Menu

nba32a

NBA - Semana #32

La mano de Dios

 

Toni Castarnado

Fotos: NBA

 

A pocos días del inicio del Mundial de Fútbol en Brasil, siempre hay los típicos debates sobre qué jugador es el mejor en la actualidad y, sobre todo, quiénes han sido los referentes durante la historia de este deporte. Discutir abiertamente acerca de si Pelé o Maradona debe ser el elegido honorífico, con Messi en discordia, que tiene que hacer las mil maravillas en este campeonato para estar cada vez más cerca de ellos. El astro brasileño declaraba recientemente: “Yo propongo algo: primero ustedes decidan quién ha sido el mejor en Argentina. Cuando lo sepan, después vamos a ver quién es el mejor del mundo”.

 

En cuanto a baloncesto, sí que no hay dudas, “Manudona”, o sea Manu Ginobili, es el número uno en su país. Al margen de sus tres anillos de campeón de la NBA, le avala su trayectoria con la selección, el oro olímpico de Atenas que coronó a una generación inigualable, con Pepe Sánchez, Prigioni, Scola, Oberto, Nocioni… un equipo de ensueño. Sin embargo, entre todos ellos, no cabe duda de que el mago, el jugador sobre el que giraba casi todo, era Ginobili. No en vano, su apodo es una mezcla del arte de Maradona, un guiño al famoso gol de la mano de Dios, y a que él utiliza las manos en vez de los pies para manejar la pelota. Eso sí, tiene cosas de futbolista. Su dribling endiablado, como si fuera un uno contra uno, su habilidad para entrar hasta la cocina, ese campo de visión único que atesora, una capacidad para pasar que suma y suma, y una zurda, lo mismo que Maradona, con la que acribilla el aro rival. Por si con esto no fuera suficiente, es competitivo al máximo, nunca da un balón por perdido. Se lleva golpes, sufre un gran desgaste cuando juega, se ha roto la nariz varias veces tras encontronazos. Y tiene carisma, es buen compañero. Sabe que es letal, pero que sin sus amigos de vestuario no es nadie. Por lo tanto, aúna dos virtudes fundamentales, un  gran talento más los valores de un deportista ejemplar. Como los buenos vinos, que en Argentina también los hay -ideales para regar un buen asado-, con el paso de los años todavía es mejor jugador, la edad no es un inconveniente, al contrario, en la pista es aún más sabio y, mientras mantenga las facultades físicas, tenemos jugador para rato. No cabe duda de que va a ser determinante en esta final, en los finales de partido apretados toma la responsabilidad, no se arruga jamás, y su acierto es notable, o penetrando como una bala hacia canasta, uno de sus copyrights, tirando el triple ganador, o bien doblando la pelota para que otro compañero en mejor posición decida la contienda.

 

nba32b

 

En el primer partido de la final no hizo falta un desenlace así, aunque los 15 puntos de ventaja a favor de San Antonio son engañosos. La lesión de Lebron James a cuatro minutos de la bocina bloqueó a Miami Heat, no asimilaron el impacto de su baja. Ray Allen estuvo de nuevo soberbio, y no solamente desde su posición favorita, tras la línea de tres puntos; también penetró e incluso hizo un mate a una mano estratosférico en el momento de reactivación de su equipo. En cualquier caso, al margen del juego en sí, hubo un factor sorpresa. El calor debido a la falta de aire acondicionado del A&T de San Antonio, con una temperatura ambiente que sobrepasaba los treinta grados, una sensación térmica similar a la de estar en el Caribe, pero sin arena en la que tumbarse ni agua del mar para refrescarse. Manu Ginobili tiró de jerarquía al principio, con tres triples para acotar el terreno. Contaron con el factor Splitter, las pérdidas de balón de San Antonio fueron más de las habituales, y a favor tuvieron que se fue más veces a la línea de tiros libres. Y Danny Green, desaparecido todo el rato, apareció cuando no se lo esperaba, con 8 puntos seguidos para que el primer punto de la eliminatoria se quedara en casa. Por cierto, Tim Duncan dio otro clinic. A ver si así se cumple el deseo de Mark Cuban de que se retire porque ha ganado otro título, para que no tenga que verse las caras con él nunca más. Aunque sería una pena no verle durante más tiempo en las canchas de la NBA. De momento, parece que la serie se va a alargar. El segundo tanto se fue para Miami. Del Big Three apareció el sospechoso habitual, con un tercer cuarto prodigioso de Lebron James, más la aportación del que da la sensación de que no está y sobresale cuando se pide su concurso. Chris Bosh, la tercera pata del banco, clavó un triple mágico desde la esquina, con Lebron con el piloto automático puesto de jugador solidario e inteligente, llamando la atención de la defensa y generando tiros fáciles para sus amigos. Bosh también asistió a Wade en otra jugada para certificar la victoria, la que hubiese tenido en su poder San Antonio de no fallar cuatro tiros libres consecutivos. Sigue todo abierto.

 

nba32c

 

El jugador de la semana: Cuando no está en pista su equipo se disuelve; cuando ofrece esa dosis de intensidad habitual en él, sus compañeros lo notan, lo agradecen. Él es el amo, si contáramos cuantas veces por partido las cámaras enfocan a un jugador, seguro que Lebron James sería el ganador, pues es quien centra gran parte de las miradas. Originalmente, Victor Fernández cantaba “Sigo siendo El Rey”, Luis Miguel también, y Lebron James puede que lo haga cuando acabe este final.

 

El partido de la semana: Miami Heat vs. San Antonio Spurs (James vs. Ginobili), miércoles 11 a las 3 de la madrugada.  

 

nba31d

Toni Castarnado

Toni Castarnado es un crítico musical que escribe también de manera puntual sobre cine y, ahora, deporte en Blisstopic. Es autor de los libros “Mujer y música: 144 discos que avalan esta relación” y de su segundo volumen, “Mujeres y música: 144 discos más que avalan esta relación”.Colomense de pro y residente en el Maresme, es colaborador casi desde sus inicios en Mondo Sonoro, y en cabeceras como Ruta 66 o Rock Zone. Escribe artículos para el blog La Ruta Norteamericana de El País, y ha hecho radio en varios medios, dirigiendo el espacio “Canvi de Ritme” en COM Radio, en el cual combinaba música y deporte. Por su grabadora han pasado un gran número de artistas; entre ellos, Arcade Fire, Antony & The Johnsons, Patti Smith, Marianne Faithfull, Mötley Crüe, Rammstein, Muse, The Black Keys, Tori Amos, Frank Black, Kings Of Leon o Mavis Staples.