian, y acabó expulsado por una entrada traicionera con las dos piernas también carente de sentido. Ya con nueve el Málaga, Mateu Lahoz decidió sumarse al festival de descerebrados, anulando un gol apoteósico de cabeza de Iraizoz (!!!) a la salida de una falta por razones todavía desconocidas, propias de un Expediente X, y no quisó ver un clarísimo penalty en el último baile de la tarde, esta vez agarrado, entre Aduriz y Kameni. Con todo, el premio al futbolista más desdichado del encuentro se lo queda el portero del Athletic, que en un mismo partido paró un penalty y marcó un gol épico de cabeza, sin que nada de eso sirviera para algo. Esperemos que frente al Nápoles, en la vuelta de su exigente previa de Champions, la suerte le devuelva lo que le debe al equipo de Valverde. Por lo demás, se me ocurre que no está nada mal empezar una crónica futbolística con Scarlett Johansson en la retina, ¿no crees? Albert Fernández

 

Domingo 24

A falta de tridente, conexión M&M

 

bbva1c

 

FC Barcelona 3 - Elche 0

(Messi 42’ y 63’, Munir 46’)

Sucedió a los escasos segundos de que Messi inaugurara el marcador con un tanto marca de la casa (y con ello me refiero a un gol de los de antes de este año y pico de dudas, mezcla de habilidad y confianza para gestionar la posición y hallar el hueco entre un enjambre de piernas rivales), sucedió justo a continuación –decía– que Busquets cometió un error de los de antes (y con ello me refiero en cambio a hace nada) y su cabezazo fallido hacia la retaguardia dejó a Rodrigues con un solar completamente vacío para encarar gustosamente a Bravo. El holandés realizó un control quizá demasiado largo, pero Mascherano trabó su carrera con juvenil falta de picardía y el siempre mediocre Fernando Teixeira Vitienes acertó por una vez al mostrarle la roja. Así las cosas, con una previsión de cincuenta minutos jugando en inferioridad, tras ver cómo su equipo cataba el travesaño de Tyton con sendos trallazos de Munir e Iniesta, el soci tuvo motivos para ponerse bíblico y recitar una vez más aquello de “no hay descanso para los condenados”.

 

Pero sucedió también que Luis Enrique venía de hacer una apuesta: aprovechando la sanción de Suárez, la baja de Neymar y la gastroenteritis sufrida por Pedro a lo largo de toda la semana, situó a Munir en la delantera. Y el asturiano tuvo a bien repetirla a la hora de dar la preceptiva entrada a un central, pues retiró a Rafinha en vez de al madrileño de origen marroquí. Y ese empecinamiento ofreció su fruto al minuto apenas de la reanudación, cuando el chaval se lo agradeció con un desmarque perpendicular coronado, después de que el pase bombeado de Rakitic tocara en una cabeza rival, con una notable definición haciendo uso del exterior: 2-0 y adiós Viejo Testamento, adiós sufrimiento en el Camp Nou.

 

Porque el Barça 2014-15 quizá ande un tanto falto de chispa, más pendiente de asimilar automatismos defensivos que de desmelenarse atacando, pero ejerció razonablemente bien la presión, apenas sufrió en las transiciones y no presentó una sola fisura en su posicionamiento más estático, con lo que fueron contadísimas las ocasiones en las que el once ilicitano –ya tardaba en aparecer tan tradicional gentilicio– transitó la zona de tres cuartos, no digamos ya el área o los nervios de Bravo. El partido, pues, invitaba a solventar de momento una única duda y Messi comenzó a finiquitarla con su segunda diana de genio (y con ello me refiero a una conducción por la frontal con los amagues justos y los descartes imprescindibles y la resolución precisa, rasa y al palo largo): ahora mismo, el 10 lucha, el 10 pasa, el 10 dribla… El 10, en definitiva, corre más que camina y, sobre todo, el 10 marca, a pares si se tercia. Buen primer paso y una sola concesión a la melancolía: Xavi no sólo ha dejado de ser titular, sino que Sergi Roberto le ha pasado por delante en la rueda de cambios. Será ley de vida pero la sensación de tempus fugit no nos la quita nadie. Milo J. Krmpotic’

 

 

Lunes 25

Al Real le falta "Ángel", al Atlético le sobra resaca

 

bbva1d

 

Real Madrid 2 - Córdoba 0

(Benzema 30', Cristiano Ronaldo 90')

Estaba deseoso de ver cómo empezaba la Liga el Real Madrid, ya que su pretemporada no había sido buena y la pérdida de la Supercopa de España ante el Atlético de Madrid, hay que reconocerlo, fue un mazazo. Un gran error, para mí, ha sido dejar partir a Ángel Di María, un jugador excepcional que no gusta en la planta noble, pero que era fundamental para el sistema de Ancelotti, no sólo porque abría partidos cerrados con su regate y entrega, sino porque daba equilibrio al equipo.

