Menu

mundial18a

Mundial: Octavos 3

África se despide con la cabeza alta

 

Textos de Rodolfo Santullo y Milo J. Krmpotic'.

Fotos Fifa.com

 

En un Mundial sin dominador claro, sorprendentemente equilibrado, donde el ejercicio de fe de una selección como Argelia puede buscarle seriamente las cosquillas a toda una Alemania, el eslabón débil sigue apuntando a los árbitros. Antes de que Francia sellara su pase a cuartos con dos tantos en los diez minutos finales de partido, el trencilla norteamericano se comió un penal de Evra y la expulsión de Matuidi, circunstancias que hubieran aumentado drásticamente las opciones de Nigeria. Y, mientras todos seguíamos mirando de reojo hacia Platini, llegó el mentado Argelia-Alemania para entusiasmarnos con su juego a tumba abierta, disciplinado pero emotivo, donde a los Zorros del Desierto les faltó apenas un poco de mala fe en sus contragolpes para mantener enhiesto el estandarte africano en este campeonato.   

 

mundial18b

 

Francia 2 – Nigeria 0

(Pogba 79', Yobo p.p. 91')

El encuentro entre galos y africanos se presentaba muy interesante. Francia se ha constituido en candidato por mérito propio, luego de un gran desempeño en la fase de grupos. Nigeria ha prometido menos, pero su gran partido contra Argentina los hacia interesantes de ver. Aunque los europeos eran claros favoritos, el juego lo marcó y llevó adelante Nigeria, apoyada en un tridente ofensivo Musa-Moses-Odemwingie que para colmo desembocaba siempre en el peligroso Emenike. Francia se sentía algo desconcertada en la cancha, pero logró reponerse apoyada en el buen juego de Pogba y Valbuena. Esto se vio concretado en la ocasión más peligrosa del primer tiempo, cuando el mismo Pogba remató violentamente y sólo la gran intervención de Enyeama (otro de los grandes porteros del Mundial) evitó el gol.

 

El 1 de Francia también tendría su momento de gloria, cuando agonizaba el primer tiempo, al lograr una gran atajada ante un fuertísimo tiro de Emenike cuyo rebote Moses no supo aprovechar. Los primeros 45 minutos mostraban a una Nigeria más querendona ante una Francia que buscaba el contraataque.

 

Dos fallos arbitrales quedan en el retina durante el entretiempo: un codazo alevoso en la mitad de la cancha de Giroud, al que el árbitro sólo amonestó verbalmente, y tremendo penal de Evra sobre Odemwingie que no se cobró. Uno podría sospechar...

 

Comienza el segundo tiempo y las sospechas se intensifican. Tremenda patada de Matuidi sobre Onazi, que lo lesiona y obliga el cambio. Es amarilla y la sacó regalada.

 

El juego sigue igual: más Nigeria y Francia espera para el contragolpe. Para mejorar opciones, los galos sacan al inane Giroud y entra el buen delantero Griezmann. Pero Nigeria domina con claridad. Por su parte, Matuidi sigue pegando y no pasa nada. Quien vuelve a pegar, pero al arco, es Odemwingie, y una vez más encuentra a Lloris.

 

Pero vuelve a ocurrir que la más clara es francesa. Una subida del hasta ahora ausente Benzema lo encuentra mano a mano con Enyeama y nuevamente el arquero africano (con la colaboración de Moses, que la salva en la raya) se sale con la suya. Y ahí pareció cambiar la cosa: Francia se manda y propone, quiere evitar el alargue. Tiro de larga distancia de Benzema que es salvado nuevamente en la línea y el rechazo es aprovechado por Cabayé que la revienta en el travesaño. Más Francia, claramente.

 

Pareciera entonces que la veteranía y mayor experiencia del conjunto europeo se va a imponer. Nuevamente es Benzema, ahora de cabeza, y Enyeama vuelve a aparecer. Y es en el córner que origina esta jugada que falla el arquero nigeriano, que había sido figura, quedando corto en el despeje y es Pogba (uno de los mejores de Francia) quien la cabecea suave y adentro. Quedan poco más de diez minutos y la cosa parece liquidada.

 

Arriba con todo Nigeria, a la desesperada. Pero se siente que no va a alcanzar, que no podrán hacer en diez minutos lo que no lograron en ochenta. Y, encima, la Francia que contragolpea es temible. Ahora es Griezmann quien exige al arquero nigeriano y este evita la caída de su valla una vez más. Lo que no puede salvar el 1 es el gol en contra que en los descuentos pone Yobo, y la cosa se liquida.

 

Francia pasa a cuartos sin demostrar siquiera la mitad del juego que en la fase de grupos, pero pasa. Y demuestra que le sobra oficio y capacidad goleadora. Sigue siendo candidato. Y los jueces siguen siendo muy cuestionados en su eficacia y -sobre todo- imparcialidad. Rodolfo Santullo

 

mundial18c

 

Argelia 1 – Alemania 2

(Schürrle 92’, Özil 119’, Djabou 121’)

Parecía tal la distancia entre alemanes y argelinos, se intuía tan descompensado el cruce, que la prensa dedicó la previa a buscar elementos que prestaran contenido extrafutbolístico al encuentro, ya apelando a viejos agravios (aquel RFA-Austria de 1982, donde un infame pacto pangermano dejó fuera de octavos a los Zorros del Desierto), ya buscándole un plus de épica (con la descripción de las consecuencias que el ayuno propio de esta época de Ramadán podía tener en los norteafricanos).

 

Y, fuera porque Argelia se dejó tentar por esos extras de motivación, fuera porque la prensa no tuvo en cuenta su aseo táctico y el desparpajo propio de quien nada tiene que perder y en cambio imagina muchísimo que ganar, lo cierto es que durante una buena media hora su presión en el centro del campo y sus salidas al galope sembraron la confusión en Alemania: Mustafi marcaba a sombras, Mertesacker achicaba agua a pelotazos, Götze no controlaba una, Özil bizqueaba en la jungla de zagueros rivales, Boateng se dejaba ganar la espalda y Neuer debía erigirse en líbero para cortar fuera del área una batería de contraataques tan ingeniosos como, también es verdad, a veces tirando a ingenuos.

 

En esas, el cansancio comenzó a hacer mella en los de Halilhodzic y los teutones se hartaron de comportarse como Das mechanische Kartoffel. En la misma medida en que Slimani y Feghouli perdían prestancia, Alemania comenzó a pisar los tres cuartos rivales para someter a duro bombardeo a Rais, portero que combinó el vicio de no blocar un solo disparo con la virtud de llegar también a repeler cuanta segunda opción concedía.

 

Todo apuntaba a que, tras el descanso, la lógica volvería a campar por sus fueros. Pero Argelia no estaba por la labor y, pese al desahogo que dio la entrada de Schürrle y Khedira en la zona de creación de los de Löw, el partido se convirtió en un correcalles maravilloso, donde ora los de la luna creciente y estrella se plantaban en superioridad numérica al contragolpe, ora los europeos convertían la frente de Müller en el faro que iluminaba y remataba todos sus centros. Siempre es buena noticia que sean dos los cancerberos protagonistas y, aquí, mientras Neuer ponía la tienda de campaña fuera de su área, Rais se reivindicaba sobre la misma línea de gol.

 

Entre calambres y taquicardias llegó la prórroga (una más en esta Copa del Mundo: van tres sobre seis posibilidades), y allí la Mannschaft pegó primero, si bien con no escasa fortuna. Müller, siempre inteligente, protagonista a su vez de la jugada tonta de la velada al tropezarse en su carrera de distracción durante una falta ensayada, aprovechó una pérdida de balón en la salida argelina y cruzó para que Schürrle, a medio camino entre la genialidad y el ataque de suerte loca, dejara atrás la pierna y tocara de espuela en busca de las mallas.

 

La retirada del capitán Halliche, muchos minutos después de que se le subiera el gemelo derecho por vez primera, pudo ser la imagen de la capitulación. Pero Argelia no estaba dispuesta a aceptar ese término en su diccionario y a punto se vio de empatar a la salida de un córner que empalmó Mostefa. Y, cuando todo parecía ya escrito, el encuentro se revolvió con un doble fogonazo que acabara de asentar su carácter memorable: en apenas un par de minutos, Özil selló con rabia la segunda instancia de un contragolpe y Djabou recortó distancias llegando desde la izquierda para cazar un centro perfecto de Feghouli. No hubo venganza, 32 años después, pero sí un paso adelante por parte de Argelia y la constatación de que ni siquiera Alemania puede reclamar el papel de claro aspirante al título. Milo J. Krmpotic’

Redacción

El equipo de redacción de Blisstopic. Somos gente mala y peligrosa, pero queremos un mundo mejor, una blisstopía.

 

blisstopic@blisstopic.com

 

Más en esta categoría: « Mundial: Octavos 2 Mundial: Octavos 4 »