 

La primera sorpresa del partido ha sido la titularidad de Iker Casillas y la suplencia de Xabi Alonso. El primer tiempo fue bastante previsible, con un Madrid atacando y un Córdoba defendiendo, pero los andaluces tuvieron un par de contragolpes peligrosos que casi vieron el arco rival. La defensa del Madrid por momentos parecía desconcentrada. Sin embargo, con los grandes jugadores que tiene, casi por inercia caen los goles, y en este caso un cabezazo de Benzema, a centro colocado a la perfección por Kross, dio el primer tanto a los blancos.
En el segundo tiempo, el Córdoba, no renunciando a su estilo defensivo, arriesgo más y estuvo a punto de empatar el partido. Sin embargo, Cristiano Ronaldo aseguró los puntos con un segundo gol sobre la bocina.

 

 

Pero el resultado no cambia mi opinión sobre el Madrid, que, salvo unas cuantas acciones, se mostró como un equipo plano, falto de ideas por momentos y con poco rodaje.

Si quiere aspirar al título va a tener que darlo todo en cada partido, ya que no hay rival pequeño en el fútbol. Esta noche más que nunca se necesitó un jugador con garra y fantasía, como Ángel Di María, para buscar el desequilibrio. El Real Madrid lo va a extrañar más de lo que cree. Leo Zelada

 

bbva1e

 

Rayo Vallecano 0 - Atlético de Madrid 0

En los papeles, si se enfrenta el actual campeón de La Liga, ganador reciente de la Supercopa y finalista de la Champions, ante el siempre humilde Rayo Vallecano, uno no puede dejar de imaginar cómo se inclina la cancha tal cual si la levantaran con varios gatos hidraúlicos. Y, ya en el césped, los primeros cinco o seis minutos del enfrentamiento que se dio en Vallecas parecían indicar justamente eso, con un Atlético saliendo a ganar y un Rayo esperando para defenderse.

 

Y, sin embargo, apenas después la situación se equilibró y nos establecimos en lo que fue la tónica del resto del partido: un choque parejo, donde ambos equipos mostraron una tremenda liviandad en sus delanteras y donde los defensas –el portero Cristián Alvárez cuando fue necesario y Abdoulaye Ba (a pesar de sus errores) en el Rayo; Miranda en el Atlético– se sobraron para contener los ataques, casi nulos en el caso del Rayo y con la promesa que nunca se cumplió del francés Griezmann y lo poco atinado del croata Mandzukic en los Colchoneros.

 

El segundo tiempo arrancó con la misma perspectiva y uno ya podía oler el cero a cero desde entonces o, con algo de suerte, aquello de "el que hace el gol, gana". Un poco más el Rayo, sobre todo cuando la pelota pasaba por su talentoso capitán Trashorras o cuando Kakuta se iluminaba. Pero la situación sí cambió de verdad con el ingreso del angoleño Manucho en los locales. Con un 9 de peso en el área (y el oportuno despertar de Aquino por la banda derecha), el Rayo se las hizo pasar canutas a un Atleti que no encontraba su lugar en la cancha, y sólo los cierres del mencionado Miranda, Godín y una gran intervención de Moya evitaron que se fuera perdedor en su debut.

 

Con un equipo en recuperación luego de varios traspasos y un “Cholo” Simeone suspendido por ocho fechas, el Atlético tiene que demostrar que todo lo bueno logrado el año pasado no fue casualidad. Su debut contra un liviano Rayo Vallecano hace que suene el tango "Cuesta abajo", sobre todo aquella parte que dice "la vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser". Para bien de todos sus hinchas, se espera que sea sólo una situación pasajera. Rodolfo Santullo

 

 

 

Redacción

El equipo de redacción de Blisstopic. Somos gente mala y peligrosa, pero queremos un mundo mejor, una blisstopía.

 

blisstopic@blisstopic.com